Inicio Semana Santa Se está usted equivocando, Sra. Agrupación de Cofradías

Se está usted equivocando, Sra. Agrupación de Cofradías

0
Compartir

Quedamos, nos reunimos y entrevistamos a Carmen Rosado, una de las creadoras de la Plataforma de Afectados del Abono de las Sillas. Y la entrevista no tiene desperdicio. Intentamos desgranar a fondo el asunto que revuelve las tripas, los sentimientos y los ánimos de los cofrades malagueños. Esos cofrades que llevan incluso más de 40 años en algunos casos, siendo propietarios, porque lo han pagado de sus bolsillos, de las sillas del recorrido oficial que este año ha cambiado la Agrupación. Le duela a quien le duela.

La gestión de la reubicación de abonados que está haciendo la Agrupación de Cofradías de Málaga es, como mínimo, algo opaca. Y eso le va a terminar dando algún dolor de cabeza si no cogen las riendas de la gestión rápidamente los responsables del ente de San Julián, si es que quieren cogerlas.

Evidentemente, los criterios que se han seguido para la nueva ubicación de los abonados, no está dejando a nadie contento y así nos lo hace saber Doña Carmen Rosado, una de las creadoras de la Plataforma de afectados del Abono de las Sillas.

La conversación con Carmen, se establece bajo la premisa, y eso lo quiere dejar claro desde un principio, que ellos, los miembros de la plataforma, sólo piden explicaciones de cuáles han sido los criterios elegidos y en base a qué. No pretenden la dimisión de nadie, ni ser una plataforma agresiva, ni boicotear nada. Solo quieren transparencia. Y la merecen, no hay duda.

B.M. ¿Qué grado de indignación nota usted entre los abonados?

Carmen. Muchísimo. Han roto una vinculación con personas que, en algunos casos, se mantenían desde hace más de 40 años, eso sin contar con familias. El grado de vinculación emocional con el antiguo recorrido es muy fuerte. Se nos ha llamado de todo, incluso privilegiados, por tener una silla. Pero en este momento, no se ha tenido en cuenta la opinión de los “privilegiados”. Se me hace curioso que, en todos estos años, los que estaban sentados junto a ti, son como de tu familia. A los niños los has visto crecer, hacer la comunión y hasta casarse entre ellos. Es casi como si te hubieran echado de tu casa, en la que vivías de toda la vida.

B.M. ¿Hasta dónde quiere llegar la hasta ahora plataforma y en un futuro la asociación?

Carmen. Llegaremos hasta donde podamos. Queremos hacer ruido y hacernos escuchar. No pretendemos una dimisión de nadie, pero sí una explicación. No nos importa tanto la subida del precio del abono, como una reubicación efectuada sin ningún criterio. Están a tiempo de parar esto. Si había una familia con cinco abonos en una primera fila en la Alameda, lleven a esa misma familia a una primera fila en Plaza de la Marina. No tres a la Plaza de la Marina y dos a la otra punta del recorrido.

B.M. ¿Pensáis en la “mala fe” detrás de esta gestión?. Hay muchos movimientos en las redes sociales y en corrillos que nos hablan de sillas para hoteles, o que la gestión de la oficina del abonado se ha encargado a Espectáculos Mundo, o los intereses políticos y económicos del Ayuntamiento o un sin fin de cosas más.

Carmen. Algunas veces, por la falta de claridad de la Agrupación, tiendes a pensar en todo, pero creemos firmemente que lo que ha pasado es una mala gestión por la Agrupación, o por la empresa contratada para ello, y ya está. Pero la falta de claridad y explicaciones está presente, y eso sí es culpa de la Agrupación en última instancia.

B.M. ¿Pensáis en medidas extremas o incluso abandonar el abono?

Carmen. No es la idea de la plataforma. Se están escuchando muchas cosas por ahí, pero vemos y entendemos que son temas más bien anecdóticos. Queremos ser serios. Esperar la intermediación de consumo y, si algo no se ha realizado de forma legal, pues plantearnos otro tipo de acciones. Pero si todo se ha hecho de una forma lógica, pues nos aguantaremos con nuestra nueva ubicación, siempre que no rompan lazos familiares y de amistad.

Y Carmen se nos va hacía la reunión que puede convertir esta misma noche la plataforma en asociación, en la que recogerán firmas y se coordinarán para hablar ante la prensa. La prensa que quiera publicar algo a favor de ellos, claro, ya que hay quien magnifica hechos en contra de los afectados. Todo sea por llegar a ser pregonero u ocupar un alto puesto, que eso viste mucho, en la semana grande de Málaga…

Y después de todo esto yo me pregunto, ¿a qué espera la Agrupación para reaccionar?. Le falta cintura y empieza a faltar credibilidad en la gestión realizada.

Ustedes han cometido dos errores, y no ha sido precisamente el plantear el cambio de itinerario. El primer error era pensar que una vez pasado el primer filtro, que era el “sí” de las Cofradías, todo iba a venir rodado. Y se han equivocado en eso. A los abonados se les ha relegado a un último plano. Y ese es el segundo error. No contar con quien mantiene este “tinglao”. Sí, sí. Con quién mantienen esto. Porque las sillas generan para el global de las Cofradías más de 800.000€. Ya me dirán ustedes, si tienen o no tienen importancia los abonados.

Yo tengo a la Agrupación como la organización y el ente mejor valorado de la ciudad, por muchas cosas. Por “Corinto”, por el beneficio que genera a la ciudad, etc… etc… Por favor, no me hagan cambiar de opinión.

Me quedo con una cosa que nos dicho Carmen y que suscribo. Esta movida por la falta de transparencia en la gestión de los abonos, se ve como una oportunidad para muchos que no son cofrades ni cristianos, para hacer daño a la Semana Santa de Málaga. No le den ustedes esa oportunidad a los que no creen en esto. No lo hagan. Pongan las cartas sobre la mesa. Acepten los errores, si es que los han habido. Aclaren que la Agrupación no hace una apuesta por una Semana Santa turística, sino que, además, de ser lo que es, puede ser un beneficio turístico para la ciudad. Aclaren, aclaren, aclaren cosas. Por desgracia están obligados a ello.

Demuestren que no llevan noventa años existiendo por gusto. Málaga les necesita, les guste a algunos o no. Pero hagamos una gestión limpia y clara de los temas agrupacionales, para que nadie les pueda acusar de nada y, por supuesto, respeten a quién paga, porque recuerden ustedes que, en otros tiempos, el vaso no estaba siempre lleno ni mucho menos. No demos pasos atrás.