Un nuevo empate del Málaga de Pellicer (2-2)

0

El Málaga CF ha vuelto a cosechar un nuevo empate, en esta ocasión en casa. La tónica de resultados es la misma que con Víctor Sánchez del Amo. El equipo lleva muchas jornadas sin perder, pero tiene enormes dificultades para conseguir la victoria. Muchos dirán que el Málaga ha empatado hoy por el error garrafal de Munir y el absurdo penalti cometido por Juankar, y no les falta razón, pero en este partido ha habido más cosas. Y las voy a analizar, porque hacía mucho tiempo que no cuestionaba la labor de un técnico, que en mi modesta opinión, hoy ha errado, tanto en el once inicial, como en los cambios que ha introducido. Pellicer ha tirado por la borda en el segundo tiempo todo el trabajo realizado por el equipo en el primero.

Vaya por delante que rara vez da resultado la combinación de jugar con tres medios centros, aunque uno de ellos, teóricamente, juegue más adelantado. Nunca me ha gustado este sistema de juego, a excepción de cuanto nos enfrentamos al Madrid o al Barcelona. Adrián, además de dar la sensación de que aún no está para jugar, ha estado todo el partido desubicado. Como un corcho flotando entre el centro del campo y la delantera, sin una función clara. Nunca ha sido un delantero nato, pero tampoco un organizador. Y si se opta por darle el control del partido a Juanpi –al que parece que Pellicer está rehabilitando para el fútbol-; y lo acompaña de Luis Muñoz en tareas defensivas, ¿cuál era la misión de Adrián? ¿No hubiese sido mejor jugar un 4-4-2, sacando de inicio a Julio o Antoñín, acompañando a Sadiku? ¿O al menos haber buscado esta solución en el segundo tiempo?



Siempre he defendido a Adrián en este medio de comunicación, por su tesón, experiencia y entrega; y como no, porque la temporada pasada marcó las diferencias. Pero en lo sucesivo, dada las circunstancias, Pellicer tendrá que elegir. Sadiku está demasiado solo arriba, y no parece que Adrián esté en plena forma física para acumular los goles que el Málaga necesita de aquí al final de temporada. La entrada de canteranos jugando a buen nivel está siendo muy positiva para el equipo, pero planteará problemas al técnico, en lo sucesivo, sobre el mejor once de inicio.   

Llega el segundo tiempo, y el técnico malaguista muestra una habilidad inusitada (sic) para quitar del terreno de juego a tres de los mejores futbolistas del partido: Hicham, Luis Muñoz y Renato Santos. Puede que alguno de ellos se haya retirado por molestias, pero el dato está ahí: fueron sustituidos los que mejor estaban jugando -junto con Juanpi-. Ha dado la sensación de que el cambio de Antoñín por Renato, en el segundo tiempo, ya estaba decidido desde antes de empezar el partido. Y, sin embargo, al entrenador no se le ha ocurrido en ningún momento sustituir a Adrián, que no estaba haciendo gran cosa, además de llevar mucho tiempo sin jugar. La solución hubiese sido dejar sobre el terreno de juego a Renato Santos, y sustituir a Adrián por Antoñín.

Porque esta es otra. ¿Por qué Antoñín tienen que jugar siempre en banda, pegado a la raya de cal? Tiene velocidad, golpeo de balón y va bien de cabeza, ingredientes de buen delantero, ¿no podría jugar en punta con Sadiku? Al menos debió hacerlo desde el momento en que saltó al terreno de juego.

Por otro lado, cuando Hicham fue sustituido, el defensa lateral del Mirandés ha respirado a fondo. Poner en su lugar a Juanpi, en ese instante del partido, ha sido un chollo para el conjunto burgalés.

De sobra soy consciente que no todo el mundo estará de acuerdo con estas apreciaciones, pero es nuestra forma de ver el fútbol. Y no vamos a decir que todas las decisiones que toma Pellicer sean equivocadas, por supuesto que no. Porque hay que alabarle su apuesta por Juanpi e Hicham. Si consigue que ambos futbolistas sigan jugando al nivel que hoy han exhibido será mérito suyo. Como situar en la medular a Luis Muñoz –ya lo hizo también Víctor anteriormente-. Juanpi no juega bien al fútbol desde los tiempos de Javi Gracia. Ni Muñiz ni Víctor han conseguido recuperar al venezolano. Tendría un enorme mérito que se convirtiese en el motor del equipo, como también que consigan traspasarlo por un buen montante económico. No nos podemos fiar, ya que es muy irregular en su rendimiento.

Hicham ha sido la sorpresa del partido, tanto por su velocidad como por los buenos centros que ha puesto al área. Uno de ellos ha sido formidablemente rematado por Sadiku. La lucha de este delantero es encomiable, y si en cada partido aparece una vez y materializa algún gol, su contratación está más que justificada. Se le ve demasiado solo arriba. De ahí la necesidad de contratar a un delantero goleador, aunque dudamos de que se vaya a hacer, dado el delicado momento por el que atraviesa el club. En ese caso, Pellicer debería arriesgar con Julio o pensar en otorgar la responsabilidad de segundo delantero a Antoñín. Sadiku ha debido tirar el penalti, ya que este año, por la larga lesión de Adrián, está siendo el encargado en materializarlos. Y para eso es el 9 del equipo y su máximo goleador.

Extraordinario partido jugado por Luis Muñoz, quien está creciendo como futbolista a pasos agigantados. Rinde mejor cuando tiene más libertad de movimientos. El eje de la zaga se le queda pequeño. Se mueve bien en cualquier parcela del campo, y el penalti pitado a favor del Málaga se lo ha “trabajado” él. 

El guardameta Munir ha cometido un error garrafal. Siempre he defendido que Munir no es mal portero para Segunda División, pero ya sabemos que es capaz de lo peor y de lo mejor. Hoy se ha confiado y ha errado gravemente. Los porteros deben abstenerse de querer regatear a los delanteros. Pero el Málaga tiene un problema: tanto con Víctor como con Pellicer juega demasiado con el portero. Quizás por la incapacidad de la defensa para salir con el balón jugado.

El Málaga sigue empatando partidos. Ver al equipo jugar de la forma que lo hace, nos da cierta tranquilidad. Confiamos en la permanencia deportiva. Hay cierta mejoría en su juego, y se debe, fundamentalmente, a la aportación de los canteranos. La irrupción de futbolistas como Antoñín, Luis Muñoz, Hicham; además de la recuperación de otros como Juanpi y Renato, podría ser buen aval para lograr la permanencia, no sin sufrimiento. El problema fundamental del Málaga no está en el terreno de juego, sino en los despachos. De eso, nos ocuparemos otro día.



DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí