La finalización del tramo El Perchel–Guadalmedina comenzarán a final de julio

0

La Agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía ha firmado hoy el contrato con la empresa Acciona / Sando para el inicio de estos trabajos

Las obras para la terminación del tramo Renfe – Guadalmedina del metro de Málaga impulsadas por la Consejería de Fomento y Vivienda comenzarán el día 31 de julio, una vez se ha firmado el contrato con la empresa adjudicataria Acciona / Sando. Dicho contrato se ha suscrito hoy por la directora gerente de la Agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía, Belén Gualda, y el representante de la UTE Acciona / Sando, Eduardo Caroselli, una vez ha finalizado el plazo de 15 días hábiles para la interposición de recursos, sin haber recibido disconformidad alguna al respecto en la sede de la Agencia de Obra Pública.

Las obras, que tendrán una duración de 19 meses y medio y con una inversión de 27,69 millones de euros, incluyen tanto las unidades pendientes de ejecutar del anterior contrato en lo referente a obra civil, como la terminación de las intervenciones arqueológicas asociadas a la obra. Ya se han concluido los trabajos previos para la ejecución de las obras, como la colocación de las barreras de seguridad de los desvíos de tráfico, así como las primeras labores de asistencia técnica de las obras.



El nivel de ejecución de esta obra, antes de su suspensión en septiembre de 2015, alcanzaba el 65%, incluyendo ya en dicho porcentaje el proyecto modificado. Igualmente, las actuaciones de intervención arqueológica y apeo de la muralla Nazarí descubierta durante las excavaciones en Callejones del Perchel, arrojaban un nivel de terminación del 72%, que ahora se completarán en el marco del nuevo contrato.

El tramo Renfe-Guadalmedina, que consta de 713 metros de longitud lineal y una estación, denominada Guadalmedina, localizada en la Plaza Manuel Alcántara, se desarrolla íntegramente en subterráneo. Su principal complejidad, al margen de los hallazgos arqueológicos de la muralla Nazarí, catalogada como Bien de Interés Cultural (BIC), reside en que en su trazado confluyen las dos líneas del Metro de Málaga, por lo que la Estación Guadalmedina consta de tres niveles de profundidad: el primer nivel acoge el vestíbulo y los niveles -2 y -3 albergan los andenes y vías de ambas líneas, con el mismo diseño que el Intercambiador de El Perchel, que posibilita el trasbordo de usuarios entre las dos líneas en un mismo nivel.

La terminación de las obras del tramo Renfe-Guadalmedina tienen una gran relevancia para la culminación de la red, pues este tramo da continuidad a las líneas 1 y 2 en servicio, y entronca con las extensiones de ambas líneas hasta el centro histórico (tramo Guadalmedina-Atarazanas) y la zona norte (prolongación hasta el Hospital Civil), que configuran la red pactada en 2013.

Las líneas 1 y 2 del Metro de Málaga en explotación comercial (hasta el intercambiador El Perchel-María Zambrano) registraron en 2017 un nuevo récord de demanda de viajeros, superando los 5,7 millones de usuarios transportados. En concreto, Metro de Málaga transportó 5.746.420 pasajeros el pasado año, cifra que equivale a un crecimiento interanual en términos relativos de casi el 10%.