El bloqueo de Junta y Estado al recrecimiento de La Concepción condena a Málaga a restricciones los próximos años

Las administraciones responsables, Junta y Estado, vuelven a mirar al cielo para desoír lo que es un clamor en toda la provincia.

0


En una cosa Junta y Estado parecen estar de acuerdo y es en ignorar año tras año las necesidades hídricas de Málaga y su solución definitiva.

El recrecimiento del pantano de La Concepción es esencial para ese cometido. El proyecto triplicaría su capacidad (ahora 62 hm) convirtiéndose en el mayor embalse de la provincia malagueña con 180 hm. Sin embargo, tan importante como la ampliación de su capacidad es la correcta interconexión de las cuencas para aumentar el caudal de agua llevada a zonas donde la clásica escasez de lluvias es un hecho, la Axarquía por ejemplo. No olvidemos que es también en esta comarca donde la presión hídrica del subtropical está poniendo en apuros el consumo humano de una pantano La Viñuela que no da abasto para complacer a agricultores.



Las administraciones responsables, Junta y Estado, vuelven a mirar al cielo para desoír lo que es un clamor en toda la provincia. El proyecto, que requiere de una importante inversión, revertiría una situación que llega a ser crítica en periodos de sequía, muy comunes en un clima mediterráneo. La gestión del agua requiere de obras como las señaladas y, sería de bobos no reconocerlo, de consumo responsable. Pero no somos los malagueños los causantes de esta tesitura sino quienes ignoraron una planificación hídrica acorde al crecimiento turístico de la Costa del Sol y al de su superficie agrícola. Hoy la capacidad de agua embalsada en nuestra provincia es ínfima en comparación con otras provincias vecinas donde la presión turística, agrícola y urbanística no es comparable.

El comienzo del año hidrológico debe servir para que las administraciones se pongan manos a la obra antes del ciclo de sequías que suele avecinarse tras años muy húmedos. El proyecto, declarado de interés del Estado y del que ya han anunciado está en elaboración, debe licitarse este mismo año. Su coste de 210 millones deberá ser asumido por el Estado mientras que la Junta tendrá que hacer frente a la interconexión de embalses presupuestada en 150 millones. Algo de lo que tampoco sabemos nada hasta la fecha.

Esperemos que más pronto que tarde podamos dejar de lamentar cómo se tira al mar el consumo de meses en toda la provincia; y, sobretodo el patético espectáculo dado por ambas administraciones y sus partidos con disputas dialécticas con el fin único de ralentizar el inicio de obras y evitar así el consiguiente desembolso de partidas específicas por ambas partes. La Concepción no da para más y esa imagen desembalsando a todo motor en la pasada primavera lo resumió a la perfección. No dejemos que se repita.