El Lazio conquista el Costa del Sol

0

La copa se fue para Roma, la Lazio justo vencedor del Costa del Sol

El primer choque de la temporada se saldó con un resultado adverso, un Trofeo Costa del Sol que en esta XXXIII edición parecía tener todos los alicientes de un buen espectáculo, cosa que así fue. Los pupilos de Michel salieron con el puñal entre los dientes, ejerciendo presión a los defensas transalpinos cuando intentaban sacar el balón jugado desde su zaga. Fueron muchos los balones recuperados por los malaguistas y todo parecía que, al menos en lo que se estaba vendo al comenzó de la primera mitad, el resultado, por fin, iba a acompañarnos, tras una pretemporada absolutamente aciaga donde, ni tan siquiera, se empató un solo partido. Las líneas estaban bien juntas, teníamos un buen control de balón y una visión de juego más que aceptable, y en una de esas jugadas llegó un balón a Jony que se plantó solo en el área italiana pero le sobró el último toque para acomodar el esférico, un defensa viniendo desde atrás le quitó la pelota cuando debió chutar antes. Pero al menos se veía una buena posición sobre el campo y otras caras.

Y tras ello a los pocos minutos, Rosales en una internada por su carril derecho, al llegar casi a línea de fondo, centra y Borja le quita un gol casi cantado a Jony, el nuevo delantero remató alto de cabeza, tal vez un poco de entendimiento hubiera dado lugar al primer guarismo en el marcador a favor de los dueños del terreno.



La Lazio es un equipo bien plantado, saben a lo que juegan y sobre todo con una nómina de jugadores dignos de cualquier equipo de los punteros. Con un alto nivel de juego y con muchos internacionales en sus filas, caso del mismísimo Inmobile. Y para muestra un botón. Tras un fallo de Baysse, de los pocos del partido que hizo el francés, Keita dispara fortísimo pero Roberto estaba bien plantado.

Los casi 10.000 asistentes a La Rosaleda comenzaban a ver buen juego en los blanquiazules, que estrenaban por primera vez en casa la nueva equipación, agradecer a los que estamos arriba del todo, en las gradas, y nunca mejor dicho –reubicación de los pupitres de prensa, en la última fila de Tribuna delante de las cabinas- ya que con la anterior camiseta era bastante difícil poder ver los dorsales incluso a los propios jugadores. Al menos con la espalda en azul y números en blanco, algo mejor se ve. Y como decíamos, la afición estaba disfrutando de un buen choque, a la espera de gritar ese gol que parecía que se estaba acercando.

Pero un disparo de Parolo que con dificultad Roberto desvió a córner, puso en alma en un vilo a los que estaban en las gradas. El saque de esquina se saldó con un disparo de Marusic al que el cancerbero malaguista ataja con uno de los llamados “paradones”. Muy buena pinta el nuevo arquero local.

Y en uno de los acercamientos más peligrosos del encuentro, Adrian se queda solo ante Strakosha y en un remate en plancha con casi toda la portería a su favor, lo cabecea a las manos del portero italiano. Y a los pocos minutos, Recio controla con el pecho un balón dentro del área italiana, el esférico se le va un poco alto y un defensa in extremis le impide marcar un gol casi cantado en las gradas.

La primera mitad se saldó con un juego rápido, vistoso y con muy buenas maneras. Los que estábamos allí congregados esperábamos la guinda del gol malaguista.

Y comenzó la segunda mitad. Michel no efectuó cambios a la salida, lo dejó para más adelante y la salida era prácticamente como acabo el primer tramo del partido, ejerciendo presión y robando balones, pero sin resultado positivo.

En esas idas y venidas, el míster local efectuó tres cambios de una tacada, dando paso a Keko, En-Nesyri y Juanpi y mas tarde, también de golpe a los restantes, Cifu, Diego González que debutó con la camisola blanquiazul, Mikel Villanueva, del que aun no se sabe si se irá definitivamente al Cádiz, Alex Robles, Juanpi, Keko, Cecchini al que apenas se le pudo ver nada, claro está que es la primera toma de contacto con el fútbol español, Chory Castro y José Carlos

Y fue a los 10minutos de la segunda mitad, cuando Inmobile le ganó las espaldas a Juankar  que mirando al línea esperaba que levantase el banderín, pero el delantero italiano no estaba en fuera de juego, y el balón acabó, en una picada a Roberto, en el fondo de las mallas.

Fue en ese momento cuando el oficio de los italianos ejerció la labor de control del partido, y los malaguistas con muchos canteranos y jugadores poco rodados, iban tras el balón con más corazón que cabeza. La presión que se ejercía pasó  un segundo nivel, pues las líneas de los visitantes estaban bien cerradas y apenas se veía rendijas por donde colar el balón. Un tiro de Rosales, escorado a la izquierda, que dio en la base el poste derecho, un par de amagos de En Nesyri… y poco más.

No hay que restar un ápice a lo entretenido del choque, ni a la justa victoria de los italianos, pero confiemos que la mejora en el juego trascienda a una mejor puntería, claro está, si los balones le llegan a los delanteros. Quizás ese fue el punto de inflexión por el cual el Málaga no se llevo su 11º Trofeo Costa del Sol a las vitrinas de Martirícos.

0-1, la hermosísima copa se va a Roma, y aquí esperaremos a ver si ganamos en Granada o en el Carranza… o mejor, el 21 frente al Eibar, eso sí que ya comienza a puntuar.