La Patrona comienza sus actos

0
FOTOS: Fran García / Rafael J. Gómez / BM

En la tarde de ayer sábado, Santa María de la Victoria abandonó temporalmente su Santuario para que Málaga la visite en el primer templo de la ciudad con motivo de su 150 aniversario como Patrona de la Diócesis y el 75º de su Coronación Canónica.

Resultaba extraño que una tarde de Mayo a las 5’30 de la tarde, Santa María de la Victoria saliera desde su Basílica hacía la Catedral, cuando Málaga tenía por costumbre verla hacer ese recorrido en la mañana dominical de finales de Agosto.

Pero este año es especial.

Se conmemora que hace ya 150 años fue declarada Patrona de la Diócesis Malacitana y el 75 aniversario de su Coronación Canónica, y la Hermandad de Santa María de la Victoria quiso comenzar estos actos con una salida muy especial desde su sede victoriana. Saludando y bendiciendo a su barrio, que se volcó una y otra vez con Ella. A su paso por la Cofradía del Monte Calvario con petalada incluida (una de las muchas que hubo), y al comienzo de las Lagunillas con el recibimiento de la Hermandad del Rocío Coronada que alfombró el paso de la Patrona con una alfombra de romero.

Las Lagunillas fue clave en el paso, por primera vez en la historia de la Patrona por este enclave. Petaladas, vítores, multitud de seguidores, fue la tónica habitual de la marcha de la procesión por este enclave con tantísimo sabor malagueño.

Multitud de personas se apiñaban para ver la hermosura de la Reina de Málaga a su paso por lo poco que queda en esta ciudad con sabor a tiempos pasados. Gente de todas las edades se apresuraban a verla, pero fue en esos momentos cuando el sentimiento se hacía mucho más patente, pues la vecina de la Victoria pasaba por sus estrechas callejas.

Todo era pura emoción, y todo ello se podía reflejar en el futuro de un amor a la Patrona en la imagen de uno de los Hombres de Trono inculcando desde casi recién nacida, a su hija Rocío, que ayudaba al padre a soportar el peso de los varales. Una imagen que encogió el corazón de todos los que allí estaban.

Conforme iba avanzando el cortejo procesional, el gentío se hacía más y más grande, porque uno de los puntos álgidos de la tarde primaveral estaba a punto de aparecer. Desde uno de los balcones de una de las calles más cofrades de Málaga, el del bordador malagueño Sebastián Marchante, Cobertizo del Conde, no en vano en ese enclave se encontraba el taller del imaginero Juan Vargas, creador de la talla del Cristo de la Columna, el Cristo de los Gitanos, y hasta hace muy poco el del joven imaginero Juan Vega, la asociación Cofrades Malagueños le tenía preparada una petalada a la Virgen, aunque nadie se esperaba que fuera de tal magnitud. Con la marcha “María Santísima del Amparo” del compositor malagueño José Antonio Molero, y a sones de malagueñas, los más de 5 minutos y medio que dura esta marcha, fue una lluvia de miles y miles de pétalos hacia la Patrona. Nadie quería perderse este momento. La emoción hizo que corriera más de una lagrima por las mejillas de los allí concentrados, Ni los toques de campana de los mayordomos hicieron mella en los portadores que no querían dejar de mecer ni bajar a la Virgen de la Victoria. Acabó la marcha y de nuevo comenzó a sonar porque parecía querer quedarse allí para siempre la Señora de Málaga. Hay veces que es prácticamente inenarrable poder contar lo allí acontecido, pero una imagen, en este casos un vídeo del perfil de las redes de la Hermandad vale más que todas las palabras del mundo…

La Patrona de Málaga abandona el Barrio de la Victoria en dirección a la Santa Iglesia Catedral.Ella nos invita a visitarla en el primer templo de la Diócesis.

Posted by Cofradía del Rocío on Saturday, 28 April 2018

Avanzaba la procesión camino del Teatro Cervantes cuando la Cofradía de la Sentencia quiso rendirle pleitesía al lado de su casa-hermandad en calle los Frailes.

Carcer, Casapalma, Plaza de Uncibay… No se cabía por las calles del centro de la ciudad.

La añeja “curva del águila” fue testigo de una maniobra perfecta para encarar calle Echegaray. San Agustín era un hervidero y no digamos Santa María y la subida de la rampa al Patio de las Cadenas de la Santa Iglesia Catedral Basílica. Rozaba las 9 de la noche cuando la Patrona entraba en las naves catedralicias para esperar la visita de todos los que quiera ir a verla hasta el próximo 26 de Mayo cuando volverá a salir por las calles céntricas de Málaga para abrir la Magna en homenaje a sus aniversarios.

Es muy difícil narrar lo acaecido en la tarde de ayer para este humilde servidor que les escribe, no en vano tuve el honor de portar, de nuevo, sobre mis hombros a la Patrona. Desde estas líneas invito a todos nuestros lectores que vayan a verla a la Catedral, no podrán tener otra nueva oportunidad de verla cara a cara en el primer Tempo de la Ciudad en un año tan especial.