Inicio Noticias de Málaga Capital Revertiremos el contrato del Metro, y si no, irá soterrado

Revertiremos el contrato del Metro, y si no, irá soterrado

0
Compartir


BlogMálaga ha entrevistado a Doña Elisa Pérez de Siles Calvo (Córdoba, 1981), Concejala del Distrito Bailén-Miraflores, Delegada de Deportes, de Comercio y Vía pública, y de Juventud. Y  lo hemos hecho en un marco incomparable, la actual Noria del Puerto de Málaga. Gracias a la gentileza de su propietario, D. Santiago Sardá, que nos ha brindado la posibilidad de contemplar desde lo más alto las maravillosas vistas de la ciudad.

Ser concejala del distrito Bailén-Miraflores no es cualquier cosa. A Elisa Pérez de Siles le ha tocado lidiar en los últimos años con uno de los asuntos más polémicos de la política municipal y de los que más ha preocupado a la ciudadanía malagueña, comenzando por los vecinos del distrito Bailén-Miraflores. Se trata del proyecto de la Junta de Andalucía por el que el Metro debía discurrir en superficie a su paso por dicho distrito.  

A continuación les ofrecemos la entrevista que hemos llevado a cabo:

BM: Doña Elisa, hábleme de su infancia, en qué barrio creció, a qué se dedicaban sus padres, hermanos, dónde cursó estudios, etc. 

EPSC: Soy la mayor de tres hermanos, aunque mi hermana y yo nacimos en el mismo año, ya que mi madre se quedó embarazada en la cuarentena. Veintitrés meses más tarde nació mi hermano. Nacimos en Córdoba y allí estuvimos viviendo hasta los 14 años. Nos vinimos a Málaga por motivos laborales de mi padre. Mi padre era sastre, se dedicaba al patronaje en una época en la que el oficio tuvo un bajón. Actualmente, el oficio se ha recuperado y está de moda, en vanguardia. Mi madre siempre ha tenido una tiendecita de ropa en el barrio de Fátima, donde vivíamos. Una de mis aficiones siempre ha sido la moda, porque me he criado entre trapos y confección. Es un mundo que me apasiona.

Estudié en el Colegio de la Milagrosa, de las Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paúl. Sigo teniendo muy buena relación con las Hermanas, les guardo mucho cariño, porque conozco de primera mano la labor que  hacen –y que han hecho siempre-. Todavía tengo contacto con algunas de las Hermanas con las que estudié. Gracias a esa educación, mis padres tenían la inquietud de que no solamente estudiásemos, sino que también tuviésemos formación en valores y humana, que creo sin duda me aportó ese centro…

Luego estuvimos viviendo en Benalmádena, de hecho mis padres siguen viviendo allí y mis hermanos se casaron allí. Pero a mí me gustaba vivir en Málaga capital y primero viví en un piso de alquiler y posteriormente me compré uno en la Avda. Carlos de Haya.

En cuanto a estudios superiores soy licenciada en Derecho, luego estudié un máster en Dirección de empresas por la escuela de negocios de ESESA. Otro máster en Periodismo y en Comunicación Política de la UMA.

BM: ¿Másteres de los de verdad?

EPSC: (Risas) Sí, másteres de los de verdad, por supuesto. También he cursado otro en la Escuela de Negocios de Deusto en Madrid sobre Innovación y Formación en Emprendimiento. 

BM: ¿Cuándo y por qué decidió entrar en política?

EPSC: Yo no tenía en principio inquietud política. Es cierto que siempre ha sido un mundo que me ha gustado y me apasionaba desde pequeña; aunque nunca tuve esa inquietud de dedicarme a la política. Todo comenzó en la Universidad. Empecé en política universitaria, me preocupaba por las cuestiones que en ese momento nos preocupaban a los universitarios, como por ejemplo el servicio de cafetería que podía ser mejorable si lo comparábamos con los de otras facultades, y en aquel momento quise hacer llegar al decano en una serie de cuestiones relacionadas con la Facultad que en mi opinión se podían mejorar. Pregunté cómo podía hacer llegar estas inquietudes. Algunos compañeros me informaron de que había asociaciones de estudiantes, sí es cierto que vinculadas a partidos políticos. Y me interesé por la asociación que estaba vinculada al Partido Popular. Llegué al aula de representantes diciendo que quería colaborar y participar. A partir de ahí me presenté a la Junta del Centro de mi Facultad. Sí es cierto que cuando el PP tenía alguna iniciativa para la Facultad yo me ofrecía y empecé a colaborar, pero sin ningún tipo de inquietud política. De hecho, cuando terminé la carrera me fui a hacer unas pruebas de selección para la Asesoría jurídica el Banco Popular en Granada. Y, justo en ese impasse, me llamó el alcalde de Málaga, con el famoso “Hola, qué tal, soy Paco de la Torre”; e imagínate cómo me quedé. Me ofreció trabajar en su equipo y la oportunidad de participar como directora técnica en el Distrito de Campanillas y así fue como empecé a trabajar en política municipal.

BM: Además de concejala de Deportes es usted Delegada de Juventud, Delegada de Comercio y Vía pública y concejala del distrito Bailén-Miraflores. Dígame, ¿de dónde saca tiempo para llevar a cabo estas responsabilidades? Lo digo porque vivimos en un tiempo en el que la sociedad no tiene la mejor opinión de los que se dedican a la política.

EPSC: No es fácil compaginar, sobre todo porque son temáticas diferentes entre sí. Es cierto que trabajo de lunes a domingo. Cuando acepté el reto sabía que iba a ser así. Siempre le he dedicado muchas horas, también en las legislaturas anteriores. Los que me conocen, amigos y familia, saben que tengo el móvil siempre disponible, y se hace restándole tiempo a la familia y a cuestiones personales; pero sabía que asumía ese compromiso y, afortunadamente, en cada una de esas áreas trabajo con un equipo de profesionales fantástico, del que aprendo cada día y presumo de formar parte de esos equipos, no de dirigirlos. De verdad que lo asumo con muchísima ilusión y se aprende muchísimo cada día. Cuando se tiene la ilusión, se saca tiempo para todo.

BM: Ser concejala del distrito Bailén-Miraflores no es cualquier cosa en Málaga. Le ha tocado lidiar con el polémico asunto del Metro en superficie y con el rechazo mayoritario de los vecinos. ¿En algún momento le ha quitado el sueño este asunto? 

EPSC: Pues, efectivamente, ha sido uno de los problemas prioritarios que desde hace años, y sobre todo en esta última de esta legislatura, han estado demandando los vecinos de Bailén-Miraflores. Es un problema que han priorizado en cada uno de los consejos políticos territoriales, y ahí están las actas. Nosotros asumimos el compromiso en un primer momento de no posicionarnos políticamente hasta que no conociéramos en profundidad el proyecto porque no disponíamos de la documentación suficiente. Inicialmente, yo les decía a los vecinos que, como concejala del distrito, me comprometía a darles a conocer toda la información que nos hiciera llegar la Junta sobre el proyecto, pero sin entrar a valorar el proyecto. Y así fue como en cada una de las reuniones asamblearias los vecinos trasladaban su opinión al respecto de la documentación,  sin que nosotros entráramos a valorar el proyecto, ni positiva ni negativamente. Hasta que finalmente tuvimos conocimiento de toda la documentación. Es un proyecto sobre el que nosotros siempre hemos defendido  que estaba mal diseñado, ya que adolece de mucha documentación, adolece de un estudio sobre demanda real, sobre movilidad real, adolece de otro estudio urbanístico real, sacrifica muchas cuestiones del distrito, de orden urbanístico y de accesibilidad y movilidad. Entendemos que no es un proyecto realmente necesario en un distrito como en el nuestro que está absolutamente bien comunicado, bien valorado por parte de los vecinos, sobre todo en la línea de autobuses –la EMT está muy bien valorada por los vecinos de Bailén-Miraflores-. El proyecto inicial de la Junta era soterrado, pero no pasaba por el trazado de Bailén, sino que finalizaba en la Plaza de la Marina. Fue una modificación unilateral del proyecto. El origen del cambio de criterio de la Junta de Andalucía fue que la concesionaria le exigía contar con un volumen de usuarios, y el volumen de usuarios no era suficiente si el Metro desembocaba en la zona del Corte Inglés; con lo cual tenían que incorporar, de alguna manera, el resto de volumen de usuarios al que se había comprometido la Junta de Andalucía en la firma del contrato con la concesionaria. Y pensaron que tenía que ser por el distrito de Bailén-Miraflores hasta el Hospital Civil. Lo que ocurre es que al final se presentó un proyecto que respondía en aquel momento al ideario político del socio de gobierno de la Junta hace dos legislaturas, Izquierda Unida, con su concepto de la movilidad; y presentaron un proyecto en superficie. Pero desde nuestro punto de vista no es lo mejor para nuestro distrito, ni urbanísticamente ni de ningún otro punto de vista, un distrito de los años 60, que cuenta con un alto porcentaje de población mayor, que insisto además, valora de manera muy positiva las comunicaciones en el distrito y que no necesita este proyecto, por lo  menos, en superficie. Incluso en alguna que otra ocasión le llegamos a trasladar a la Junta que los vecinos llegaban a aceptar la posibilidad de un Metro, no un tranvía. Los vecinos decían que tenían los mismos derechos que los vecinos del centro. Nosotros nos mantuvimos contrarios a que el Metro discurriese en superficie por el centro, por razones de seguridad, además de otras cuestiones; pues la misma posición hemos defendido en Bailén-Miraflores.

También es verdad que la Junta justificó la necesidad de que el Metro fuese en superficie porque sería más económico. Pero la realidad es que el montante económico que se lleva dilapidado en estos once años de retraso que llevamos padeciendo la construcción del Metro, desde aquel “once del once del once” que decía el consejero que lo iba a inaugurar, hasta hoy, con el evidente perjuicio para tantos comerciantes que han tenido que cerrar sus negocios… No es precisamente el dinero lo que pesó aquí, cuando se llevan tantos cientos de millones de euros gastados en estos años. Pesaron más los planteamientos ideológicos que económicos.

BM: ¿Pudo precipitarse el alcalde cuando firmó a regañadientes el nuevo trazado en 2013 sin contar con el beneplácito de los vecinos?

EPSC: Yo estuve en la famosa noche de los Asperones, donde el alcalde firmó el famoso protocolo de intenciones. En aquella reunión estaban el consejero de aquel momento y la empresa concesionaria y nos encontramos en el momento exacto del pago por parte del BEI (Banco Europeo de Inversión). En aquel momento se le dijo al alcalde que para que el BEI hiciera el traspaso necesario de la partida presupuestaria para poner en funcionamiento el metro en la zona de la carretera de Cádiz, era necesario un acuerdo o la firma de un protocolo de intenciones entre las dos administraciones. El BEI quería tener la certeza de que existía acuerdo entre la Junta y el Ayuntamiento. El alcalde en todo momento trasladó el posicionamiento tanto del equipo de gobierno municipal, como del Partido Popular al respecto de las posibilidades de un Metro en superficie. ¿Y por qué lo planteaba desde un primer momento? Porque él ya había participado en las reuniones asamblearias de los vecinos, y conocía la opinión mayoritaria de los mismos. A esas reuniones, convocadas por los vecinos,  también acudían miembros de los partidos de la oposición. De hecho, Daniel Pérez, actual portavoz del Partido Socialista, que por entonces no era portavoz, pero sí representante consejero político y concejal del PSOE en el distrito Bailén-Miraflores, estuvo presente en las primeras reuniones asamblearias, y pudo percibir de primera mano la vehemencia con la que los vecinos se oponían al metro en superficie. Él lo verificó, tanto es así, que después dejó de participar en esas reuniones asamblearias.

El alcalde, que era conocedor del parecer de los vecinos, lo dejó muy claro en aquella reunión. ¿Y por qué se firmó el  protocolo de intenciones y no otro tipo de documentos que se querían firmar en aquel momento? Pues porque el alcalde quiso introducir una cláusula donde especificaba que él no iba a firmar nada en nombre del Ayuntamiento si no se conseguía previamente el “okey” de los vecinos. Ese fue el compromiso que adquirió el Consejero, que no cumplió, como tampoco la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que en Málaga dijo claramente y de viva voz, podéis acudir a la fonoteca, que no se iba a llevar a cabo ningún proyecto que no contase con el beneplácito de los vecinos. Luego, hemos visto la soberbia con la que han tratado a los vecinos, que no solamente han avanzado en el proyecto, sino que lo han licitado en el momento previo a las elecciones autonómicas. No han querido, ni siquiera, volverse a reunir con los vecinos. 

BM: La Junta de Andalucía, antes del cambio de gobierno,  se apresuró a licitar las obras para que el Metro discurriera en superficie. Juanma Moreno, en campaña, se mostró contrario a la decisión de la Junta, y en una reunión ante los vecinos se comprometió a soterrarlo o a abandonar el proyecto ¿Ha podido hablar con él? ¿Nuevo gobierno implica soterrar el Metro o desechar el proyecto?

EPSC: No he tenido tiempo de poder hablar con mi presidente, que también lo es del partido en Andalucía. Acudió allí de una forma generosa, ya que fue invitado por la plataforma de vecinos No al Tranvía. En mitad de la campaña vino y tuvo ocasión de escuchar los planteamientos de los vecinos y verificar sobre plano el estado de la cuestión. Juanma Moreno se comprometió revertir el contrato del Metro o a que fuese soterrado si tenía que seguir adelante el proyecto. Dejó claro que si el proyecto tenía que discurrir por allí, iría soterrado. No obstante, repito, no he tenido tiempo de sentarme con él para poder hablar sobre el asunto. Pero yo comparto la opinión de muchos de los vecinos, que es un servicio que no consideran necesario para ellos ni para el barrio. Ni soterrado, ni no soterrado. Si efectivamente existe un compromiso con la concesionaria de incorporar un volumen superior de usuarios, se podían estudiar otras vías, como la del PTA, al que acuden diariamente 15.000 malagueños a trabajar soportando caravanas interminables. Estúdiese por ahí. De todas formas, si no pudiera revertirse el contrato, soterrado.

BM: ¿Cuál cree que será la actitud del Ciudadanos en este nuevo escenario? 

EPSC: Pues no lo sé. Habría que preguntarles a ellos. La postura de Ciudadanos cambió. Ellos participaron en algunas de las convocatorias que les hacían los vecinos, fundamentalmente las plataformas. Al principio, ellos apoyaban a los vecinos y les ofrecían su solidaridad, pero luego, quizás, por el pacto de gobierno en Sevilla con el PSOE, cambiaron de postura alineándose con la Junta de Andalucía a cambio de la exigencia de una serie de infraestructuras o mejoras para el barrio que tampoco respondía a la fisonomía de un distrito que tiene un problema, que data de los años 60, muy consolidado, que no admite la ejecución de nuevas infraestructuras -como aparcamientos- porque no hay terreno disponible. Denotaba que no conocían muy bien la fisonomía del distrito. De todas formas, ahora vamos a ver con el nuevo escenario político qué posición toman. Ojalá cambien porque creo que es una cuestión de sentido común y de solidaridad con los vecinos, que además tiene un fundamento técnico.

BM: ¿En qué consiste su labor como Delegada de Juventud?

EPSC: Cuando llegué al área de juventud tenía un objetivo claro: potenciar y continuar con los programas de juventud que preocupan a los jóvenes, como las posibilidades de disfrutar el tiempo libre, actividades de ocio, culturales, deportivas, etc. Me preocupaban las labores de prevención respecto a hábitos de consumo en momentos de ocio, pero fundamentalmente entendía que había muchos temas transversales que se estaban trabajando desde otras áreas que quizás no son del todo conocidos y aprovechados por los jóvenes de la ciudad, y tiene que ver con las herramientas de empleo. En este última época que he tenido la oportunidad de trabajar en el IMFE, estamos trabajando de forma más coordinada en opciones de empleabilidad y formativas. La verdad es que es un área conformada por un equipo muy vocacional que lleva muchos años trabajando con jóvenes y que demuestran cada día una sensibilidad especial para trabajar con los ellos. Es un área muy bonita para trabajar y para aprender.

BM: Como delegada de vía pública supongo que el principal problema al que ha de hacer frente tiene que ver con la ocupación de la vía pública por parte de los establecimientos de hostelería y las molestias que dicha ocupación genera a los vecinos –traducido en exceso de ruidos, ocupación de aceras, etc.- ¿Cómo se pueden conjugar los intereses de hosteleros y vecinos para que todos salgan medianamente satisfechos?

EPSC: Muy complicado. Llegué justo en el momento de la aprobación inicial de la nueva ordenanza de ocupación de vía pública. Me tocó el momento de contestar a todas las alegaciones, la de los vecinos y la de los representantes de MAHOS (hosteleros). Es difícil en una ciudad como la nuestra, que fundamentalmente vive del turismo. Tenemos un alto porcentaje de malagueños que viven del sector servicios, y en una ciudad que además aspira a seguir creando dinamismo económico con base a la inversión en este sector. Esta mañana he ofrecido datos del IMFE que reflejan como el año pasado hemos sido la ciudad que más ha crecido en número de empresas, solo por detrás de Barcelona y de Madrid. Estamos creciendo en la creación y consolidación de empresas en un 7,6%, y esto nos dice que se ha creado un sistema interesantísimo para que los malagueños sean emprendedores y que empresarios de fuera vengan a Málaga. Tenemos un clima fantástico y vivimos del sector servicios. Esto demuestra que vivimos mucho y disfrutamos mucho de la calle. Pero este aspecto lo debemos casar con la necesidad de descanso de los vecinos del centro y de los barrios más afectados por estas actividades económicas.

Nosotros entendemos que la ordenanza que presentábamos en su momento, así lo defendí y lo sigo defendiendo ahora,  es una ordenanza que no busca fiscalizar en exceso la actividad económica, pero hace un llamamiento a la responsabilidad de los hosteleros para cuadrar los intereses de los vecinos con los suyos, el derecho al descanso. El texto de la ordenanza en sí no disgusta a unos ni a otros, lo que sí disgusta a los vecinos es una mayor vigilancia sobre el cumplimiento de la ordenanza; y en eso estamos. Esta mañana preparaba los datos para la comisión de plenos de mes que viene, y he visto, en los últimos meses, un incremento del número de actas de inspección y de apercibimientos, tramitación de infracciones; e incluso órdenes de retirada de mesas por exceso de ocupación. En este momento estamos duplicando lo que se hizo el año pasado. Y no suena afortunadamente en prensa porque lo estamos haciendo de una forma tranquila, coordinada con la Policía Local y también contando con el beneplácito de la mayoría de los hosteleros, porque la mayoría cumple y entienden que exijamos el cumplimiento de los que no cumplen. No estamos haciendo un trabajo con titulares ni con mensajes sensacionalistas, pero sí responsable.

BM ¿Quedó resuelta la polémica suscitada hace unos meses con la Consejería de Educación a raíz de las protestas de algunos vecinos sobre el ruido que generaban las prácticas deportivas en colegios de titularidad pública? ¿Cómo se ha solucionado este problema?

EPSC: Este problema se solucionó porque el equipo de gobierno puso mucha voluntad, y el tiempo nos ha dado la razón. El origen del problema era una modificación de un decreto que emitía la Junta respecto a las actividades extraescolares. Limitaban el horario de desarrollo de esas actividades. Efectivamente, había actividades que eran deportivas, pero no todas, también culturales. ¿Qué ocurrió? Que la Junta como sabía que este tema le iba a ocasionar problemas –la limitación de horarios- lo vincularon a un problema específico que sucedió en un centro, el colegio Lex Flavia en la zona del Ejido, por el que efectivamente el área de Medio Ambiente había tramitado un decreto a raíz de una serie de denuncias de uno de los vecinos afectados, donde efectivamente se ponía de manifiesto que se sobrepasaban los decibelios de ruido autorizados por la ordenanza, por lo que procedía hacer algunas medidas correctoras. A la Junta le salió bien la jugada porque el mensaje que se trasmitió a la opinión pública era que el Ayuntamiento limitaba las posibilidades de practicar deporte en los centros escolares. Y no era así. Tuvimos que acceder a firmar un convenio que, curiosamente, no se está firmando en ninguna de las ciudades andaluzas, sólo en Málaga, donde el Ayuntamiento asume la responsabilidad del resto de las horas de uso, es decir, de ocho a diez de la noche, ya que la Junta asume su responsabilidad hasta las ocho; cuando el Ayuntamiento no tiene competencias de ese tipo en colegios y menos aún en institutos. Tenemos informes contrarios a la firma de este convenio tanto de asesoría jurídica del Ayuntamiento como de Intervención General, aduciendo que el Ayuntamiento no es competente en materia educativa.

BM: La concejalía de Deportes se ha mostrado muy activa en los últimos años. El comienzo de la Vuelta Ciclista a Málaga en 2018 fue un gran acontecimiento que sirvió para vender ciudad. De todos los proyectos que ha sacado adelante en los últimos años en la concejalía de deportes, ¿de cuál se siente más orgullosa?

EPSC: ¡Uff! Eso es como decir a quién quieres más, a papá o a mamá. Se me ocurren algunas citas de las que me siento orgullosa de haber podido participar. Por ejemplo el Mundial de Atletismo de Veteranos, donde participaron 9.000 atletas que te daban una lección de vida brutal. O el mundial de deportistas trasplantados, donde la lección de vida era aún mayor. También citas importantes como la Copa del Rey de baloncesto, los partidos de la selección española… Pero fíjate, estas citas son llamativas para la ciudad, pero quizás me siento más orgullosa de todos los programas deportivos que sirven para la práctica deportiva de los malagueños, ya sean mayores o niños. Que hayamos podido incentivar que muchas personas hayan tenido su primer contacto con la actividad deportiva en cualquier disciplina. En los últimos años hemos visto crecer de forma considerable el programa de Juegos Deportivos Municipales, del que nos sentimos muy orgullosos, con más de 9.000 mayores participando de los mismos. Vemos crecer las Escuelas Deportivas, e implementamos las existentes. El ver el día a día de los malagueños practicando deporte nos agrada enormemente.

BM: ¿Qué opinión le merece la trayectoria actual del Unicaja Baloncesto?

EPSC: Bueno, he tenido la oportunidad de disfrutar de grandes victorias y alguna que otra derrota. Me gusta el baloncesto. Soy más aficionada que al fútbol. Lógicamente no puedo vivirlo en el palco con la pasión que se vive en la grada (risas), pero disfruto mucho del Unicaja. El presidente del club, Eduardo García, me recuerda que siempre que voy ganamos y que le doy suerte (risas). Tuve la oportunidad de viajar con Unicaja a una cita que no se me olvidará nunca, el partido en Valencia, con una final tremenda e inolvidable. Siempre le digo a Eduardo: “presidente, hoy ganamos”, y hemos ganado (risas).

BM: Hablemos del Málaga CF. Este año la afición malaguista está ilusionada con la posibilidad de retornar a Primera. Parece que las cosas se están haciendo mejor, pero el año anterior fue de mucho sufrimiento por el descenso de categoría. ¿Qué opinión le merece la gestión del Sheik Al Thani? Lo digo porque hace unos meses, el presidente de la Diputación de Málaga, Elías Bendodo, solicitaba del presidente catarí un mayor compromiso con el club.

EPSC: Bueno, ha habido momentos en los que he dado mi opinión al respecto de algunas de las actitudes del presidente, incluso en redes sociales; y quizás me haya distinguido por ser la más crítica o directa con su gestión. Y aunque la responsabilidad política nos exige prudencia, en algunas ocasiones, leemos cosas que nos obligan a desahogarnos aunque sea por el mismo medio que él ha utilizado –redes sociales-. Comprendo que el presidente de la Diputación, en su momento, exigiera mayor compromiso, porque el compromiso de la ciudad y de la provincia es rotundo con respecto al club, y lo es por muchos motivos, lógicamente por motivos deportivos, pero también por marca de ciudad. Para nosotros era muy importante que el Málaga estuviese donde estaba –y ojalá pueda retornar pronto a Primera- porque efectivamente nos posiciona en toda Europa y en todo el mundo como un referente del deporte y un referente de ciudad. Y por eso la apuesta ha sido siempre rotunda, manifiesta y clara. Se ha puesto a disposición instalaciones, un esfuerzo de inversión importantísimo, sigue siendo así y va a seguir siendo así. Por eso es lógico y normal que tanto el anterior presidente de la Diputación como el alcalde de la ciudad quieran lo mejor para nuestro primer equipo y exijan de la presidencia una apuesta tan clara y rotunda como lo hace la ciudad con el club.

BM: ¿Por qué en la construcción de la Academia se ha tardado tanto? ¿Quién ha tenido mayor cuota de responsabilidad en la tardanza, la Junta de Andalucía o el Ayuntamiento? Lo digo por que cualquier proyecto importante para esta ciudad se suele eternizar en el tiempo.

EPSC: Pues sinceramente, ninguna de las dos instituciones. En este caso, tanto en la tramitación del proyecto como en el expediente hemos ido de la mano. No sólo en el proyecto del Málaga. En materia deportiva hemos colaborado activamente. Se ha sacado el tema del deporte de la contienda política, y ha habido colaboración entre la Junta y el Ayuntamiento. Las cosas se han hecho bien en el tema del Málaga. También es cierto que el club, en todo este tiempo, ha tenido diversas interlocuciones. Han cambiado de interlocutor varias veces y esto ha contribuido a ralentizar mucho los plazos. Cambios de personas y cambios de criterio. La tardanza que el presidente achacaba a las instituciones en redes sociales, en realidad no ha sido así.

BM: ¿Y qué compromiso económico  adquiere el propietario en la construcción de la Academia? Nos da la sensación de que se está a la espera de un dinero que ha de provenir de la permuta de terrenos del Viso, porque de lo contrario no parece que se pueda construir.

EPSC: Desde el área de deportes llevamos el seguimiento del convenio, pero el proyecto de la obra se está trabajando en el área de urbanismo. Con cargo al convenio se le exigía el cumplimiento de obligaciones urbanísticas y también obligaciones en especie, hablamos de trabajos con pequeños, talleres con mayores, etc. Cuestiones que el Málaga lleva a cabo a través de la Fundación con cargo a este convenio y que están cumpliendo. Nosotros así lo comprobamos en las comisiones de seguimiento. Y estamos satisfechos. Es lo que yo puedo decir desde mi área.

Pero también teníamos conocimiento de que la primera fase de la obra no estaba vinculada al dinero procedente de la permuta del Viso, sino a un montante que la presidencia del club había depositado para el comienzo de las obras. Sí es cierto que las siguientes fases estaban condicionadas a los ingresos provenientes de la permuta.

BM: ¿Se ve en las listas de las Municipales para la próxima legislatura?

EPSC: Bueno, pues si me preguntas si me haría ilusión continuar, te diría que sí. Estoy muy contenta y satisfecha. La política es una actividad muy dura pero también una de las profesiones más apasionantes a las que una persona se puede dedicar. Si el alcalde y mi partido tienen a bien contar conmigo, estaría encantada. Si no lo tienen a bien, pues igualmente satisfecha y agradecida por haberme dado la oportunidad de trabajar para mi ciudad.

BM: ¿Y qué tope se pone en política, le gustaría aspirar a mayores responsabilidades políticas?

EPSC: Supongo que esto es un tema que tiene más que ver con aspiraciones personales. Yo me siento “municipalista” porque es la actividad que tiene contacto muy directo con el ciudadano. Y la actuación, actividad o dedicación tiene un reflejo directo que se percibe en los ciudadanos. A mí me encanta trabajar en Málaga y me encanta mi ciudad. La vivo y la defiendo con pasión, como si fuese malagueña de nacimiento –llevo aquí 24 años-. Yo soy municipalista. Me gusta la política municipal.  

BM: ¿Y si le ofrecieran alguna vez dar el salto a la política autonómica o nacional?

EPSC: Hombre, si me insisten, te diré que nunca se sabe. Supongo que depende del momento, pero en este momento estoy encantada de trabajar para mi ciudad y en mi ciudad.

BM: Gracias por concedernos esta entrevista.

EPSC: Gracias a vosotros. Ha sido un placer.







Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.