Un alumno de la Escuela de Hosterelería de Torremolinos se hace con “La Aloreña en la tapa”

0


La tapa “Raviolis de queso de cabra con aceitunas Aloreñas, con falso pesto de kiwi, albahaca, piñones y un crujiente de aceitunas”, ganadora del III Concurso de cocina “La Aloreña en la Tapa».

Sam Sánchez Moreno, alumno de 1er curso de cocina de la Escuela de Hostelería Torremolinos-Costa del Sol ha sido el ganador de la III Concurso de cocina “La Aloreña en la Tapa” con su plato: “Raviolis de queso de cabra con aceitunas Aloreñas, con falso pesto de kiwi, albahaca, piñones y un crujiente de aceitunas”.

La Escuela de Hostelería de Torremolinos ha conseguido meter en la final a tres alumnos con sus respectivas tapa seleccionadas: Miguel Rubio, Zhongbo Weng y el ganador Sam Sanchez, por lo que por parte de la escuela están muy satisfechos con la calidad del alumnado y su iniciativa para presentarse a concursos y además ser seleccionados.



El segundo y tercer premio han recaído respectivamente en Eva Montes Rueda, de la Escuela de Hostelería de La Cónsula con su tapa “Codorniz con cinco toques de aceituna aloreña” y Rafael Torres Domínguez de la Escuela de Hostelería de Benahavís con la tapa “Caprichos de Álora”.

Jurado de altura

Para la selección de los ganadores, el concurso ha contado con un jurado de excepción. En la cocina, ha estado valorando el trabajo Cristina Matos Olveira, directora de la Escuela de hostelería Costa del Sol – Estepona.

Y, una vez elaboradas las tapas, la mesa ha contado entre el jurado con reconocidos profesionales del sector, críticos gastronómicos y representantes del Consejo Regulador de la DOP: Fernando Rueda, periodista gastronómico; Paco García director del restaurante “El Lago”; Manuel Tornay, presidente de la Academia Gastronómica de Málaga; Ana Hatillo chef de la Arroceria el Hatillo y Margarita Jiménez, secretaria de la DOP Aceituna Aloreña de Málaga.

El III Concurso de Cocina “la Aloreña en la Tapa” ha sido organizado por el Consejo Regulador de la DOP Aceituna Aloreña de Málaga con el objetivo de difundir entre el sector de la restauración las singulares características y propiedades de la Aloreña de Málaga y, a través de ellos, llegar a la población en general.

En su tercera edición, se han presentado 18 propuestas de entre las que, según el propio jurado, ha sido muy difícil decantarse por los finalistas debido al alto nivel de las propuestas presentadas por las personas participantes.

Las tapas finalistas fueron seleccionadas teniendo en consideración la calidad en la presentación del dossier y la creatividad y originalidad de la receta. El jurado ha desestimado directamente aquellas que llevaran como ingrediente un tipo de aceituna distinta a la Aloreña de Málaga, del mismo modo que han apostado por el modelo de Alimentación Mediterránea y la innovación.

DOP Aloreña de Málaga

La Aceituna Aloreña de Málaga es uno de los productos típicos de relevancia dentro de la industria agroalimentaria malagueña. La condimentación de este tipo de aceituna es característica de su zona de producción, y está basada en aliños naturales que convierten a la Aloreña de Málaga en un producto tradicional, característico y diferenciado del resto de las aceitunas de mesa. No en vano, una de las características de este producto es que, junto con las aceitunas, el consumidor puede ver perfectamente los aliños naturales que se han añadido a la aceituna en el proceso de aderezo: pimiento rojo, ajo, tomillo e hinojo.

La variedad de Aceituna Aloreña de Málaga es autóctona de esta comarca, donde la benignidad del clima y las características de la zona le otorgan sus características organolépticas y nutricionales específicas, que la han puesto en un lugar privilegiado entre las aceitunas de mesa, convirtiéndose en la primera con Denominación de Origen Protegida a nivel nacional.

Según el grado de maduración nos encontraremos con tres tipos de Aceitunas Aloreñas de Málaga, con unas características muy especiales y diferenciadas:

  • Aceituna Aloreña de Málaga “Verde fresca”: Posee un color verde claro, y un olor afrutado y a hierba fresca, nos habla directamente del fruto del olivo. Su textura, de lo más crujiente, deja en el paladar un sabor intenso a aceituna recién cogida con un leve picor.
  • Aceituna al Estilo “Tradicional”: El tiempo va pasando por la aceituna dándole nuevos significados a su olor y su sabor. Un color entre verde y amarillo pajizo esconde un tipo de aceituna con sabor afrutado y en el que las especias aparecen en todo su esplendor otorgándole un sabor muy característico. Su textura, sigue siendo crujiente y su olor nos traslada a los montes del Valle del Guadalhorce a través de sus aliños: tomillo, hinojo, ajo y pimiento rojo.
  • Aceituna “Curada”: El tiempo se consolida en la Aloreña dando como resultado una aceituna curada, con olor a fruta madura y con gran presencia de los aliños. Su sabor, propio de un producto de calidad bañado por la sabiduría


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí