Inicio Mi MálagaCF Victoria sin plomo en las alas

Victoria sin plomo en las alas

0
Compartir


Reconozco que anoche me divertí. Y no solo por la victoria del Málaga, sino por las explicaciones-justificaciones que daba sobre la misma cierto sector del malaguismo. Y que conste que todos queremos lo mismo, el mayor de los éxitos para nuestro equipo. Los más acérrimos defensores de Muñiz decían que los jugadores le han hecho la cama al asturiano y que tan solo ellos deciden cuando un equipo ha de cambiar la dinámica, como si una plantilla fuese la Cosa Nostra. Los menos acérrimos, pero también críticos con la calidad de la plantilla, señalaban que la victoria obtenida se debía a la actuación estelar de un par de futbolistas, y pare usted de contar. El resto, ni fu ni fa. Pues bien, ni vamos a lanzar las campanas al viento por esta importante victoria ante el Alcorcón ni vamos a achacar este resultado exclusivamente a la labor del nuevo técnico; pero sí vamos a analizar varios asuntos que han convertido a este partido en algo distinto a lo que estábamos viendo hasta ahora.

Los partidos no se ganan con declaraciones en ruedas de prensa, pero he de reconocer que las tres o cuatro perlitas que Víctor Sánchez ha lanzado en los pocos días que lleva al frente del banquillo malaguista han sido más de mi agrado que todo el recital de “frases chorradas” del anterior entrenador en 10 meses, tal y como recordamos días pasados en BlogMálaga. Entre decir que el próximo partido ante el Granada “no es una final” a decir que tenemos ante nosotros “7 finales por delante”, media un abismo. Supone un cambio de mentalidad. Y si esa mentalidad se sabe transmitir a una plantilla, los buenos resultados no tardan en llegar. No vamos a caer en la tentación de asegurar que con Victor está todo resuelto y el ascenso al alcance de la mano, ni mucho menos; pero una cosa sí quedó clara anoche: jugando de esta forma, se asciende, ya sea directamente o a través de liguilla. El partido en Alcorcón ha sido clarificador para despejar muchas dudas que se cernían sobre la actual plantilla.  Se pueden desgranar en esta serie de puntos:

  1. En Segunda se puede jugar mejor al fútbol de lo que muchos creían. Los que hemos visto ascender al Málaga en más de una ocasión, sabemos que cuando lo ha conseguido ha sido a base de buen fútbol y goles. En momentos puntuales de la presente temporada hemos visto jugar al Málaga sin miedo y con vocación ofensiva, sobre todo cuando iba a remolque en el marcador. Sin embargo, la idea de que en Segunda se juega mal al fútbol y de forma trabada se había impuesto tanto en la afición que todo el mundo daba por asumido que cada semana había que ganar por un gol de diferencia o, como mal menor, aceptar un empate.
  2. En lo que llevamos de liga, el Málaga ha sido incapaz de materializar más de tres goles, y ante el Alcorcón ha conseguido cuatro. Cierto es que el equipo madrileño no es el Osasuna de Pamplona, pero sí un equipo respetable de la categoría. Habría que remontarse al mes de septiembre de 2018 para recordar una victoria por tres goles de diferencia, y fue ante el Córdoba en La Rosaleda. Este abultado resultado no es fruto de la casualidad. 
  3. La condición física del equipo es aceptable. Ayer lo demostró. La intensidad que ha puesto durante los 90 minutos así lo atestigua. ¿Por qué el Málaga ha jugado con mayor intensidad? Pues muy sencillo: cuando la cabeza no va, las piernas tampoco. El cambio en la mentalización del equipo en apenas unos días ha sido brutal. Quizás hayan perdido el miedo y la “pachorra” que se transmitía desde el banquillo. Es como si anoche el conjunto de Martiricos se hubiese sacudido cierta mentalidad conformista a la hora de afrontar los partidos. ¿Tiene algo que ver Víctor Sánchez del Amo? Seguramente, aunque no lo podamos afirmar de forma tajante; pero sí sabemos de unas declaraciones suyas bastante arriesgadas: el Málaga tiene potencial de sobra para ascender de forma directa y ganar los ocho partidos que restan. Reconozco que no daba crédito al nuevo entrenador cuando leí sus declaraciones, pero el partido que el Málaga ha disputado ante el Alcorcón me hace creer en las mismas. Desde que comenzó la temporada, no se ha visto al Málaga jugar de esa forma: presionando en todas la parcelas del campo y con hambre de gol.
  4. El Málaga es capaz de jugar mejor al fútbol de lo que lo viene haciendo. Para aquellos que cuestionan la calidad de la plantilla, hoy se ha demostrado que este equipo es capaz de hacerlo mejor. No tenemos el SuperMálaga de los 80, pero sí una plantilla aceptable para luchar por el ascenso. Con los mismos futbolistas de Muñiz, pero mentalizados para ganar. Se podrá argumentar que estos futbolistas no se han comportado como buenos profesionales y han forzado el cese de Muñiz, personalmente no lo creo; pero no es menos cierto que determinados entrenadores pueden anular las virtudes futbolistas de algunos jugadores y llevar a cualquier plantilla al agotamiento psicológico. No es la primera vez que sucede en fútbol. Me abono a esta forma de ver las cosas. Así lo entendió el Levante la temporada pasada. 
  5. Sobre la calidad de la plantilla y la actuación del anterior entrenador existen dos tipos de opiniones. Los que defienden que la plantilla es de baja calidad y que gracias a Muñiz se ha mantenido en los puestos altos de la tabla, y los que defienden que la calidad de la plantilla estaba por encima de la apuesta futbolística del anterior anterior, por lo que el equipo no habría desarrollado todo su potencial debido a que Muñiz le ponía plomo en las alas. Es pronto para hacer balance, pero de momento, tras lo visto ayer, la primera versión queda en tela de juicio. Habrá que seguir observando al equipo en partidos venideros. Existe vida más allá de Muñiz

Y ahora, unas pinceladas sobre el partido. Reconozco que la primera alineación que ha puesto en liza el nuevo técnico no ha sido de mi agrado. Si su única revolución consistía en introducir a Lombán y a Renato Santos en el once inicial, apañados íbamos. Y lo más sorprendente: dejar en el banquillo al futbolista más destacado del partido ante el Extremadura: Alex Mula. Sin embargo, el cambio en el juego malaguista, con los mismos futbolistas que eran titulares con Muñiz, ha sido espectacular. ¿Dónde ha estado la diferencia? En la intensidad que el equipo ha puesto en todas las parcelas del campo. Y eso se debe a un cambio de mentalización. La idea de salir a ganar en vez de a conservar el resultado. De entrada, el equipo ha jugado más adelantado en todas sus líneas, ejerciendo una presión asfixiante sobre la defensa contraria cuando tenía que sacar el balón, y como consecuencia, los robos de balón y jugadas de ataque. No es lo mismo situar la primera línea de presión en el área del equipo contrario a hacerlo en la línea central del campo. El Málaga no ha concedido ni un solo espacio libre al Alcorcón para que intentase llevar a cabo su fútbol, y el resultado ha sido extraordinario. El partido que ha jugado Ontiveros ha sido para enmarcar, a pesar de que todos han rallado a un excelente nivel. Hasta el canterano Keidi ha realizado un formidable partido, cuando sus anteriores intervenciones fueron más grises que el cielo de Alcorcón.

Adrián volvió a ver puerta gracias a una nueva incursión en el área; y Renato Santos materializó un gol de auténtico crack, con picadita incluida. Nos frotábamos los ojos porque no creíamos lo que estábamos viendo. El principal damnificado: Luis Hernández y su catapulta. Escaso recurso de estrategia para un equipo que pretende ascender.

Si Víctor Sánchez consigue que Lombán y Renato se conviertan en futbolistas importantes, habrá que anotarlo en el haber del nuevo técnico. Si Miguel Torres entra en juego y aporta calidad y experiencia, también. Porque no olvidemos que ese señor sigue en plantilla y se le está pagando por ello. Consciente de que su vida privada y algunas manifestaciones suyas no han sido del agrado de la afición, no es obstáculo para que un entrenador lo destierre porque su vida sea más relevante para Sálvame de Luxe que para la web del MálagaCF.

En fin, se impone disfrutar de la victoria conseguida y la debida prudencia. El Málaga se jugará sus posibilidades reales de un hipotético ascenso directo ante el Mallorca y el Cádiz. Es en la tacita de plata donde hay que dar un golpe sobre la mesa, como Osasuna lo dio en la Rosaleda. Ante un Cádiz en racha y convenientemente reforzado en el mercado de invierno. Probablemente el Málaga acudirá a Cádiz con otra moral. La moral de la victoria.







Compartir
Malagueño y malaguista. Feliz de ocupar este rinconcito de BlogMálaga. Me gusta Internet y me encanta la libertad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.