SATSE denuncia que hay 60 camas cerradas y unas urgencias colapsadas

0

SATSE denuncia que, sin encontrarnos aún en periodo de alta frecuentación, la situación de falta de camas en el Complejo Universitario Regional de Málaga, vuelve a colapsar la unidad de Urgencias del Hospital General (antiguo Carlos Haya).

Los profesionales de Enfermería de Urgencias del Hospital General nos transmitieron la impotencia y la frustración profesional y humana ante una imagen más propia de un hospital de campaña que la de un Hospital de referencia en el Sistema Público Sanitario de Andalucía.

En la tarde de ayer, se encontraban a la espera de subir a su planta 7 pacientes a la espera de camas desde el día de ayer y que ocupaban, por lo tanto, camas en las distintas observaciones de urgencias.

Como consecuencia de ello, entre las dos observaciones de urgencias se encontraban otros 7 pacientes ocupando camillas, sin monitorización y sin toma de oxígeno, ya que todas las camas de observación de ambas observaciones se encontraban ocupadas por pacientes.

Esta foto fija supone a su juicio una Deshumanización de la Asistencia que los profesionales de enfermería prestan en forma de cuidados, además de una evidente pérdida de la calidad de los mismos y de la seguridad de los pacientes a su cargo.

La ciudadanía de Málaga es conocedora por las sucesivas denuncias de SATSE en prensa de la situación que se vive en la unidad de Urgencias del Hospital General, siempre relacionadas con los problemas estructurales de falta de camas en el Complejo.

Una situación que desgraciadamente se está cronificando, tiene dos rostros que evidencia la gravedad de sus consecuencias: la del usuario que sufre un déficit cualitativo en los cuidados, que sufre una estancia excesiva en espera de habitación en planta mientras se encuentran sufriendo hacinamiento tanto espacial como físico, que sufre un riesgo innecesario para su seguridad, cuando la ratio enfermera paciente se encuentra  sobrepasado y no existe un monitor que facilite la vigilancia de su estado de salud; y por otro la del profesional de Enfermería, que se encuentra desbordado, frustrado y agotado física y emocionalmente.

Para SATSE, esta situación se está viviendo cada vez con más frecuencia en periodos no considerados como de alta frecuentación, nos lleva inexorablemente a una clara reflexión: La falta de camas estructural e histórica de nuestro Complejo, no puede sostener el peso asistencial ni dar respuesta  a las Necesidades Asistenciales de la población malagueña NI UN DÍA MÁS.

Los datos oficiales de camas en el Complejo, por parte del Ministerio de Sanidad, es de 1.049, mientras que los datos que da el propio SAS es de 1.017 camas.

Desde SATSE entienden que la diferencia entre ambos datos se encuentra en la pérdida de camas que durante los últimos años ha sufrido el centro, supuestamente con el objeto de adaptar la asistencia sanitaria a los nuevos retos y necesidades asistenciales de la población.

Con independencia de la disparidad en las cifras que dan ambas administraciones, SAS y Ministerio de Sanidad, la realidad objetiva es que, en el Complejo Regional, la situación de falta de espacio físico para pacientes es una realidad tan tangible como avergonzante, y a su juicio, una falta de respeto a los usuarios y usuarias del SSPA.

Y es una falta de respeto, tanto en cuanto se mantienen cerradas camas en el Hospital Materno y Civil a la espera, entendemos, de periodos de Alta frecuentación. En total, y entre ambos centros, se mantienen cerradas cerca de 60 camas. En concreto, se tratan de camas ubicadas en el Pabellón 5 del Hospital Civil y en las plantas 3 y 6 del bloque de Maternidad. 

Mientras tanto, la realidad. Esta misma mañana, en la Unidad de Urgencias del Hospital General, en la que se encuentran todas las camas de las dos observaciones ocupadas, se encuentran 2 camas extras/supletorias en una de las observaciones, mientras la mayoría de los pacientes ingresados en las mismas se encuentran a la espera de camas en planta.

La realidad es que no hay más espacio físico en la Urgencias para asumir más pacientes, a no ser que el SAS cree una nueva figura de camas: las literas, lo que va a suponer que esta misma tarde vuelva a sufrir un nuevo Colapso Asistencial la Unidad de Urgencias.

Un aspecto más que nos muestra las consecuencias del problema de espacio en forma de camas de hospitalización, es el gran número de pacientes ingresados en una unidad diferente a la que le correspondería por su motivo de ingreso y especialidad médica a su cargo. Este tipo de pacientes se denominan “Pacientes Ectópicos”.

Estos pacientes son ingresados en plantas de distinta especialidad médica y distintos cuidados de enfermería, como consecuencia de no haber camas en su unidad de destino para poder ser ingresado y fruto de la presión asistencial de los ingresos tanto programados como de urgencia.

SATSE, en el Hospital General, calcula que este tipo de pacientes corresponden en muchos casos a más del 20% del total de pacientes ingresados.

Detrás de estos fríos porcentajes encontramos a  un paciente de 80 años que puede esperar hasta 48 horas en urgencias una cama en planta a cargo de la especialidad de Cardiología, y que puede terminar ingresado en una planta de especialidad de Traumatología, siendo éste un simple ejemplo de la amplia variabilidad de casos de pacientes que de cualquier especialidad médica podemos encontrar diseminados por los pabellones A y B del Hospital General en cualquiera de sus plantas.

Que estos pacientes deban ser ingresados en unidades médicas y de cuidados relacionadas con sus problemas de salud, es una obviedad, por lo que en cuanto es posible se realiza el traslado a la planta que le corresponda.

Ésto supone un continuo movimiento de camas, la mayoría en los turnos de tarde y de noche, que conlleva unas molestias innecesarias a pacientes y familiares y una sobrecarga de trabajo para el personal de Enfermería y Celadores, incumpliendo además la normativa interna del propio hospital que favorece el descanso nocturno de los propios pacientes.

Igualmente, es necesario que cada paciente se encuentre ingresado en su unidad, en cuanto que el personal de Enfermería se encuentra habituado al tipo de cuidados y a la terapéutica médica que se prestan en su unidad, por lo que puede el mantenimiento de la política actual de gestión de camas, puede provocar situaciones que puedan poner en riesgo la seguridad de los pacientes y se deteriora la calidad asistencial,  tanto en cuanto si existen cuidados comunes, también existen cuidados diferentes, con material y medicación igualmente diferente.

Para SATSE es fundamental, mientras se materializa el tercer hospital, poner todos los recursos que se tienen disponibles a disposición de la población malagueña, aunque ello suponga abrir camas que habitualmente permanecen cerradas y dotarla de personal necesario de forma más constante y continua, adaptando la asistencia a las necesidades reales de la población más allá de de los supuestos periodos de alta frecuentación.

Este es el objetivo de SATSE y su compromiso con los trabajadores y usuarios, de manera que denunciarán y trabajarán para que se den las condiciones más óptimas y adecuadas que favorezcan una prestación de asistencia y de cuidados seguros y de calidad.







DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.