Un milagro llamado Antoñín y victoria ante el Tenerife (2-0)

0


Hemos tenido que esperar a la jornada 19 para que el Málaga obtenga su segunda victoria en casa, en esta ocasión ante el CD. Tenerife, por dos goles a cero

Esta victoria consigue sacar al equipo de los puestos de descenso, tal y como vaticinara días atrás Adrián en rueda de prensa. Los empates en campo contrario tienen su valor si a la jornada siguiente se consigue la victoria, y eso es lo que ha sucedido en la noche de hoy, ante la atenta mirada de los 14.000 valientes que se han dado cita en la Rosaleda, en esta noche tan fresquita de diciembre.

Fiel a la teoría que llevo manteniendo desde hace cierto tiempo, se ha vuelto a poner de manifiesto que, cuando Víctor Sánchez del Amo puede poner en liza a sus once futbolistas titulares, aquellos que tienen la calidad necesaria como para luchar por la permanencia, el Málaga juega mejor y obtiene victorias.



Las inoportunas lesiones y el virus FIFA están haciendo mella en una plantilla que no tiene fondo de armario y que está incompleta (le faltan al menos 5 o 6 futbolistas profesionales). Y en esas condiciones es muy difícil trabajar. Es por ello que culpar al entrenador de la campaña tan irregular que está haciendo el equipo me parece una actitud mezquina. Más bien, gracias a él, este equipo no ha bajado los brazos en ningún momento, y sigue compitiendo, con una profesionalidad digna de encomio.

Cuando más difíciles son los tiempos, surgen los milagros. Y el milagro de este Málaga se llama Antoñín, fiel exponente de nuestra inagotable cantera, una de las mejores de España. Si la temporada pasada la afición malaguista soñó con el ascenso gracias a Ontiveros, en la actual será Antoñín el que consiga que el equipo mantenga la categoría.

Antonio Cortés es un extremo a la antigua usanza, que a pesar de guardar ciertas similitudes con Ontiveros, parece un futbolista distinto. Hacía tiempo que no salía un futbolista de la cantera de esas características. Verlo recibir el balón, de espaldas, en el centro del campo y recorrer toda la banda hasta la portería contraria, es un espectáculo que no tiene precio.

A este chico no hay quien lo pare, ni por la garra que emplea ni por su velocidad. Un extremo de los de antes, que va bien de cabeza y encima tiene buen golpeo de balón. No se puede pedir más. Si en el Betis cuajó Joaquín, Antoñín lo podría hacer en el Málaga, por lo que estamos viendo. Tiene tan solo 19 años y le queda mucho camino por recorrer. Si el chaval sabe tener los pies en el suelo, le aguarda un gran futuro. Ojalá que sea en Málaga y se acabe de una vez por toda la política de especular con la cantera para que la aprovechen otros equipos. Hoy ha firmado un partido de diez.

También toca hablar bien de Sadiku. Hasta el momento ha podido materializar seis dianas, pero seguramente serán más. Superará la cifra de Blanco Leschuk. Pero lo mejor de este futbolista es la honradez que pone sobre el terreno de juego. El gran desgaste físico que hace en cada partido. Se mueve bien con balón y sin él. Puede ir a más. Pone toda la carne en el asador en cada jugada, como si fuese la última.

Y la afición sabe apreciar estas cosas. No es un delantero de relumbrón, pero válido para la categoría.

La defensa malaguista ha estado impecable en el día de hoy. Hasta Diego González, otras veces denostado, se ha encontrado más a gusto en el centro de la defensa. Más dificultades ha tenido en banda izquierda Mikel Villanueva. El Málaga necesita un lateral izquierdo como el comer.

Y sobre Cifu cabe comentar el buen partido que ha jugado. Está en todos sitios. Baja, sube, pisa área… Hace lo que puede, y lo que puede es mucho, a pesar de sus limitaciones técnicas. Un buen defensa para la categoría de plata. Destaca por el gran derroche físico que lleva a cabo en su banda, que sin duda le pertenece. Se la puede llevar a casa.

El centro del campo ha mejorado con la labor de Adrián y Keidi Baré. Aprueban en el partido de hoy, pero no Pacheco, quien no termina de estar a gusto en el equipo de su tierra. Sabemos de su calidad, pero no le acompaña la condición física ni mental. Ha tenido 10 minutos aceptables al comienzo del partido, pero luego se ha diluido como un azucarillo.

Las bandas han funcionado bien, mejor la de Antoñín que la de Juankar. Si se mantuviese en buena forma, durante lo que resta de temporada, el Málaga puede presumir de tener dos buenos extremos para luchar por la permanencia.

Sobre la labor del técnico nada que reprochar. El once que ha saltado al terreno de juego era el mejor que podía disponer. Y los cambios han resultado oportunos. El centro del campo malaguista necesitaba oxígeno en el minuto 70, dado que Adrián salía de una lesión y Pacheco no estaba teniendo una buena actuación.

Esta noche, el VAR ha beneficiado al Málaga. Otras veces le ha perjudicado. Fue tema de tertulia días pasados. El VAR no eliminará la polémica del fútbol. Conseguirá que se haga justicia sobre jugadas que en tiempos pretéritos se arbitraban erróneamente, pero no sabemos en qué medida puede perjudicar al fútbol “rearbitrar” jugadas que quedaron atrás. Tanto si son a favor como en contra. Eso de no poder celebrar un gol sin saber en cada momento si lo pueden anular o no, puede acabar con la salsa del fútbol.

El MálagaCF necesita encadenar tres victorias consecutivas. Ojalá estemos en el camino mientras los problemas extra-deportivos se solucionan. Hoy es 7 de diciembre, y el jeque del Málaga sigue en sus trece de no vender el club. O la justicia actúa y lo inhabilita, o difícil solución se atisba en el horizonte. Hay antecedentes, precisamente con el señor Lopera, inhabilitado por llevar al Betis a la insolvencia económica. Habría que actuar sin dilación. El propietario del Málaga parece dispuesto a “morir matando”.



DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí