Humanizando a… Arturo Díez Boscovich

0


Una sección en la que se verá el lado más humano de los personajes más destacados del panorama actual que han nacido en nuestra provincia, o viven en ella.

Hoy, Arturo Díez Boscovich, músico y compositor.

11156150_10205644386422592_2980799779845114637_n



(Foto: Sonia Frías)

Arturo Díez Boscovich, Málaga. 8 de Mayo de 1979.

¿Quién es Arturo Díez Boscovich?

¿Yo mismo lo tengo que decir? Madre mía… (risas), Arturo Díez es un músico malagueño, enamorado de su ciudad, enamorado de mi país además y con mucha ilusión, con mucha motivación para hacer cosas, soy una persona, como decirte… un poco hiperactiva en el trabajo, la verdad es que me encanta estar ocupado con mi mayor pasión que es la música, la música y el cine, las dos cosas.

 ¿Cómo cree que el público te define como persona y no como personaje?

Creo que soy una persona muy pasional, muy vehemente, creo que tengo buen sentido del humor e intento siempre empatizar, no solamente en el trabajo, sino también en mi vida personal con la gente que me rodea, y construir y motivar creo que es lo mas importante, sobre todo para mi profesión, el saber motivar a los demás para llegar al punto artístico que quiero conseguir.

¿Con qué rasgos defines a los que consideras tus amigos más cercanos?

El sentido del humor es lo que caracterizaría principalmente a la gente con la que me rodeo, me gusta mucho reírme, soy muy amigo de mis amigos también y me gusta mucho el contacto con la gente, hay algunos artistas a los que les gusta recluirse, que son más herméticos y a mi sin embargo me encanta relacionarme y me encanta el contacto con mis semejantes, es una cosa desde niño, desde siempre, soy una persona muy comunicativa y muy extrovertida.

¿Con qué te quedas hasta ahora de lo que llevas vivido?

Me quedo con todo, aunque ha supuesto un punto de inflexión en mi carrera pertenecer al musical Los Miserables, porque es uno de los espectáculos mas grandes en los que he formado parte y en el que sigo en la actualidad, digamos que artísticamente ha sido eso para mi uno de los puntales dentro de mi carrera

Y a colación de esto… ¿Qué le pides a la vida?

La vida ya me ha dado muchísimo, yo no le exijo nada al universo, creo que de alguna manera estoy recibiendo todo lo que yo siempre he intentado dar y no le pido nada, más que pedir le doy las gracias por todas las oportunidades y por todas las cosas buenas que me ha dado, que no solamente son artísticas, sino que también personales, porque al final el éxito no es tanto el profesional, sino el personal, tener a gente que te quiere, tengo un hijo maravilloso y estoy rodeado de la gente que me quiere mucho y ese es el mayor éxito que puede alcanzar un ser humano, y lo digo de corazón.

¿A qué personaje te hubiera gustado conocer?

Me hubiera gustado conocer más en profundidad a John Williams porque es uno de mis compositores favoritos, y tuve la oportunidad de verlo en Londres, pero había muchísima gente. Pude conseguir que me firmara el disco de E.T. el extraterrestre, pero no pude hablar con él, me hubiera gustado, aunque ya va a ser un poco difícil porque está muy mayor, pero como digo, es uno de mis compositores favoritos.

 ¿Actualmente tienes algún ídolo?

Dentro de la música, desde luego John Williams para mi es un referente, y luego a nivel, podríamos decir humanista, hay alguien que ha abanderado un mensaje que a mi me gusta mucho, que es el periodista Iker Jimenez que es una persona muy sensible, una persona que de algún modo intenta que la gente abra los ojos en muchos aspectos, habla de temas que los medios de comunicación, normalmente, no se atreven a tocar, y creo que , para mi, en la radio y la televisión es un referente total.

Un sitio donde te gusta vivir, te sientes relajado…

¡Hombre, yo en Málaga!  Me encanta mi ciudad, no estoy mucho últimamente, pero me entusiasma, me encanta, hay un ambiente maravilloso y el trato con la gente, esta ciudad que es maravillosa para vivir.

¿Con que calle te quedas?

Dentro de Málaga, una de las calles que más la representa y siempre me ha gustado mucho, es calle Larios, siempre que he entrado a esta calle desde la Alameda, da una idea de lo que es Málaga en solo una calle, se puede ver Málaga en solo una calle.

 ¿Tienes esa persona en la que te desahogas confiadamente?

Sí, claro que sí, tengo a mi pareja que es violinista, es músico también, es una persona en la que confío plenamente y que además me apoya en los momentos buenos y en los malos, realmente todo el mundo se da cuenta de la gente que te quiere en esos momentos de zozobra.

Y para finalizar ¿Qué le pides al mundo?

Vivimos en una época complicada, cualquier contemporáneo, a lo mejor,  podría decir esto ¿no? Y no sólo es una cosa de la actualidad, pero yo creo que el ser humano es bueno por naturaleza y creo que deberíamos, o al menos, intentar relacionarnos mas desde el cariño, desde el amor, desde el respeto, y creo que el mundo iría mejor. Es un pensamiento que se puede extender a cualquier grupo humano, a cualquier profesión… creo que el origen del ser humano es la bondad, pienso que por desgracia, por intereses económicos… porque el ser humano nace muy puro y por desgracia la sociedad que está manejada, la que está por encima de nosotros, nos lleva a querer enfrentarnos con nosotros mismos, somos marionetas de alguna manera de un sistema que, evidentemente, no funciona, y mi pensamiento hacia el mundo es que sepamos tener el alma de niño, que volvamos al origen de cuando nacimos, que éramos seres puros, que nos dejábamos impresionar por el arte, por el cariño, por el amor, esa sensación que se tiene cuando uno es adolescente, cuando nos enamoramos, ese entusiasmo hacia la vida, creo que es importante que nos planteemos volver a ese estado original, que de cualquier modo, es el estado puro del ser humano sin la influencia de la sociedad que nos acompaña, que por desgracia nos ha hecho lo que somos ahora.

11039135_10205644384222537_290286986762417622_n

(Foto: Sonia Frías)

Muchas gracias Arturo.



DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí