Fernando se deja querer

0


Málaga es mi casa y no me cierro puertas a volver, pero no he dicho que vaya a volver”, ha declarado el ex-presidente del Málaga Fernando Sanz. ¿Qué significado tienen estas palabras? Que el Málaga es la casa de Fernando, que no se cierra la puerta a volver, no ha dicho que vaya a volver; pero está loco por volver. Sólo está esperando que le ofrezcan volver. Y esto último, lo añade un servidor.

Que Fernando Sanz volviese a ser presidente del Málaga no desagradaría a gran parte de la afición. A mi tampoco, pero no olvidemos una cuestión fundamental: el Málaga, además de un gestor serio –y Fernando lo sería- lo que realmente necesita es un nuevo propietario, con solvencia económica y un proyecto serio para el club. Y dudo mucho que Fernando lo pueda ofrecer. De hecho, se vio obligado a vender el Málaga porque no lo podía ofrecer. Cosa distinta sería que los nuevos propietarios, en su desconocimiento sobre el mundo del fútbol, confiasen en Sanz la gestión de club, como en su día hizo Antonio Asensio con Fernando Puche; pero siempre que la inversión que el club necesita partiese del grupo propietario.



Este club lo que realmente necesita es desposeer al jeque de sus acciones -bastantes beneficios ha obtenido ya, además de las graves irregularidades que ha acumulado en su gestión-, y que nuevos propietarios puedan optar a dirigirlo. Y si hubiera más de un candidato, como parece ser que los hay, analizar el proyecto más serio, el más solvente y proceder a pública subasta. Parece ser que Bluebay está al acecho esperando acontecimientos y el potente grupo empresarial que ha contactado con los pequeños accionistas, también. El Málaga necesita urgentemente que alguien corra con los gastos de la deuda generada, unos 15 millones de euros, que bien podría ser el precio de venta del club, una vez el jeque sea desposeído totalmente de sus acciones.  

Sin embargo, a tenor de las declaraciones efectuadas en los últimos tiempos por algunas personas que estuvieron vinculadas al club en la etapa de proceso concursal, como es el caso de Daniel Pastor, mucho nos tememos que estén pretendiendo introducir al Málaga en concurso de acreedores, y que Fernando Sanz, con experiencia en esas lides, lo capitanee. No nos gusta esta opción, aunque entendemos que el administrador judicial debe andar preocupado buscando soluciones para el Málaga, y no tendrá claro a quién acudir ni cómo resolver el asunto. En lo referente al Málaga, la acción política de los últimos meses ha sido positiva. Parece que el alcalde se ha movido bien, pero no se debería dejar el Málaga al albur mientras no tenga un nuevo propietario que esté a la altura del club y de la ciudad. 

Un nuevo proceso concursal no es lo ideal, supondría miseria económica garantizada por cierto tiempo, ajustes salariales y traspaso de canteranos para cuadrar cuentas. En estas condiciones, ¿se podría armar un buen equipo y conseguir el ascenso? No digo que no. De hecho, en la etapa de Sanz, con mucho sufrimiento final, se consiguió, y una permanencia en Primera, in extremis, ante el Real Madrid, también. Pero no es lo mejor ni tenemos garantías de que la historia se vuelva a repetir. Sólo sería posible si se sabe fichar dentro de las estrecheces económicas y retener a los mejores canteranos. Pero esto no es fácil ni lo más factible.

Para subir a Primera se necesita un equipo de calidad, con un par de delanteros de nivel, y eso cuesta dinero. Además, habría que actuar en varios frentes, moverse bien en el mercado de Segunda, de Segunda B, contar con algún descarte o cesión interesante de Primera, más lo que puedan aportar los canteranos más punteros de la entidad. Para todo esto hace falta inversión económica, y no las limitaciones que la Liga establece para un club como el Málaga en pleno proceso concursal. 





DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí