SOS para el Málaga CF

0

Después del esperpento, la vergüenza y el ridículo internacional que protagonizaron los directivos del Málaga CF en la noche del cierre del mercado de fichajes, parece que parte de la prensa, de la afición y las instituciones políticas despiertan de su letargo. Siempre a remolque de hechos consumados. La Málaga indolente siempre alza la voz cuando las cosas no tienen remedio. Mucho que aprender de otras ciudades. Pocos se atreven a ejercer la crítica constructiva cuando procede, porque es preferible ser “prudentes”, una excesiva prudencia que siempre ha sido la perdición del Málaga. Para qué. Se vive más cómodo sin denunciar una realidad que no agrada, como le sucede a parte de la prensa; mirar para otro lado pensando que al final todo se solucionará con un par de inscripciones de última hora, como es la forma de proceder de un sector de la afición; o bien actuar como correa de transmisión del sentir de miles de aficionados, ya sea para manifestar alegría o descontento ante la situación del club, como suelen hacer los políticos. Pero como acabo de mencionar, en Málaga todas las reacciones son a toro pasado, cuando el desastre es inevitable o apenas existen soluciones.

El refranero español es muy sabio y encontramos un refrán para cada acontecimiento de la vida. Los refranes, la mayoría de las veces, encierran extraordinarias enseñanzas, fruto de la experiencia vital de las personas. En este sentido, hay un refrán que reza lo siguiente: “no hay mal que por bien no venga”. Difícil de entender, porque se trata de intentar extraer consecuencias positivas ante la desgracia. Si lo vivido la noche del cierre de fichajes sirve para unir a la afición y para que muchos abran los ojos sobre el papel que lleva desempeñando el propietario del club en los últimos 6 años, demos por buena esta delicada situación. En este sentido, llama poderosamente la atención comprobar en redes sociales cómo quienes durante años justificaron la gestión del propietario, ahora no dudan, incluso, en ponerse al frente de cualquier reacción de protesta. En fin, ante tanta incoherencia, echaremos manos de otro refrán: “nunca es tarde si la dicha es buena”.



El Málaga actual es una viña sin amo, un desgobierno total. Las dos últimas ruedas de prensa de su entrenador han sido esclarecedoras. Ha sido engañado por Caminero, Jofre y Al Thani respecto al proyecto deportivo que el Málaga tendría esta temporada. De ahí que, tanto Caminero como Jofre, al no haber presentado su dimisión hace tiempo, han llegado a convertirse en cómplices de los desmanes del jeque. Siempre he tendido a justificar la labor de los directores deportivos del Málaga por la circunstancia de que actuaban con las manos atadas en el capítulo económico, pero en la medida que prefieren permanecer en su puesto aun ocultando la realidad al entrenador, se convierten en cómplices del modo de proceder del propietario. Ayer nos enteramos que dos futbolistas no pudieron ser convocados al no haber recibido los tránsfers a tiempo, porque el señor Jofre estaba de vacaciones, de lo cual se deduce que la gestión interna del club es un auténtico caos; y no todo debe valer por retener un buen sueldo. Falta dignidad en la dirección del club.

Cuando los defensores a ultranza de la gestión del propietario hablaban este verano del límite salarial impuesto por la Liga, para justificar la desastrosa planificación, olvidan que dicha circunstancia no ha afectado en nada al club que ayer venció al Málaga en La Rosaleda, la UD Almería. Ha bastado con el patrimonio personal de su propietario, o incluso llegado el caso, sería suficiente una ampliación de capital, para configurar una plantilla de calidad. Y si la justicia lo impide, cualquier cosa antes que dejar al club morir lentamente. Si el jeque no tiene nada que ofrecer, debe negociar la venta de sus acciones. Porque de lo contrario, estaría actuando de mala fe, por pura venganza. El hecho de que el Málaga haya podido inscribir tan solo a 17 futbolistas es una de las noticias más tristes y graves que ha sucedido en esta entidad en sus 110 años de historia. Dicha situación implica directamente que el Málaga CF es un club en liquidación, que nada importa a su propietario, y como la justicia no lo remedie, está abocado a un descenso de categoría como mal menor. La espada de Damocles del Reus sobrevuela La Rosaleda, máxime desde que sabemos que el club sólo tiene liquidez económica para llegar a Navidad. Es por eso que nos parece oportuno lanzar una llamada de socorro, un S.O.S. Y si alguien piensa que desde este diario se fomenta un excesivo alarmismo, que repase los artículos publicados en los últimos 4 años que hacen alusión directa a la gestión del jeque. Si se avisaba o no de lo que algún día podría suceder, descenso de categoría incluido y descapitalización del club.  

Días pasados, el alcalde de la ciudad, Francisco De La Torre, hizo unas declaraciones que invitan al optimismo, anunciando que al Málaga le salió un pretendiente hace un año, “un grupo inversor español”, pero fue rechazado. El alcalde se tiró a la piscina sabiendo que alberga más cantidad de agua que los 15 litros que le bastan para ducharse. ¿Es consciente el máximo regidor de la ciudad de que el Málaga no iba a quedar desamparado si la situación llegase al límite? ¿Hay algún empresario o empresarios interesados en adquirir el club? Podría ser. De lo contrario no haría este tipo de declaraciones. No estamos en 1992 ni las circunstancias son las mismas. El Málaga necesitaría por primera vez en su historia una tercera vía –como ha insinuado el primer edil-, a la que se sumasen empresarios ligados a esta ciudad y provincia, o al menos personas a las que les duela el club y estén capacitados para guiar el destino del mismo con profesionalidad, y una mentalidad empresarial tal, que lo haga crecer desde el punto de vista deportivo y económico. Este club y esta afición no necesitan más especuladores. Deberían abstenerse quienes vayan a llevar a cabo una política similar a la del actual propietario. Hay clubes que se mantienen saneados económicamente y en las posiciones más altas de la tabla en Primera División. No es fácil, pero tampoco imposible. Aprendamos de los que lo han conseguido. Sigamos el sabio consejo de Manuel Pellegrini, el cual no me canso de sacar a colación: “la mejor manera de generar dinero es teniendo una plantilla competitiva en el campo y la peor es vender a los mejores jugadores” (31/08/2012).



DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí