Inicio Mi MálagaCF Que se vayan todos

Que se vayan todos

0
Compartir

La afición malaguista ha dictado sentencia. Su juicio, inapelable. Quiere que se vayan todos: el propietario, el entrenador y los futbolistas. Pero tampoco nos olvidemos del director deportivo. Un florero más en este Málaga de Segunda. Cierto es que, históricamente, la afición malaguista sólo protesta cuando ve el barco hundido, aquí no pasa como en Valencia o Sevilla; pero parece que progresa adecuadamente y poco a poco se va volviendo más exigente.  Pues bien, ni con Nuestro Padre Jesús Cautivo por las calles de la ciudad, el MalagaCF ha sido capaz de ganar. Dicen que es más fácil despedir a una persona que a veintidós, por esta razón el entrenador del Málaga no puede seguir ni un minuto más dirigiendo el banquillo malaguista. Debería ser cesado en las próximas horas, pero en este club tan pésimamente dirigido nunca se sabe. ¿Por qué hay que despedir a Juan Ramón López Muñiz? Por los siguientes motivos:

  1. Por su cuota de responsabilidad en la configuración de esta plantilla, y más recientemente por haber avalado el fichaje de Seleznov en el mercado de invierno.
  2. Por ser uno de los entrenadores más cobardes a la hora de plantear los partidos de todas las categorías del fútbol español. Se le conoce en Málaga y en todas las ciudades por las que ha pasado. Entrenador de Segunda, no apto para Primera. Cuando el Levante tomó la decisión de prescindir de sus servicios la pasada campaña, el equipo salvó la categoría con holgura.
  3. Porque con Muñiz nunca son titulares los mejores futbolistas que tiene en plantilla. Ya le pasó hace 12 años con Sandro, ídolo de la afición malaguista; y esta temporada le ha pasado con Ontiveros y Mula. Ninguno de los dos canteranos ha sido titular indiscutible, el primero desapareció del once sin que se sepa el porqué, y luego reapareció en Córdoba, cuando se dio cuenta de que lo necesitaba. Y respecto al segundo, jugador revelación la temporada pasada en el Tenerife con 5 goles en su haber, estuvo a punto de ser traspasado este verano poco antes de comenzar la liga. Una vez comenzada, tampoco partía de titular en el once inicial, y tras superar la lesión que le ha tenido en el dique seco bastantes semanas, ha seguido siendo suplente dos meses más, a pesar de estar recuperado. A Muñiz no le gusta Mula. Está claro. En el partido de hoy, el canterano ha demostrado la calidad que tiene en sus botas, tanto cuando conduce el balón como cuando tiene que golpearlo. La conexión Ontiveros-Mula, de banda a banda, ha sido de lo mejor de la tarde. Tres fortísimos disparos de Mula desde fuera del área han estado a punto de convertirse en gol. En toda la temporada no hemos visto disparar a puerta de esa forma. Llevamos mes y medio preguntando por el canterano Mula desde las páginas de BlogMálaga. No entendíamos que no recuperara la titularidad o disputase más minutos. Hoy ha sido titular porque el entrenador se ha visto obligado por las sanciones, y ha cuajado un buen partido. Junto con Ontiveros y Cifuentes, de los mejores.
  4. Como consecuencia de lo anterior, hemos de deducir que los caprichos del técnico con respecto determinados futbolistas ha perjudicado enormemente al Málaga en la presente temporada. La suplencia de Cifuentes tampoco la entiende la grada. Hoy ha demostrado lo gran profesional que es. Todo el mundo lo ve, menos el técnico. Debemos destacar que la plantilla del Málaga es muy limitada en cuanto a calidad futbolística, pero la actuación del técnico no ha sido positiva en cuanto a saber extraer lo mejor de la misma.
  5. Muñiz también debe ser destituido por empecinarse en un sistema de juego que se ha demostrado inoperante. La cabezonería de insistir con el “trivote” en el centro del campo ha terminado por tumbar al equipo. Si el 4-4-2 de principios de temporada le mantuvo en puestos de ascenso directo gracias a la fortaleza defensiva, en estos momentos, ni siquiera en este aspecto destaca el equipo. Paradójicamente ha dejado de ser solvente en defensa cuando ha amontonado más futbolistas en la medular, ya sea Adrián-Keidi-N’Diaye o Adrián-Erik Morán-Lacen, lo cual demuestra que no se defiende mejor por situar a tantos futbolistas de carácter defensivo en el centro del campo. Jugando con un solo delantero en casa, Muñiz ha tirado por la borda todo el primer tiempo del partido contra el Extremadura. Un equipo que tiene dificultades de cara al gol ha de aprovechar al máximo la primera media hora de juego. Cuando ha querido rectificar en el descanso, lo hace con el equipo a medio gas debido al esfuerzo del primer tiempo. Resumiendo: el once del segundo tiempo debió ser titular, y no desperdiciar 45 minutos con Erik Morán en el centro del campo estorbándose con Lacen en labores de contención-creación.
  6. Y por último, cabe destituir al técnico porque el único objetivo del equipo era el ascenso de categoría. Si en Primera el Málaga siempre lucha por no descender, en Segunda se impone el ascenso; y el técnico no está cumpliendo con dicho objetivo. Al término de esta jornada podría acabar fuera de los puestos de liguilla. Las cosas no se pueden hacer peor de lo que se están haciendo. El Málaga no tiene nada que perder cambiando de técnico, ya que el equipo no va a descender a Segunda B. Urge por tanto buscar una reacción desde el banquillo, la contratación de un entrenador con experiencia que sepa sacar de esta plantilla lo poco positivo que tiene y que les imprima el carácter neceario para afrontar los playoff.

