El UMA Antequera, a por el empujón del Argüelles

0


La segunda parada de un intenso duelo en el play-off mide a un conjunto universitario necesitado de ganar para forzar un tercer encuentro y el cuadro industrial, con una renta positiva, espera sellar el pase a la siguiente ronda (www.lnfsdirecto.es)

Si se cree y se trabaja sin descanso, se puede progresar. El CD UMA Antequera dispone de un grupo de jugadores forjados en la dificultad. La derrota en Puertollano no frena la ilusión de continuar luchando, solo anima a aprovechar el empujón tan necesario de la afición para igualar la primera eliminatoria por el ascenso a Primera División. Este viernes 18, a las 20.45 horas, el Pabellón Fernando Argüelles se convierte en el escenario idóneo en el que los pupilos de Manuel Luiggi Carrasco “Moli” esperan hallar el cobijo de sus incondicionales ante los que mostraron su mayor efectividad en la temporada regular. En la pista antequerana sentaron las bases de candidatura a ser uno de los cuatro equipos con posibilidades de sellar el pase a la élite de la Liga Nacional de Fútbol Sala.

Ahora, una vez superado el envite inaugural, el fortín verde se convierte en el escenario idóneo para dar la vuelta a una serie complicada y disponer de una opción extra de permanecer en el emocionante camino hasta la fase final. Los penaltis otorgaron el triunfo al plantel de Marlon Velasco en el Pabellón Antonio Rivilla y dejan una única vía factible a la que acogerse. La escuadra universitaria necesita centrar todos sus esfuerzos en sacar adelante la segunda cita siendo consciente que un fallo supone la eliminación. El triste episodio del curso anterior con O Parrulo Ferrol FS quedó marcado estableciendo un precedente muy útil de cara a la preparación de un encuentro en el que dominar los pequeños detalles del juego aporta una ventaja necesaria.



La plantilla malagueña extrajo lo más positivo de su encuentro en feudo rojillo. Supo rehacerse de un mal inicio hasta remontar el vuelo y disponer de acciones claras para lograr un mejor marcador del que obtuvo. El descontento se transformó en energía suficiente para diseñar el plan más correcto. “El equipo tiene buenas sensaciones. Sabemos que podemos ganar, si hacemos las cosas bien y evitamos los errores que cometimos. Comprendemos también que el otro conjunto lleva un punto y viene con más seguridad, porque hay que ganarle dos veces y es complicado. Veo un buen ánimo y en el entrenamiento solo se habla del viernes. No podemos lamentarnos de lo que ya ha pasado y centrarnos en estar al 200%”, especifica el técnico.

El público del Argüelles está acostumbrado a marcar la diferencia en las gradas y, consciente de la importancia del choque, sabe que su papel se centra en animar y fortalecer tanto el ataque como la defensa de su equipo. “Hay que tener en cuenta que, en caso de perder, nos despedimos. En nuestra cancha con nuestro público va a haber un ambiente favorable para nosotros y bueno para el fútbol sala. Con eso contamos. Ese respaldo en momentos en el que el equipo esté en crisis, nos van a levantar. Tenemos todos los condicionantes para lograr el empate en la eliminatoria y después ya se podrá hablar de otro partido. Hay que poner todos los sentidos en el encuentro del viernes y estamos mentalizados”, resalta.

Moli remarca las esperanzas puestas en el choque en La Ciudad de Los Dólmenes. “Es un sueño para cualquier equipo tener la posibilidad de ascender a la mejor Liga del mundo. Somos cuatro los que estamos luchando por un puesto y empezaron 16. El hecho de conseguir el pase al play-off en el último partido, te motiva. Del año pasado tenemos la experiencia de que nos mentimos como primer equipo y al final se nos vino todo abajo. Esta oportunidad queremos aprovecharla, pero ellos están igual que nosotros. No se apostaba por su clasificación y están metidos con mucha ilusión. No podemos relajarnos ni pensar que Puertollano, al ganar los penaltis, aquí nos lo va a poner más fácil. Tenemos que estar preparados y, el público, de principio a fin, tiene que estar animándonos y motivándonos, con eso cuento, y nosotros no despistarnos en ningún momento”.