Las nuevas declaraciones del Sheik Al Thani

0

En la línea de progresar adecuadamente, el jeque del Málaga ha concedido una entrevista al decano de la prensa malagueña. Después de cinco años al frente del Málaga CF, el presidente empieza a darse cuenta de cómo funcionan las cosas en nuestra ciudad, en qué consiste esto del fútbol, en qué medios ha de hablar y qué frases ha de decir para ganar la indulgencia de la mayoría. ¿Y qué nos ha dicho el señor Al Thani desde la concentración del equipo en Holanda? Pues lo fundamental ha sido que no debe invertir dinero de su propio bolsillo, sino buscar el propio crecimiento del club. Esta afirmación no dista mucho de la forma de proceder de todas las directivas que ha tenido el Málaga desde tiempo inmemorial. Pero a esta frase se le podrían hacer la siguiente objeción: ¿Cómo consigue un club crecer deportiva y económicamente si previamente no hay inversión privada? ¿Cómo puede una empresa obtener beneficios si antes no ha invertido? Lo curioso es que él lo hizo al principio -y en gran medida, además-; y los resultados no tardaron en llegar, pero como esa inversión no se mantuvo en el tiempo, el Málaga no llegó a alcanzar el estatus de los grandes equipos de Europa, ni a nivel de ingresos ni de gastos.

No sabemos a ciencia cierta –aunque lo intuimos- las circunstancias por las que el club cambió de política en 2013, pero me cuesta creer que lo hiciera porque el proyecto no iba a ser viable dada la inversión realizada, o que la caída se haya debido a la misma –mención aparte merece el dinero dilapidado en fichajes infumables o en sueldos estratosféricos-. Hay equipos que han mantenido durante años un nivel alto de inversión, se han convertido en grandes de Europa, y hoy en día obtienen beneficios y crecimiento continuado, como es el caso del Chelsea. Su propietario apostó fuerte desde el principio, y con el tiempo, el equipo inglés se convirtió en un club auto-suficiente y de elevado nivel competitivo.



Desde 2013 hasta ahora el Málaga CF ha sufrido un proceso severo de desinversión que ha conllevado su saneamiento económico –equilibrado de cuentas-. Si a ello unimos los nuevos e importantes ingresos que este año obtendrá en conceptos televisivos –más de 60 millones de euros-, se entiende perfectamente la ilusión que está suscitando el Málaga en los hijos del jeque. Nayef  ya habla de crecer “paso a paso”, en mejorar cada año en la tabla clasificatoria; y en eso ha consistido el modesto logro de los dos últimos años, en mejorar un puesto a pesar de la brutal desinversión.

Pero en la planificación de la próxima temporada se ha producido un cambio sustancial. Es la primera vez en la historia del Málaga  –excepto en la primera etapa de Antonio Asensio y en la del jeque- en la que se advierte que el club busca dar un salto de calidad en la Primera División del fútbol español.

En 2016 se ha cambiado la forma de proceder, y la directiva ha estimado que nuestra fórmula no debe ser la del Chelsea, Manchester City o PSG; sino la de otros equipos de fácil homologación en nuestro país, caso del Sevilla FC, Villarreal o Atlético de Madrid.

¿Hemos de valorar la nueva política seguida por el Málaga? Por supuesto que sí, porque bien podría ser distinta, o más bien similar a la de los años precedentes, de continua desinversión y recogida de beneficios. Lo que no parece de recibo es que el club no tenga libertad plena para poder completar la plantilla porque al señor Tebas le parezca oportuno fijar un tope de gasto a los modestos de la Liga. ¿Y si alguno quiere dejar de serlo? ¿Por qué no puede? ¿No tiene Málaga potencial para coquetear con los grandes del fútbol español? Lo tiene, y algunos lo saben, por eso nos quieren cortar las alas.

Hay otro aspecto llamativo de las declaraciones del jeque, cuando ha reconocido haber rechazado ofertas de compra del club por parte de inversores chinos. Supongo que lo habrá hecho porque tiene el convencimiento de que el Málaga este año puede hacer mejor papel en la categoría que aquellos clubes en los que han entrado inversores chinos. Es lo que todos deseamos. En eso consiste la ilusión renovada de la afición.



DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí