Inicio Mi MálagaCF Siempre lo mismo con los mismos

Siempre lo mismo con los mismos

0
Compartir

Cuando algo se ha roto no se puede seguir usando con los mismos pedazos, o en “román-paladino” si los mismos jugadores que han llevado al Málaga CF a segunda siguen siendo los titulares, el resultado seguirá siendo el mismo

Partido de trámite para el conjunto malacitano que sólo tiene como meta el abandonar el farolillo rojo, y así hasta que acabe esta aciaga temporada de nefasta memoria para los seguidores de nuestro amado club. Además, un horario nada bueno ni a pesar de que el Málaga CF hubiera regalado cientos de entradas a los colegios para que los mas pequeños acudiesen al estadio en una jornada dominical, buen horario, ahora sí, para ellos, pero siendo el día de las madres -desde aquí nuestra felicitación a todas aquellas que nos siguen-, fue motivo para que las gradas se viese demasiado “cemento” como dirían los mas viejos del lugar. Una temperatura que daba a más al césped del campo y picnic, o de la arena de las playas que del verde de La Rosaleda, y si a todo esto le sumamos que “todo el pescado está vendido” sumemos y el resultado es el que se ha visto esta mañana.

El Málaga salió dispuesto a no tener que remar a contra corriente y ya en el primer minuto Rosales, que vaya partido habrá pasado porque presumiblemente, hizo unas nefastas declaraciones, quiso acallar esos pitos en contra con una falta lanzada directamente sobre la portería alavesista, pero muy blandita, y lo que quiso ser una declaración de intenciones de cara a la afición que, con total seguridad, dejará de ser la suya la próxima temporada, se convirtió en mas pitos cada vez que tocaba el balón, eso pasa porque, repetimos, presumiblemente, declaró que no quiere jugar en segunda, aunque desde el club han manifestado que el defensa venezolano jamás dijo tal cosa, pero no es así desde algunos medios, pero cuando aun quedan partidos por disputarse y la herida aún está abierta, cualquier tipo de declaraciones serán como sal sobre dicha herida.

Pero no sólo ese disparo no condujo a nada sino que al minuto siguiente un fallo garrafal de toda la defensa, Rosales incluido, dio lugar al tanto visitante. Lestienne en tareas defensivas, precisamente cubriendo el lateral derecho del venezolano que acudió mas a la parte central del área, quiso contener a Manu García, pero siendo un jugador mas “leve” en consistencia, le bastó un leve contacto al jugador alavesista para quedarse solo y enviar el balón a las redes de Andrés Prieto, que, a pesar de todo hizo intervenciones de mucho merito en esta primera mitad.

El partido era una constante presión de los vascos que cubrían todo el terreno cortando las lineas de pase de los malagueños, que apenas acosaron la meta de Pacheco, solo un cabezazo de Lestienne que estaba bien posicionado, incluso pudo bajar el balón con el pecho y fusilar la meta contraria, pero envió la pelota al lateral de la red; un balón en el que Ideye casi se queda solo ante la portería contraria porque entre la defensa y el portero no hubo entendimiento y le llega al delantero local, y el ex malaguista Alexis, casi con al tacón le saca in extremis el balón cuando estaba todo de cara para el empate. Aunque la mas clara fue una jugada en la que desde la defensa local lanza un balonazo y En Nesyri -genial en esta primera mitad el delantero marroquí-, le gana la espalda a Dieguez y por velocidad se va solo hacia la portería, el defensa no tiene mas remedio que sujetarlo porque el jugador malaguista parecía haber cogido un Formula 1 y encaraba el área visitante, lo que le supuso la amarilla al defensa del Deportivo Alavés, y no fue roja porque el balón iba ligeramente escorado hacia el lateral derecho.

Poco más en esta primera parte, la presión era continua de los visitantes y los locales apenas daban sensación de peligro. 

La segunda mitad comenzó como acabó la primera, con un quiero y no puedo de los malaguistas, ya de comienzo José quitó a Ideye y metió a Borja Bastón intentando dar más fuerza a la delantera con dos puntas, pero la presión ejercida por los jugadores del Alavés pronto iba a dejar patente quien quería luchar por los puntos en juego, Pacheco era un espectador de lujo bajo su meta, pues apenas daba sensación de peligro la delantera del Málaga y lo poco que se iba acercando, caso de Adrián con un cabezazo desviado, no le inquietaba. Solo un remate de espaldas a la portería contraria por parte de Ignasi Miquel, que peinó el balón y puso en jaque al meta del equipo vasco que metió una mano lo justo para desviar la bola fuera del peligro de su portería.

A pesar que querían empatar pronto, el Málaga no lograba inquietar lo suficiente para que ese peligro se tradujese en gol, a veces por la defensa visitante y otras por la falta de acierto -como ha sido toda la temporada- de los locales. Pero el Alavés no quería marcharse de La Rosaleda solo con los 3 puntos, la ambición era tan fuerte que querían mas, y eso se tradujo en un balón que Ibai desde su propio terreno le metiese en un pase milimétrico a Demirovic que, en medio de los dos centrales, se coló y se quedó solo ante Andrés Prieto y con una picada alojó el balón al fondo de las mallas a pesar que Ignasi Miquel metió la puntera de la bota para sacarlo, pero ya estaba dentro, ese 0-2 pesaba como una losa, y a partir de este momento el partido tuvo un nombre: Ibai. Aunque ya lo demostró durante todo el choque, desde ese momento fue un estilete cuando encaraba el área o un guante de seda en sus botas cuando ejecutaba un pase. Y tanto va el cántaro a la fuente que dos minutos después, jugado de los jugadores del “Pitu” Abelardo que comenzó, precisamente Ibai, y de nuevo le cae el balón al ex del Athletic.  Con un gesto técnico, exquisito, de tacón, se quita a Rolan en el pico del área, y con un zurdazo elegantísimo pone el esférico en la escuadra opuesta para poner el tercero del Alavés. Tal fue así que la grada, en pie, aplaudió el tanto del jugador vasco. La Rosaleda asistió no solo al gol del partido, sino de la jornada y, si en lugar de Ibai, lo hubiera marcado alguno de los que ya todos sabemos, podría ser, perfectamente, el gol de la temporada. ¡Golazo, sí señor!. Pero es que no es todo lo que estaba pasando, es que a los 5 minutos del gol, de nuevo el genio alavesista y con el exterior, mete un balón al área malaguista a Demirovic que cabeceó abajo para que se luciera Andrés.

El Alavés era una apisonadora. Y si el de Ibai fue un golazo, si llega a entrar el disparo desde el mismo lugar donde logró el tercero, casi calcado, pero con el exterior de la bota derecha, imprime un chut tan peligroso como bellísimo que sale lamiendo el poste izquierdo de Andrés. ¡Madre mía que jugadorazo!

Tuvimos que esperar a los minutos de descuento para que Pacheco se convirtiera en el salvador de los goles del Alavés, primero a Borja Bastón y luego a Alberto Bueno, pero ambos solos ante el meta visitante no tuvieron acierto de cara al gol, o sea, para que los lectores se den una idea, lo que ha pasado ruante toda la temporada. así nos ha ido.

Y así se fue el partido. El público casi ni pitaba, ni lanzaban gritos, prácticamente la apatía fue la tónica del paso por los vomitorios, mas pensando donde llevar a comer a su madre, esposa, novia o ellos solos, que tan siquiera pensar en comentar el partido. La mente de los aficionados llevan tiempo anclados en la segunda división, pero no desde que este descenso fue matemático, no, ojalá fuera así, sino desde hace muchísimas jornadas.

Desde esta humilde posición me permito hacerle una pregunta al míster del equipo, si llevamos sin sacar nada en positivo desde hace muchísimas jornadas ¿Porqué siempre mueve las mismas fichas una y otra vez? ¿Porque cuando ya no hay vuelta atrás no saca a otros jugadores? La afición, casi le puedo asegurar, no pitaría si estos fallasen, pues los que han hundido el barco son, precisamente, los que aún sigue en la titularidad. ¿Porque convoca a jugadores que solo sirven para calentar el banquillo y correr la banda esperando unos minutos y luego vuelven a sentarse?

Solo hay una cosa que está clarísima durante el tiempo que se juega cada partido y es el acatamiento de la orden dada desde la presidencia para que ningún miembro de la familia Al Thany aparezca en el palco. Irresponsabilidad y falta de decoro se llama eso, y porque no queremos ni ser indecorosos ni decir palabras que puedan ser malsonantes, pero haberlas haylas y están en la mente de casi el 100% de los aficionados. Esperemos que no se le ocurra hacer declaraciones vía redes sociales, porque la jaca le puede salir jaco, la gente está mas que enfadada, el socio, el aficionado no se merece la agonía por la que está pasando, jamás en la historia del club ha habido tantísimas ganas de que finalice una temporada, pero la cosa puede ser peor, o se aclara el futuro del club, se cambia mucho, muchísimo el organigrama interno y de vestuarios, se dice como, cuando, donde, quien, porque… lo que quieran, en referencia a futuros fichajes y rescisiones de contratos, o la afición no va a esperar a que comience la pretemporada, y muchísimo menos la temporada que viene, y ya hablar del 4 de diciembre es casi tentar al diablo si las cosas no están claras, porque a tres meses de haber comenzado la liga, que en segunda es aun mas dura, el ver que todo sigue como hasta ahora, puede ser una verdadera hecatombe.

Como malaguista siento vergüenza de ver lo que ha pasado, no solo hoy, sino desde hace mucho. Y una de dos, o se da la cara, y aquí solo puede y debe darla una persona, o puede arder Troya.

El Málaga CF es sentimiento, no se le olvide señor presidente.

Comenta con Facebook

comments