Que no te líen, Dani Rovira

2

Dani, que no te líen. De malagueño a malagueño, sin conocerte, pero que no te líen. Tú has conseguido gran relevancia en los últimos tiempos, y lo has logrado con tu esfuerzo y con tu sentido del humor.

Te has hecho un hueco en el corazón de muchos españoles. No necesitas politizar tus intervenciones para hacerlo bien. Tú jamás necesitarás vivir del presupuesto ni de la subvención a la cultura, porque aquellos que tienen ingenio, y destacan sobre los demás, no lo necesitan. Los que saben llenar cines y teatros, no lo necesitan. Sólo necesitan de la subvención a la cultura los mediocres, aquellos que llevan toda una vida haciendo un tipo de cine que nadie ve. Aquellos cobardes que no son capaces de someter sus producciones a las leyes del mercado, porque saben que en el fondo, su cine casposo y politizado, ya no vende, porque el público español se cansó hace años de ver siempre los mismos argumentos, películas de postguerra donde los malos son siempre los curas,  los falangistas  y Franco, sobretodo Franco, el dictador sin el cual no saben vivir porque lo necesitan continuamente para reivindicarse.

No caigas en la trampa, Dani Rovira, te lo dice un malagueño que no tiene el placer de conocerte, pero que admira tu sentido del humor y tu ingenio. Sigue los pasos de Antonio Banderas, el cual, aún con sus ideas, es lo suficientemente inteligente como para no mezclarse con la fauna cultural española.

No hagas caso de Antonio Resines, Dani, que acaba de decir que la cultura ha de ser una cuestión de Estado. Como si nos fuese la vida en ello. También el otro día, Enrique Cerezo, presidente del Atlético de Madrid, reclamaba más ayuda para su negocio, que es el cine. Por lo que se ve, estos se consideran españoles de primera, porque si cualquier español va a la quiebra con su negocio, no encuentra ningún tipo de ayuda estatal que le pueda reflotar. Y aquí tenemos que estar toda una vida manteniendo y reflotando a los que no se lo merecen. Porque por lo que se ve, en este país existe también otra casta, la casta de la cultura, que está por encima de las demás. Una casta que no quiere pagar el 21% de IVA cuando todo hijo de vecino lo tiene que pagar. Pero en el fondo, representan una cultura de élite, porque existe otra, más humilde y que trabaja día a día en muchas ciudades de España, que no encuentran el mismo calor estatal que tienen los de siempre.

En fin, Dani, que me lo pasé muy bien con tus palabras cargadas de malagueñismo hacia Tim Robbins y Juliette Binoche, pero en lo referente a las indirectas y críticas políticas, creo que yerras. Ni te interesa ni te conviene, porque entre otras cosas, no tienes que hacer mérito ante nadie. Eres superior a muchos.







2 COMENTARIOS

  1. Haces un retrato desactualizado y lleno de prejuicios de lo que es hoy en día el cine español. El cine español en el que participa ahora Dani Rovira y que estaba presente en esta edición de los Goya dista mucho del que describes. Teniendo esto en cuenta, poco se puede salvar de este artículo, pero continuaré.

    Hoy en día se hacen películas diferentes que piensan más en el público y el entretenimiento que en una visión puramente artística. Justo lo que pides. Y esas películas, en este país, necesitan de las subvenciones. No hay película que se ruede sin esta ayuda, así que sin ellas, no tendríamos ni siquiera este conato de industria.

    Las necesitan los buenos y los malos. Y si los buenos hacen como Antonio Banderas, se van a Hollywood. Creo que preferirías que Dani se quedase por aquí en lugar de irse a hacer las Américas, ¿no?

    Y por último, una cosa que es de perogrullo. El IVA no lo paga esa casta cultural de la que hablas. La paga, precisamente, “todo hijo de vecino” cuando va al cine.

    • Gracias por dar su opinión, Antonio Buch. Aunque no fuese muy preciso en mi escrito en lo concierne al IVA cultural, la mayoría de los lectores habrán entendido el sentido en el que me refiería al asunto. De sobra sé que el mundo de la cultura lo que reclama es que al ciudadano le salga más económico consumir cultura. Pero yo no estoy de acuerdo. No considero justo que por consumir cultura haya que pagar menos IVA que para otras cosas; aunque también soy de los que defiende que contra menos carga impositiva para los ciudadanos, mejor.
      Por otro lado, el cine español se ha de preguntar a qué se debe su crisis, algo mitigada en los últimos tiempos. En vez de reflexionar sobre el tipo de cine tan cansino que llevan haciendo desde hace décadas -aunque algo ha mejorado en los últimos tiempos en lo que a argumentos se refiere-, sólo se limitan a pedir privilegios y subvenciones. Me consta también que hay cine de mayor y de menor calidad. Y está claro que el tipo de cine que hace Dani Rovira es de peor calidad pero muy del gusto de los españoles. Igual que las películas que hace Santiago Segura o las que hacía Alfredo Landa en el tardofanquismo. Y eso también cuenta. Al fin y al cabo, el cine también es entretenimiento. Y hasta en EEUU se hacen películas mejores y peores.
      Pero también hay directores que haciendo otro tipo de cine de mayor “calidad” saben llenar las salas. ¿No ha sido el caso de películas como la Isla Mínima o el Niño? Pues claro que sí. Hay directores que saben llenar las salas de cine, y a los que el IVA de las entradas les ha de importar poco. Dejemos que el público dicte sentencia. Y los que sean buenos para hacer cine y ganar dinero con él, que lo hagan, que se sometan al mercado. Y los que no, que se dediquen a otra cosa, pero que no pidan más subvenciones.
      Ernesto García

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.