Los enfermeros del Código Ictus convocan huelga el 31 de octubre

0
La Dirección del Hospital Regional de Málaga no ha propuesto solución alguna a las pésimas condiciones laborales de los enfermeros del Código Ictus, por lo que realizarán 5 paros previos a la huelga definitiva convocada para el próximo 31 de octubre

La Dirección de Enfermería rompió desde principios de septiembre, de forma unilateral y sin consenso alguno, el acuerdo que recogía las condiciones laborales de los enfermeros de la Unidad del Código Ictus y radiología vascular. Provocando un gran perjuicio económico en las retribuciones de dichos enfermeros, la reducción de un enfermero del equipo que atiende al código ictus, y las múltiples repercusiones sufriendo en su vida laboral y familiar. Al mismo tiempo paradójicamente abren una nueva sala para intervenciones y tienen previsto abrir un Hospital de Día, todo ello como consecuencia del importante crecimiento de las intervenciones de esta unidad.

Inicialmente, los trabajadores realizaron una propuesta de pacto donde tendían la mano a la Dirección, para no tener que llegar a la huelga. Esta propuesta está centrada en mejorar sus pésimas retribuciones y poder disfrutar de sus salientes de guardia como reivindicaciones principales.

El día 8 de octubre la Dirección del Hospital entrega a SATSE la respuesta oficial a la propuesta de pacto de los trabajadores. Dicho documento, sorprendentemente, no contempla ni una sola propuesta digna de mención, ni tampoco acepta ninguna de las propuestas realizadas por los trabajadores, siendo un documento vacío de contenido y que se limita paradójicamente a agradecer la labor que realizan, mostrando un importante grado de desfachatez. Entienden desde SATSE Málaga, por tanto, por la nula predisposición a debatir los puntos, que nunca han querido llegar a ningún tipo de acuerdo, y por consiguiente que no les preocupa lo más mínimo que desaparezca el equipo de Ictus, ni las consecuencias que acarrearía para la población de Málaga.

Los trabajadores se ven empujados por tanto a convocar una Huelga para intentar solucionar, lo que a día de hoy es un conflicto laboral abierto, convocando a través de SATSE dos paros semanales hasta acabar con la huelga el 31 de Octubre.

La Dirección del HR está comprometiendo seriamente uno de los pilares asistenciales tan fundamentales como la atención al Código Ictus, ya que este genera limitación funcional entre las personas que no fallecen, lo que se traduce en una importante fragilidad y empeoramiento del estatus vital de la persona debido al incremento del riesgo de infarto de miocardio y cerebral, así como al progresivo deterioro cognitivo, que genera un grado variable de dependencia y alteraciones en su entorno familiar y social. Además hay que subrayar que es la 1ª causa de muerte en mujeres (la 2ª causa de muerte de la población) y la 1ª causa de discapacidad grave en la edad adulta según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Para SATSE, lamentablemente, la política asistencial del SAS se está caracterizando por el menosprecio a la Enfermería. A esto hay que unirle una Dirección del Hospital que en el tiempo que lleva ha demostrado, en los que a los problemas de Enfermería se refiere, una bochornosa dejadez e incompetencia, que en la práctica, este suponiendo que hayan creado un descontento generalizado, incluso de los miembros de su propio equipo, que no hayan solucionado ni un solo problema, ni nuevo ni antiguo y por contra hayan generado con su actitud y sus acciones, un sinfín de conflictos nuevos. Entre ambos están llevando de nuevo a la Enfermería a siglos pasados.

SATSE respalda y subscribe cada una de las peticiones de estos profesionales altamente cualificados y formados, que se sienten desamparados y desmotivados, contrariamente a lo recogido en el plan andaluz de Ictus. Sufriendo la incapacidad de poder conciliar su vida profesional y familiar, ya que estos profesionales cubren dos jornadas complementarias durante las 24 horas atendiendo urgencias sin poder disfrutar sus descansos correspondientes junto con las prolongaciones de jornada, muestran numéricamente hablando que VIVEN EN EL HOSPITAL. Dejándoles como única salida, la de abandonar su unidad tras demostrar su pasión por el cuidado de sus pacientes durante muchos años de experiencia y su gran esfuerzo en la formación tan específica de dicha unidad. Esto pondría en jaque la atención del código ictus, ya que el tiempo estimado en formar un nuevo equipo sería de un año, no pudiéndose garantizar la seguridad de los pacientes con las consecuencias inmediatas que se producirían en las secuelas de los pacientes, tal y como dice el SAS en su plan de ictus, “EL TIEMPO ES CEREBRO”.







DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.