Inicio Mi MálagaCF La arenga a la afición no dio resultado (0-0)

La arenga a la afición no dio resultado (0-0)

0
Compartir




La afición no mete los goles, los meten los futbolistas. Pretender culpabilizar a la afición de los males deportivos del club siempre ha sido una tentación al alcance de las Juntas  Directivas del Málaga y de sus respectivos cuerpos técnicos. Siempre queriendo echar balones fuera en cuanto a su responsabilidad con respecto a la gestión económica y deportiva de la entidad. La baja afluencia de público a La Rosaleda en los últimos tiempos sólo tienen una explicación: los horarios endemoniados que la Liga de fútbol Profesional establece en pleno invierno y la escasa apuesta futbolística de este equipo, liderado por un entrenador al que le encantan los planteamientos ultradefensivos.

El técnico malaguista, cuando arenga a la afición en rueda de prensa, no debería olvidar que el Getafe está a dos puntos de la Liga de Campeones, con menos abonados que el Málaga y con la mitad de público en sus gradas. A los clubes los hacen grandes sus dirigentes, no sus aficiones. Y con la mejor intención posible, el presidente Ángel Torres lleva años apostando por el club de su tierra, con errores y aciertos, cosa que en Málaga jamás hemos vivido. Y mientras algunos clubes dan el salto de calidad y se refuerzan convenientemente, caso del Betis la temporada pasada, otros se dedican a traspasar a sus mejores activos para hundirse en el pozo de la Segunda. Mientras En-Nesyri mete los goles de tres en tres y Rosales de dos en dos; aquí tenemos que conformarnos con lo que tenemos, y lo que tenemos es responsabilidad del presidente del club, del director deportivo y del entrenador. Así que deberiamos quejarnos menos y poner más carne en el asador para hacer un buen cesto con los mimbres que hay. ¿Y qué mimbres hay? los que nos han dejado. Y mientras el Málaga tendrá que hacer encajes de bolillos para ascender, la mayoría de ex-malaguistas que abandonaron este club en los últimos tres años, están destacando en sus respectivos equipos. ¿Tiene la afición culpa de esta circunstancia?

¿De quién es culpa que el Málaga tenga tres delanteros de características similares, con mucha corpulencia, escasa cintura, poca velocidad y encima sobrepeso, como es el caso del último fichaje ofensivo del mercado invernal? ¿Es culpa de la afición que no tengamos un hombre gol que destaque en la tabla de pichichis de Segunda? ¿Tiene la afición alguna responsabilidad en no tengamos un delantero que destaque por su velocidad o capacidad de regate, a excepción del eterno lesionado Koné? Porque esa es otra, el tema de las lesiones o las circuntancias en que se ficha a determinados futbolistas, que también sería motivo de análisis pormenorizado.  

¿De quién es culpa que hoy el Málaga salga a jugar en casa con tres pivotes de corte defensivo en el centro del campo –Keidi, Erik Morán y N’Diaye-, estorbándose los unos a los otros, y un solo punta arriba? ¿Es culpa de la afición que Adrián haya jugado en banda cuando jamás lo hemos visto en esa posición? Aún así, ha acudido a su cita semanal con el gol, por mucho que sus detractores lo lamenten. 

¿De qué ha jugado N’Diaye? ¿Media punta ofensivo? ¿Pivote defensivo? Porque no ha destacado en ninguna de las dos facetas. 

¿Es culpable la escasa afluencia de público a La Rosaleda de que Mula, jugador revelación de la temporada pasada en Segunda, al conseguir con el CD Tenerife  5 goles y otras tantas asistencias, en la segunda vuelta del campeonato, de que todavía no haya gozado ni de 10 minutos tras su recuperación?

¿Tiene culpa la afición de que jamás se produzcan  cambios tácticos que vayan más allá del hombre por hombre en determinada posición? ¿O de que Ontiveros haya desaparecido paulatinamente del equipo, de empezar siendo titular pasar a revulsivo, y ya, ni siquiera eso? Sí, sí, ya sabemos la irregularidad de Ontiveros en cuanto a su implicación y la tendencia a evadirse; pero no ayuda en nada no darle continuidad a un futbolista cuando mejor está. Y el canterano no ha gozado de continuidad en ningún momento de esta temporada, ni cuando mejor lo estaba haciendo.

Evidentemente no todo es negativo. Se ven cosas positivas en futbolistas como Iván Alejo y Erik Morán, pero si el centro del campo dejara de estar sobrecargado con tres pivotes y se volviera al doble pivote, a lo mejor Keidi no terminaría desquiciado como ha terminado.

El empate cosechado por el Málaga frente a la UD Las Palmas se antoja insuficiente. El equipo genera muchas dudas. Es evidente que hay margen de mejora y que al menos dos de las adquisiciones en el mercado invernal apuntan buenas maneras -Erik Morán e Iván Alejo-. Varias veces hemos visto al Málaga ascender, pero todos eran mejores que este Málaga. No hay ni un futbolista en la plantilla que se pueda considerar franquicia, capacitado para echarse el equipo a sus espaldas. Y si lo hubiera, mucho me temo que alguien le cortaría las alas, aquel sólo valora la parcela defensiva de un futbolista, y muy poco la vocación ofensiva ni la creatividad. 

Y ahora le podemos echar la culpa al colegiado, que sin duda hoy nos ha perjudicado muchísimo, pero hace años dejé de culpar exclusivamente a los árbitros de nuestras desgracias. Al final de liga lo mismo dan que quitan, y siempre que el Málaga ha ascendido, nadie ha recordado lo que un día le quitaron.






Compartir
Malagueño y malaguista. Feliz de ocupar este rinconcito de BlogMálaga. Me gusta Internet y me encanta la libertad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.