Señor consejero, NO nos engañe

La Junta niega tener nada que ver en la caída de viajeros del aeropuerto de Málaga

0

Las estadísticas de pasajeros en agosto facilitadas por AENA, han puesto de manifiesto una contradicción. ¿Cómo en plena temporada estival podemos entender la caída de viajeros en un 2% del principal aeropuerto del sur de Europa y por contra la espectacular subida, continuada en meses anteriores, del 25% en el aeropuerto de Sevilla? En el primer caso, pudiéramos pensar en la incidencia de la recuperación de destinos competitivos del Mediterráneo (Turquía, Túnez, Egipto). Pero ¿no es cierto que en algunos destinos más que en otros esa recuperación ya comenzó hace algún año y aun así Málaga siguió batiendo récords? Y si así fuera, ¿cómo se explica la alta afluencia en el interior, Sevilla o Jerez, en pleno sofocante mes de agosto por aquellos lares? La respuesta a esta pregunta la tiene la Junta y, concretamente, su consejero de Turismo, el ecijano Javier Fernández.

¿Qué puede estar detrás?

La política de subvenciones a aerolíneas para favorecer su implantación en aeropuertos poco rentables o deficitarios desde otros a punto de saturación parece ser uno de los motivos. Aunque aseguraran desde Fomento que el de Málaga tiene margen de crecimiento, no parece comprensible a estas alturas que se siga negando el estudio y diseño de una futura ampliación del aeródromo, como tampoco la negativa del gobierno andaluz al visto bueno de la ciudad aeroportuaria de Alhaurín, fundamental para ese crecimiento.

Del mismo modo, las ya clásicas campañas publicitarias de Andalucía en el exterior han demostrado una cosa: la despreocupación autonómica por difundir las bondades de un destino como la Costa del Sol, que les resulta a todos los niveles rentabilísimo. Tanto es así que, acaparar casi el 50% de la comunidad en viajeros sin apenas esfuerzo del gobierno autonómico en cuestiones de marketing, y sólo con la ayuda del Patronato de Turismo de la Costa del Sol, entidad vinculada a Diputación, ha sido una constante en las estrategias de comunicación en el exterior de la consejería.

Mucho más que sol y playa

Da la impresión que Susana Díaz y adláteres siguen sin entender que Málaga es mucho más que sol y playa, y que también este segmento necesita de atención. O quizás no estén dispuestos a entenderlo siempre que se beneficie a la Sevilla monumental a costa de Málaga y su pujante condición cultural. Pero este frenazo inversor en posicionamiento del destino tiene claros damnificados, al margen de los museos malagueños para los que un ayuntamiento como el de la capital dedica recursos propios para su promoción. Hablamos de los destinos costeros de poblaciones menores que han sufrido más que nadie esta dejadez clásica en promoción publicitaria. El destino Andalucía parece que empieza y termina en la ciudad del Guadalquivir. Y es paradójicamente el Mediterráneo del que se surten y engordan, el clásico agraviado de un gobierno que, de espaldas a este mar y a esta forma de ser, sigue tomando las mismas decisiones que hace treinta años ya pusieron en marcha los De la Borbolla, Chaves o Griñán.