Despedir a Caminero. Porque para configurar la plantilla que se ha configurado no se necesita a ningún director deportivo. Y por permitir que tres futbolistas que podrían haber sido interesantes para este Málaga se marcharan al comienzo de temporada: Recio, Iturra y En-Nesyri. No se entiende que el marroquí, que apenas había demostrado nada en fútbol, pero se intuía su potencial, al menos, para Segunda, haya sido traspasado cuando ha debido ser el buque insignia del ascenso. La responsabilidad del director deportivo en fichajes como Boularhoud, Renato Santos y de otros de perfil similar es clara.

Que se vaya el Sheik: También debería irse el jeque AlThani. No se puede pretender dirigir un club de fútbol sin solvencia económica ni deseo de hacerlo crecer deportivamente. Los grandes empresarios ganan dinero invirtiendo en Bolsa o haciendo crecer a sus empresas, aunque sean pizzerías, no vendiendo canteranos del Málaga. Este señor no sólo ha vendido a los grandes futbolistas que en su día contrató –los Isco, Cazorla, Toulalán-, sino que ha esquilmado la cantera del Málaga. Ha convertido a nuestra cantera en un caladero de futbolistas para el Getafe, Leganés o Eibar; una auténtica desvergüenza y humillación para esta afición. Mal futuro se atisba como no se ascienda debido a la reducción de ingresos por televisiones y a una cantera sin grandes futbolistas que puedan ayudar en un hipotético ascenso. Y en medio de todo, el traspaso de Harper por un millón y medio de euros. El propietario dirá que más vale pájaro en mano que un ciento volando, máxime cuando no se sabe a ciencia cierta en manos de quién va a estar la gestión deportiva y económica del club la próxima temporada.

Despedir a la plantilla. No procede. Nunca he entendido los cánticos en contra de los futbolistas llamándole mercenarios. Los futbolistas no son responsables de que los contraten. El error o la mala planificación es de quién contrata, no de los jugadores. Muchos hacen lo que saben hacer que no es mucho. Si la calidad de algunos no se corresponde a lo que se ha pagado por ellos, la responsabilidad es del club, no de los profesionales. 







Compartir
Malagueño y malaguista. Feliz de ocupar este rinconcito de BlogMálaga. Me gusta Internet y me encanta la libertad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.