La Policía Local de Málaga desmantela un taller clandestino de falsificación de prendas

0

Policías locales del Grupo de Investigación y Protección (GIP) han localizado y precintando un total de  10.971 plantillas con pegatinas transfer de reconocidas marcas, 105 prendas o complementos ya falsificados, y dos máquinas de impresión

Efectivos del GIP de la Policía Local de Málaga han localizado un taller clandestino dedicado a la distribución de prendas de ropa y mochilas a las que adherían pegatinas transfer de marcas registradas para su falsificación.

Los hechos tuvieron lugar a partir de las 13:00 horas del pasado martes 24 de abril en un establecimiento comercial sito en calle Esteban Salazar Chapela, donde, en primera instancia, los policías locales pudieron observar un perchero en el que había camisetas sin marca junto con otras con marcas presumiblemente falsificadas impresas.

Asimismo, los agentes divisaron varias láminas de papel siliconado con pegatinas transfer de marcas registradas adheridas, destinadas a ser fijadas sobre prendas de ropa u otros productos para dejarlas selladas de forma definitiva.

Ante los hechos, los policías locales procedieron a la identificación del propietario de la nave, un ciudadano extranjero de 49 años de edad, que, preguntado, negó que hubiese más camisetas o prendas falsificadas en el establecimiento.

Localizan y precintan 10.971 pegatinas y 105 prendas o complementos

Pese a ello y ante las evidencias, los agentes del GIP de la Policía Local de Málaga comenzaron a inspeccionar el local, localizando varias cajas que contenían láminas de pegatinas transfer de reconocidas marcas, pudiendo contabilizar un total de 10.971 plantillas. Junto a ellas, también había un total de 105 productos, la mayoría de ellos textiles, que ya habían sido falsificados, quedando tanto las plantillas como los productos precintados en el local en calidad depósito.

Precinto de dos máquinas de impresión y el taller clandestino

Además, los agentes también encontraron una máquina de impresión completamente nueva, que fue igualmente precintada en su caja, así como el lugar en el que se hallaba el taller clandestino, en el que había otra máquina de impresión con la que se adherían las plantillas en los productos, procediendo también al precinto puerta de acceso al mismo.

Presunto delito contra la propiedad industrial

Por todo lo expuesto, al propietario y responsable del comercio se le levantó acta de denuncia por no tener en el establecimiento la licencia de apertura y por la venta y suministro de productos falsificados, así como acta de información de derechos a persona investigada no detenida por su presunta participación en un delito contra la propiedad industrial, de lo que se dio conocimiento a la autoridad judicial.

Las pesquisas policiales indican que el taller desmantelado, además de vendedor era también distribuidor de productos falsificados a otros establecimientos comerciales.