Inicio Málaga Social Málaga Salud Salud se reúne con la Asociación de Pacientes de Fibromialgia

Salud se reúne con la Asociación de Pacientes de Fibromialgia

0
Compartir

BANNER CHIP

La Junta ha concedido en los últimos años al colectivo, mediante subvenciones, más de 35.000 euros para programas de promoción de la salud y el mantenimiento de su sede

La delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Begoña Tundidor, ha visitado la sede de la Asociación de Pacientes de Fibromialgia de Málaga (APAFIMA) para mantener un encuentro con sus miembros, con el fin de avanzar en la atención que desde el sistema sanitario público en Málaga se le ofrece a las personas afectadas por esta patología. En la reunión también estuvieron presentes el director del Distrito Sanitario Málaga- Valle del Guadalhorce, Maximiliano Vilaseca, y la jefa de Servicio de Salud Pública de la Delegación, Yolanda González.

Durante la misma, Tundidor puso en valor la colaboración existente entre la delegación territorial y el colectivo, al que la Junta ha concedido en los últimos años subvenciones para sus programas de promoción de la salud y para el mantenimiento de sus sede más de 35.000 euros.

La fibromialgia es un síndrome de etiología desconocida, caracterizada por un estado de dolor crónico y generalizado, que presenta una elevada comorbilidad y afecta a la calidad de vida de las personas que la padecen. Además, la fatiga es un síntoma muy frecuente en esta enfermedad.

En este sentido, la delegada manifestó al colectivo que el abordaje de la fibromialgia se realiza desde el sistema sanitario público andaluz con una perspectiva multidisciplinar entre los servicios de Atención Primaria y Especializada, tal y como queda recogido en el proceso asistencial de fibromialgia, “un documento que tiene por objetivo reducir la variabilidad en la práctica clínica y facilitar el conocimiento de aquellos aspectos asistenciales de los que actualmente dispone para el tratamiento de esta enfermedad”.

Por su parte, Yolanda González, explicó que los procesos asistenciales se organizan en función de las claves necesarias para atender adecuadamente la enfermedad en el sentido de que plantea el quién, cómo, cuándo y dónde pueden ser atendidos los pacientes con la mayor eficacia posible. A lo que Maximiliano Vilaseca añadió que el proceso de fibromialgia “establece las normas de calidad y los criterios diagnósticos que deben seguir los médicos de familia y los correspondientes criterios de derivación a otros especialistas para el abordaje específico de la situación clínica”.

Este modelo de organización –subrayó Tundidor– garantiza la accesibilidad de los pacientes a los servicios sanitarios y favorece la continuidad asistencial gracias a la coordinación existente entre los servicios de Atención Primaria y Especializada.

Guía de ejercicios

Por otro lado, las personas afectadas por fibromialgia disponen de una guía específica con programas de ejercicio que contribuyen a mejorar su movilidad. La guía, elaborada por profesorado de la Facultad de Ciencias del Deporte de la Universidad de Granada, en colaboración con profesionales sanitarios, recoge de forma precisa qué modalidades y características de actividad física con beneficiosas para las personas afectadas de fibromialgia.

Esta guía, disponible en la web de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, dentro del Plan para la Promoción de la Actividad Física y la Alimentación Equilibrada (PAFAE), permite a los profesionales sanitarios y de la actividad física conocer y aconsejar qué tipo de actividad es beneficiosa para las personas con fibromialgia.

El documento ofrece 30 sesiones de ejercicios a realizar en seco y 30 sesiones para realizar en agua, y se completa con varios anexos con ejercicios para mejorar la movilidad articular, realizar estiramientos en agua y en seco, cuatro circuitos de ejercicios de articulaciones, e indicaciones sobre cómo levantarse del suelo desde la posición de tumbado.

La práctica de actividad física en personas afectadas por fibromialgia produce los mismos efectos que en los individuos sanos. En este sentido, mejora de la función cardiorrespiratoria, reduce los factores de riesgo de enfermedad coronaria, disminuye la mortalidad y morbilidad cardiovascular y mejora de la función psicosocial. Asimismo, produce un incremento de la fuerza muscular y movilidad articular y mejoras en el equilibrio y control postural, facilitando una mejor capacidad funcional para el desarrollo de las actividades de la vida cotidiana.

Respecto a los efectos del ejercicio físico sobre los síntomas propios de la enfermedad, la Sociedad Española de Reumatología afirma que el ejercicio físico aeróbico produce mejorías en el dolor, la salud mental en términos generales, el grado de ansiedad y el impacto global de la fibromialgia en la vida de la enferma.

 







Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.