La Policía Local desmantela un grupo que usaba a niños para hurtar

0


Policías locales de paisano llevaron a cabo una sigilosa vigilancia a raíz de la cual pudieron percatarse de cómo utilizaban a un niño de 12 años para sustraer un teléfono móvil del interior de la mochila de una turista española

  • Al parecer, los de mayor edad utilizaban a los niños sabedores de que estaban en el punto de mira de los agentes con motivo de sus múltiples antecedentes, sobre todo por hurto al descuido en la zona de playas
  • Además, una vez en dependencias policiales, los individuos amenazaron con “darle una paliza que no veas” a los niños por “haberse chivateado”, así como se mostraron indiferentes con la detención, manifestando a los agentes que “iban a seguir robando ellos” y que “no les importaba que los cogiesen otra vez”

Efectivos de la Policía Local de Málaga han detenido a dos individuos naturales y vecinos de Málaga, uno de ellos menor de 17 años de edad y el otro de 20, como presuntos autores de un delito de hurto agravado al que se le suma un presunto delito de amenazas a menores de edad. Además, un tercer individuo implicado en los hechos ha sido plenamente identificado por los agentes.

Dispositivo de Seguridad de Playas 2018



Los hechos tuvieron lugar a partir de las 18:00 horas de la tarde de ayer, martes 3 julio, en la playa de La Malagueta, colindante con el paseo marítimo Ciudad de Melilla, donde una dotación de la Policía Local de Málaga cuyos agentes prestaban servicio de paisano dentro del Dispositivo de Seguridad de Playas 2018, se percató de la presencia de varios individuos a los que conocían por su amplio historial delictivo, sobre todo relacionado con los hurtos al descuido en playas.

Sigiloso seguimiento de más de una hora y media

Los policías locales comenzaron a realizar una sigilosa vigilancia a una distancia prudencial para no ser detectados, observando como varios integrantes del grupo, compuesto por un total de seis varones, eran niños, así como que todos recorrían una y otra vez el paseo marítimo desde el espigón hasta la altura del paseo marítimo Pablo Ruiz Picasso, quedándose siempre los tres de mayor edad en el muro que delimitaba la zona de playa, mientras que los niños se adentraban en la arena y se acercaban hacía el lugar en el que se encontraban las pertenencias de los bañistas, aprovechando que estos estuviesen dándose un baño o descuidados por cualquier otro motivo.

Sorprendidos in fraganti

Tras observar algunos intentos que realizaron sin éxito, los agentes lograron percatarse de cómo los tres individuos de mayor edad le hacían indicaciones a los niños para que se dirigiesen hacia unas toallas cuyos propietarios no se encontraban cerca de las mismas, acercándose estos hasta una mochila que había sobre una de las toallas y tras hurgar en el interior, uno de los menores, concretamente de 12 años de edad, sacó un teléfono móvil y salió corriendo hacia el lugar en el que se encontraban los de mayor edad.

Ante este hecho, los policías locales de paisano, junto con una unidad uniformada que se encontraba en las proximidades en apoyo, procedieron a interceptar a todos los implicados en los hechos, comprobando que los tres niños tenían edades comprendidas entre los 11 y los 15 años, mientras que los de mayor edad que los instaban a sustraer objetos se encontraban en la franja de edad de 17 a 22.

Móvil recuperado y devuelto a su propietaria

Una vez recuperado el teléfono móvil sustraído, la propietaria se acercó hasta los agentes, que le hicieron entrega del mismo en calidad de depósito haciéndole saber que podría ser requerido por la autoridad judicial, manifestando la víctima, una turista de 21 años y nacionalidad española, vecina de Almendralejo (Ciudad Real), que permanecería en Málaga hasta el próximo domingo 8 de julio, así como su intención de presentar denuncia con motivo de la sustracción, valorando el terminal en unos 200 euros.

Niños trasladados a sus casas y entregados a sus padres

Los tres niños implicados en los hechos fueron trasladados por los agentes hasta sus respectivos domicilios, haciendo entrega de los mismos a alguno de sus padres, a los que se les informó de los hechos acaecidos.

Delito de hurto agravado

Con respecto al resto, el de mayor edad se marchó tras ser plenamente identificado, quedando constancia en las ulteriores diligencias policiales de su implicación en los hechos, mientras que los otros dos, que se encontraban totalmente indocumentados, fueron trasladados a dependencias policiales para ser plenamente identificados, quedando detenidos como presuntos autores de un delito de hurto con conducta agravada, ya que las pesquisas policiales llevaron a los agentes a corroborar que utilizaban a los pequeños para perpetrar los hurtos, parece ser que debido a que eran sabedores de que estaban siendo seguidos de cerca por los agentes con motivo de sus múltiples antecedentes.

“Vamos a seguir robando, no nos importa que nos cojáis”

Ya en dependencias de la Comisaría Provincial del Cuerpo Nacional de Policía, tras ser informados de los motivos de su detención y justo antes de acceder a los calabozos, uno de los individuos manifestó espontáneamente a los policías locales: “los niños se han chivateado, cuando los cojamos le vamos a dar una paliza que no veas, no me importa que venga el padre o quien sea”, añadiendo además “ahora vamos a seguir robando nosotros, ya no nos importa que nos cojáis otra vez”.

Penas previstas

El artículo 235 del Código Penal recoge, entre otros puntos, que el hurto “será castigado con la pena de prisión de uno a tres años cuando se utilice a menores de dieciséis años para la comisión del delito”.

Asimismo, a pesar de que la cuantía de lo sustraído no excedía de los 400 euros, el artículo 234 asevera que “se impondrá una pena de multa de uno a tres meses si la cuantía de lo sustraído no excediese de 400 euros, salvo si concurriese alguna de las circunstancias del artículo 235”.

Caso aparte es el del menor de 17 años detenido, ya que el Código Penal prevé que los menores de edad comprendidos entre los 14 y los 18 años que cometan un hecho delictivo responderán penalmente conforme a las previsiones establecidas en la Ley de Responsabilidad Penal de los Menores.