Entrevista a Alex Atienza, Responsable de la Unidad Canina de la Policía Local de Málaga

0
Unidad Canina de la Policía Local de Málaga

La Unidad Canina de la Policía Local de Málaga, adscrita al GOA (Grupo Operativo de Apoyo) es un valiosísimo elemento para la detección de estupefacientes y otros elementos de seguridad ciudadana

Alex Atienza es el Responsable de la Unidad Canina de la Policía Local de Málaga, que se ocupa de la seguridad y la detección de sustancias estupefacientes mediante el uso de perros policía.

Fotografía: Cristóbal Rodriguez. BlogMálaga

Alex ha llevado lo que podríamos denominar como ‘una vida de perros’: lleva 21 años tratándolos, enseñándolos, aprendiendo y repartiendo su conocimiento adquirido al propio tiempo. Antes de ser policía, trabajaba en una escuela de adiestramiento, la de Curro Castillo, con la que presentaron, hace quince años, el proyecto para crear esta unidad canina de la que hoy es responsable. En aquel momento, al concejal electo, no debió interesarle mucho la idea porque no hizo lo más mínimo para ponerla en marcha, ni siquiera requerirle más información. Lo presentaron cada año, hasta pensar que nunca saldría adelante. 

Fotografía: Cristóbal Rodriguez. BlogMálaga

De repente, tras unas elecciones municipales, unos días después de conocerse el resultado, recibió la llamada de Julio Andrade, concejal recién electo, que inmediatamente se interesó por poner en marcha la creación de esta unidad canina. Le dio una cita para el día siguiente y ahí se gestó la puesta en marcha inmediata de la nueva Unidad Canina de la Policía Local de Málaga, a la que Andrade se dedicó con esmero y le dio un impulso importante.  Una sorpresa para todos.

Su sucesor en el cargo, Mario Cortés, sigue en esa línea de potenciarla y apoyarla, afortunadamente.

Su creación, hace unos seis años, coincide cronológicamente con la del GOA (Grupo Operativo de Apoyo) al que está adscrita y son una herramienta importante dentro del mismo. Lo componen alrededor de 60 policías a las órdenes de un subinspector y cinco oficiales.

BM.- ¿Cúal es la especialidad de estos perros?

AA.- Es de las primeras unidades, yo diría que la primera que utiliza perros “duales” es decir, son animales que desarrollan dos especialidades diferentes, con una pequeña particularidad, hacen seguridad e intervención, cualquier asunto relacionado con la seguridad y detección de sustancias estupefacientes en todos los ámbitos, menos directamente en personas.

La Guardia Civil y la Policía Nacional también disponen de Unidades Caninas muy bien dotadas en cuanto a perros y guías, especialistas en grandes alijos de droga y nosotros nos hemos especializado en el ‘menudeo’ de estupefacientes, en los controles de vehículos y en la vigilancia porque los perros son armas muy efectivas. Los agentes no tienen que buscar, ya se ocupan los perros de ésta labor que ejecutan a la perfección. Si no lo encuentran ellos, raramente lo haremos nosotros. Están verdaderamente entrenados para eso y el porcentaje de efectividad en la búsqueda es altísimo, con los mínimos márgenes de error tolerables.

Fotografía: Cristóbal Rodriguez. BlogMálaga

BM.- ¿Por qué no en personas?

AA.- Porque son perros que muerden de verdad, a la orden y ante cualquier reacción extraña de esas personas. Imagina a alguien que tuviera una mala reacción, bien porque esté ebria, porque le moleste la presencia del perro, porque le quiera agredir o simplemente porque reaccione mal al hecho de que se esté cacheando. Si tiene un comportamiento malo con el perro, éste es autónomo y le muerde. Por eso, hacemos búsquedas en vehículos, en establecimientos, en viviendas, en zonas abiertas, ajardinadas, en parques infantiles, donde sea, menos directamente en las personas.

Es lo que vienen haciendo todas las unidades de policía canina, porque es inviable que un perro adiestrado para morder, pueda estar sujeto al comportamiento de la persona a la que está inspeccionando.

Fotografía: Cristóbal Rodriguez. BlogMálaga

BM.- ¿El riesgo de mordida es alto entonces?

AA.- Sí, muy alto. Cuando, por ejemplo, intervenimos en la Feria de Málaga y encontramos un grupo de personas con una actitud violenta o desafiante, lo más fácil es que el perro, ante cualquier situación que se salga de lo normal, muerda para neutralizar la amenaza. No podemos permitirnos esto que, ante un simple cacheo, que probablemente generará únicamente en una sanción administrativa, el perro tenga una reacción desproporcionada. 

Por eso somos sumamente cuidadosos con las personas, tanto en grandes eventos como partidos de fútbol de alto riesgo, concentraciones multitudinarias de público a los que asistimos y hasta ahora, no hemos tenido ningún percance afortunadamente. 

