Inicio Noticias de Málaga Capital Investigado un hombre por maltratar a un perro enfermo que acabó muriendo

Investigado un hombre por maltratar a un perro enfermo que acabó muriendo

0
Compartir
Posteriormente se pudo saber que el animal sufría una enfermedad grave cuya dolencia le impedía moverse, siendo, presuntamente, arrastrado con una cuerda amarrada al cuello y pateado por su tenedor para que lo hiciera a lo largo de unos 400 metros

Efectivos de la Policía Local de Málaga han identificado a un hombre de 54 años de edad como presunto autor de un delito de maltrato animal.

Los hechos tuvieron lugar en el pasado mes de marzo, cuando la Sala 092 de la Policía Local de Málaga fue alertada de que un hombre estaba maltratando a un perro.

Una dotación de zona se personó con premura en el lugar, concretamente la avenida Jane Bowles, observando los policías locales que había un grupo de personas alrededor de un perro de raza pastor alemán, ya que, al parecer, el hombre que lo llevaba lo hacía tirando de él con una cuerda de forma que lo ahogaba, así como propinándole patadas, encontrándose el can exhausto en el suelo sin poder moverse, llevando, presuntamente, dicha acción a cabo a lo largo de unos 400 metros.

Los policías locales contactaron con sus compañeros del Grupo de Protección de la Naturaleza (GRUPRONA) del propio cuerpo policial, los cuales, una vez en el lugar, ante los hechos detallados y el mal estado de salud que presentaba el perro, tomaron la determinación de hacerse cargo del mismo tras identificarlo mediante microchip, levantando acta de incautación y depósito del animal.

Acto seguido, los agentes del GRUPRONA procedieron a requerir los servicios de recogida de animales de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Málaga, que se personaron en el lugar y se hicieron cargo del can, decidiendo trasladarlo a una clínica veterinaria con la que tienen concertada la asistencia urgente ante su crítico estado de salud.

El perro, que contaba con tres años y 9 meses de vida, quedó ingresado en la clínica veterinaria, donde fue explorado determinándose que padecía una enfermedad grave denominada síndrome de dilatación-torsión gástrica, por la que tuvo que ser operado de urgencia, siendo intervenido con éxito, aunque no pudo superar el postquirúrgico y falleció tras entrar en parada cardiaca, no pudiendo ser reanimado.

Preguntados por los policías locales del GRUPRONA en la posterior investigación de los hechos, los especialistas manifestaron que a su juicio no existía relación causa-efecto entre las circunstancias del presunto maltrato y la dolencia que finalmente provocó su muerte, si no, más bien, la actitud del animal de tumbarse estaba motivada porque la dolencia le impedía moverse, ya que el dolor lo bloqueaba.

Al día siguiente, los policías locales procedieron a informar al propietario del animal de las circunstancia acaecidas, así como al tenedor del mismo en el momento de los hechos de sus derechos como investigado no detenido por un presunto delito de maltrato animal, levantándole, a su vez, acta de denuncia administrativa que fue remitida a la Conserjería del Gobierno de la Junta de Andalucía, quedando supeditada a resolución judicial.

Comenta con Facebook

comments