Inicio Mi MálagaCF Otro empate del Málaga, para mayor gloria de su técnico (1-1)

Otro empate del Málaga, para mayor gloria de su técnico (1-1)

0
Compartir

Cuando los objetivos no se cumplen, los primeros en ser despedidos son los entrenadores. Bien lo sabe Machín, ex entrenador del Sevilla, que esta semana ha sido despedido porque su equipo ha sido eliminado de la Europa League. Es la diferencia entre un club exigente y otro que no lo es. La diferencia entre una afición exigente y otra que solo manifiesta su malestar cuando todo está perdido.

Esta temporada el Málaga tiene un único objetivo, por presupuesto y por importancia de su ciudad: el ascenso. Pero ni hay plantilla para ascender ni entrenador que sepa sacar lo mejor de los mimbres que tiene. Lástima de las primera seis jornadas de liga, que nos parecieron un espejismo. Todos veíamos al Málaga en Primera en el primer tercio de liga, a pesar de que tenía dificultades para cerrar los partidos. Los que no somos conformistas sabíamos que algo fallaba, pero no imaginábamos que el equipo, en el mes de marzo, iba a jugar un fútbol tan mediocre. Menos mal que, al menos, hay plantilla no perder la categoría. Hemos conocido tiempos peores, en los que el Málaga luchaba por no descender a Segunda B. Ha llovido mucho y mejor no recordarlo.

El partido en Soria ha sido horroroso por parte del Málaga. Unos jugadores que no salen completamente revolucionados desde el vestuario no merecen vestir esta camiseta, y también en esto tiene responsabilidad su entrenador. No transmite ambición, y la única que demuestra el equipo es cuando va con el marcador en contra. El Málaga sólo busca la portería contraria cuando va perdiendo. Mientras gana por la mínima o empata, se conforma con mantener el resultado. El miedo a no perder atenaza mentalmente a este equipo, fruto de la forma de entender el fútbol que inspira su técnico. Llega un momento que hasta la afición da por bueno el empate, porque es mejor que perder. Pero mientras el equipo no se cansa de firmar tablas en cada partido, los de cabeza van abriendo brecha. Esta plantilla necesita de alguien que le inculque el hambre por ganar. No es normal que un equipo que aspira a ascender esté encerrado en su área en el minuto 80 de cada partido. Es el rival el que debe sufrir el acoso del Málaga, y no al revés. Siempre nos conformamos con empatar.

Empeñado en el trivote

El partido en Soria ha sido más de lo mismo. El técnico malaguista sigue empeñado en su “trivote” preferido en el centro del campo: Keidi, Adrián y N’Diaye. Pero tendrá que analizar los puntos que el Málaga lleva conseguidos desde que ha adoptado este sistema de juego. Si no impera la soberbia a la hora de hacer estos planteamientos, tendrá que advertir que el equipo no funciona. Uno de los tres sobra, y no creo que sea Adrián o N’Diaye. Con esto no quiero decir que Keidi no sea un futbolista aprovechable, pero desde luego, no en esa posición ni acompañando a los citados compañeros de demarcación.

Unos cambios acertados, otros no

Muñiz ha acertado en el cambio de Iván Alejo por Mula, y no porque Mula haya estado mal, sino porque el tiempo de inactividad lo requería. Sigo pensando que Mula ha de tener sitio en este equipo, por la calidad que atesora y por la capacidad de pisar área contraria, como así ha demostrado en otro equipo. Con respecto a los otros cambios, hay cosas que cuesta entender. ¿Cómo es posible que Seleznov haya jugado todo el partido y que Harper se haya caído de la convocatoria?  ¿Estaba lesionado? Una delantera compuesta por Harper y Blanco en el segundo tiempo habría sido un buen revulsivo. Respecto a Keidi, se puede entender su sustitución. Si vas perdiendo hay que sacar del terreno de juego a futbolistas defensivos, pero no se entiende que el canterano Hugo disfrute de algunos minutos y no lo haga por Renato Santos, por ejemplo. El segundo tiempo de Iván Alejo ha sido aceptable, el único refuerzo invernal que está demostrando algo positivo. 

Unos refuerzos que no llegaron

Si el Málaga tuviese un proyecto serio para ascender, en el mercado invernal se hubiese puesto remedio a las carencias de este equipo. Pero el descontrol en la parcela directiva no inspira confianza. Los destinos del club pasan por el juzgado, y en tales circunstancias, que el Málaga ostente la posición que ostenta en la tabla parece un privilegio. No sabemos qué sucederá en los dos próximos meses de competición, y ojalá el equipo pueda dar lo máximo que lleva dentro,  que no es mucho, pero ya hay aficionados resignados a que este puede ser un año de transición. Mantenerse en Segunda no parece poco dada las dificultades por la que atraviesa el club a nivel directivo y técnico.

Federico Ricca, un  “goleador” tapado

Debemos destacar la aportación de Ricca y su compromiso con la elástica malaguista. Es un futbolista de club, que cumple en defensa y siempre genera peligro cuando se suma al ataque en las jugadas a balón parado. 

Munir, un portero de Primera

Me atrevo a afirmar que Munir es de los pocos futbolistas del Málaga que haría un buen papel en Primera División. El Málaga ocupa el lugar que ocupa en estos momentos gracias a intervenciones providenciales de su guardameta. Buen fichaje. De los pocos que merecen ser destacados. 

La próxima semana esperamos un duro encuentro ante el Nástic de Tarragona, y con muchas bajas en la equipo. Como el fútbol a veces depara sorpresas, no vamos a dar por perdido el partido antes de jugarlo. No es la primera vez que se gana un partido cuando se cernían los peores presagios. Confiemos en la victoria.







Compartir
Malagueño y malaguista. Feliz de ocupar este rinconcito de BlogMálaga. Me gusta Internet y me encanta la libertad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.