La AUGC denuncia que la Comandancia de Melilla ignora la amenaza terrorista yihadista

0


La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) ha emitido hoy un comunicado donde  denuncia que la Comandancia de Melilla ignora la amenaza terrorista yihadista, por lo que reproducimos su nota de prensa:

“Nos encontramos en nivel de alerta 4, ante una amenaza evidente e impredecible. Melilla es una de las ciudades donde más detenidos se han registrado vinculados al terrorismo yihadista, al igual que en provincias limítrofes con Melilla de territorio marroquí. Este mismo martes, 14 personas fueron detenidas en Marruecos.



No se pretende alarmar a la sociedad pero cada día es más cotidiano observar a efectivos policiales con chalecos antibalas y extremando las medidas de autoprotección al igual que se vigilan con más asiduidad los puntos más vulnerables y que podrían ser objetivo de un posible ataque terrorista. Es una amenaza que afecta al mundo occidental y que casi a diario vemos noticias relacionadas con esta barbarie en los medios de comunicación.

Pero mientras en todo el país se extreman las medidas de seguridad y autoprotección, en Melilla la Guardia Civil no sólo las pasa por alto, sino que se disminuye hasta extremos irrisorios.

La Comandancia de la Guardia Civil de Melilla donde se encuentran las dependencias oficiales, vehículos y armamento, además de cerca de 200 familias que habitan en los pabellones oficiales se encuentra custodiada por Guardias Civiles sin pistola. Guardias Civiles sin ningún tipo de armamento que ante una posible amenaza no pueden hacer otra cosa que “rezar” para que el daño sea el menor posible.
  
Cuando un guardia civil causa baja psicológica, ya sea por estrés, ansiedad,…. según los protocolos existentes en este tipo de bajas le es retirada su arma reglamentaria. Una vez que recibe el alta médica para el servicio activo debe ser evaluado por el servicio de psicología de la Guardia Civil para volvérsela a adjudicar . Entre el alta médica y la nueva adjudicación de su arma transcurre alrededor de un mes o en algunos casos más. En dicho período de tiempo el guardia civil podrá realizar cometidos que no impliquen el portar armas, como pueden ser servicios de mantenimiento de material, burocráticos,.. . Eso conlleva que para nada pueden realizar servicios de seguridad.

En Melilla se ha tomado por costumbre que a los efectivos que aun no se les ha adjudicado el arma realicen servicio de seguridad del acuartelamiento. No nos encontramos ante un hecho puntual, sino que es habitual y se actúa siempre de la misma manera.

Increíble pero cierto, pero el colofón a tan brillante idea la pudimos comprobar recientemente cuando “todos” los efectivos encargados de la seguridad del acuartelamiento, con sus vehículos, con su armamento y con  sus 200 familias se encontraban sin ningún tipo de arma, y para más inri incluso en turnos de noche. Hecho que también se está volviendo habitual y que se está realizando con demasiada asiduidad.

Al parecer para la comandancia de la guardia civil de Melilla es más importante la custodia de la vivienda del Excmo. Sr Delegado del Gobierno que la vigilancia de las viviendas de 200 guardias civiles y sus familias, incluido todo el material operativo de la comandancia.  ¿Qué diría el Sr. Delegado del Gobierno si los guardias encargados de su seguridad estuviesen sin ningún tipo de arma?

Las cosas no pasan hasta que pasan. Hay cosas inevitables y otras que se pueden evitar,  pero lo que es obvio es que esto es una negligencia en toda regla, una falta total de la observancia de las medidas de seguridad y una incompetencia escandalosa por parte del encargado de nombrar el servicio. Pero además a todo esto se une el hecho de que estamos hablando de guardias civiles aun pendientes de evaluar por el servicio de psicología de la guardia civil y a los que se les adjudica la vigilancia de toda una comandancia.

La Comandancia de la Guardia Civil de Melilla se ríe de las instrucciones impartidas por el Ministerio del Interior, se ríe del nivel de alerta 4, y se ríe de los Guardias civiles de Melilla y sus familias, a las cuales confina su seguridad a meros observadores que en caso de agresión sólo se pueden dedicar a “dar tortazos”. Una temeridad que podría resultarle muy cara en caso de una posible amenaza.

Desde la Asociación Unificada de Guardias Civiles sólo esperamos equivocarnos en esta ocasión y que no suceda ninguna desgracia, pues hace unos años solicitábamos un protocolo de actuación en el vallado fronterizo para dar cobertura jurídica a los guardias civiles en la lucha contra la inmigración irregular, el cual se nos negó e incluso se nos criticó alegando que no era necesario, y posteriormente nos tuvieron que dar la razón modificando incluso la Ley de Seguridad Ciudadana, no sin antes resultar imputados 8 guardias civiles por su actuación en la valla tras cumplir las órdenes de sus superiores.

Aunque en esta ocasión por suerte se ha archivado provisionalmente la causa, el dolor y sufrimiento de esos guardias al tener que sentarse en el banquillo de los acusados al igual que de sus familias es irreparable, siendo ellos las víctimas de esta dejadez por parte de la Administración.

Esperemos que en esta ocasión se tomen las medidas oportunas y se solucione esta situación de inmediato, pues no queremos ninguna víctima por esta dejadez de la comandancia de la guardia civil de Melilla.”





DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí