Inicio Mi MálagaCF Malaguismo en vena

Malaguismo en vena

0
Compartir

La aciaga derrota del Málaga anoche dejó una cosa clara: el malaguismo está más vivo que nunca

Ver lágrimas rodando en la caras de Adrián, Mula, Munir y demás, mientras la afición anima a más no poder tras un duro varapalo, deja claro que esta afición es (somos) la más grande del mundo. Ya lo han (hemos) demostrado durante muchos años. Sienten (sentimos) a un escudo, a un equipo, a unos colores que portan (portamos) orgullosos en nuestro torso. ESO es el malaguismo, todo un ejemplo a seguir para quien sienta los colores de otras ciudades, que ni me molestaré en nombrar, y cosa que jamás llegaré a entender.

Todos teníamos la esperanza de que íbamos a subir a la categoría de oro del fútbol español, pero no pudo ser. Una liguilla de playoff un tanto “rara”, ha permitido que el sexto clasificado acabe con nuestras esperanzas e ilusión de volver a primera a pesar de ser nosotros los terceros en la clasificación. 

Hago mías las palabras del ex-míster Muñiz: la segunda división es muy dura, todos los partidos son difíciles. Y así ha sido. Todos van cuchillo en boca buscando desesperadamente sacar cuello del fango de la categoría de plata.

Lo positivo de todo esto, de lo que pasó anoche, es que el malaguismo ha salido reforzado. Ya lo decía Víctor Sánchez del Amo en la rueda de prensa: el matrimonio creado entre el equipo y la afición sienta cátedra para que este equipo pueda hacer cosas muy grandes. Es la base para construir un equipo sólido, con esperanzas y con un gran futuro.

Queda claro que del Amo no es solamente un entrenador, o un míster, como quieran ustedes llamarlo, es todo un psicólogo que ha cambiado la mentalidad de un equipo que no era capaz de ofrecer fútbol vistoso, ofensivo, ilusionante, de calidad, como el que hemos visto los últimos dos meses, tanto en la bombonera como en los partidos fuera de casa.

La próxima temporada seguiremos en la segunda categoría del fútbol español, pero nuestros corazones rebosarán malaguismo todos los días e iremos a nuestro estadio con la misma ilusión, las mismas ganas de animar y con el corazón puesto en cada partido. Es lo que tiene el malaguismo por tradición, somos sufridores. Siempre lo hemos sido, pero nunca abandonamos a nuestro equipo, ni en los buenos ni en los malos momentos. Los años de Champions quedaron atrás. Pero que nadie dude que volveremos, algún día, lejano o cercano, pero volveremos. El malaguismo se lo merece.

Gracias Víctor, gracias equipo, gracias afición, gracias malaguismo… Ahora más que nunca: ¡¡¡TE QUIERO MÁLAGA!!!







Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.