Siempre patrullamos con los perros dotados de un bozal de impacto que lleva una chapa metálica en el frontal. Cuando la ocasión lo ha requerido, hemos retirado el bozal, pero únicamente con fines intimidatorios.

Fotografía: Cristóbal Rodriguez. BlogMálaga

BM.- ¿Cómo elegís la raza del perro?  ¿No valen todas?

AA.- No. Normalmente son de la raza pastor belga malinois y pastor alemán.

BM.- ¿Y por qué no otras?

AA.- Porque son las dos razas más polifacéticas que hoy podemos encontrar para desarrollar estas labores de seguridad y detección. Tenemos un perro de aguas también que lo usamos mucho para las exhibiciones porque es un gran detector de estupefacientes, pero no cumple la dualidad. No es un perro para dedicarlo a labores de seguridad. También tenemos otros perros de otras razas, pero ya te digo que sólo son verdaderamente útiles para la búsqueda de drogas.

Por eso, los perros que salen a patrullar, son los pastores alemanes y los belgas malinois siempre duales.

BM.- ¿Por qué deben cumplir esa dualidad?

AA.- Bueno, ahora el Ayuntamiento se está planteando adiestrar perros exclusivamente de detección de drogas en personas incluso, para que puedan trabajar en las puertas de los institutos, en los parques infantiles, en los colegios. Dejar al perro suelto para que pueda detectar a las personas que están pasando sustancias ilegales en estos sitios. Es posible, por tanto, que hagamos una ampliación de la unidad para cumplir este objetivo y dedicar dos perros exclusivamente a esta labor. Evidentemente con dos guías del cuerpo.

Fotografía: Cristóbal Rodriguez. BlogMálaga

BM.- Y dentro de estas razas… ¿cómo seleccionáis los ejemplares?

AA.- La selección es muy rigurosa. Puedo decirte que en los últimos seis años han pasado por la Unidad alrededor de cincuenta ejemplares. No todos valen finalmente. La primera selección es genética, que sus padres estén trabajando en buena línea, pero aun así hasta el año y medio o dos años, en el que el perro ha sido sometido a multitud de pruebas y está casi operativo, no sabes si valdrá o no para desarrollar esta labor.  Empezamos su entrenamiento prácticamente desde que nacen.  Pasan con nosotros muchas horas en los vehículos desde que tienen unos cuatro meses, saliendo a la calle en los servicios.  Tenemos que comprobar si toleran el sonido de cristales, del tumulto, de los tambores de Semana Santa, de la música con un volumen alto, de los cohetes, son tantas cosas… Si el perro falla, no lo forzamos, simplemente lo descalificamos y lo damos en adopción o le buscamos directamente un nuevo dueño.

Todos los perros tienen que superar unos cursos muy exigentes en mi escuela canina Alexcan, y el que no esté a la altura… no pasará a formar parte de la Unidad.

BM.- En cuanto a la seguridad, tan importante hoy en los tiempos que corren ¿Cuál es vuestro papel?

AA.- Pues ofrecemos seguridad de los eventos multitudinarios, en Navidad por ejemplo, que se produce una gran concentración de personas en el centro de la ciudad. Los perros son de gran ayuda para un eventual desalojo. En la Feria de Málaga, en ocasiones hemos tenido que desalojar alguna caseta por seguridad o por sospechas de que se servía alcohol o se suministraban sustancias a menores. 

Ante un enfrentamiento armado, el perro focaliza mucho de dónde proceden los disparos y es bastante efectivo en el desarme del sujeto que los produce.

Fotografía: Cristóbal Rodriguez. BlogMálaga

BM.- ¿Estos perros trabajan todos los días?

AA.- Sí. Cada día. De 7:00 a 8:00 de la mañana tanto el perro como su guía, salen a correr o a hacer sus ejercicios de salto, etc. Al regreso, se toman un pequeño descanso y enseguida, comenzamos los entrenamientos de su especialidad, ya sea seguridad o estupefacientes. Otro receso mientras se les asea y se les cepilla para que inicien su servicio en la calle. Una vez finalizado este, el perro no se queda aquí, sino que marcha a casa de su guía, para establecer un vínculo muy estrecho entre ambos.

BM.- Háblame de esa relación tan singular que tiene cada perro con su guía…

AA.- El perro tiene que ser parte de la familia de su guía. Debe ser uno más.

Tiene que compartir los días libres, los de trabajo e incluso irse con él de vacaciones si es que esto es posible. Es un animal y por lo tanto, necesita todo el cariño y la atención para que se cree un vínculo muy estrecho con su guía. Para éste, más que una profesión, debe ser una pasión, una forma de vida en la que en el perro tiene su sitio.

Fotografía: Cristóbal Rodriguez. BlogMálaga

Nos trasladamos con los perros a al Parque Hacienda Segovia, en Campanillas, donde la Unidad Canina nos hace una demostración de las actuaciones que llevan a cabo con normalidad. Allí conocemos a sus guías y a Urko, Nerón, Leo, Pirulo, Swart, Cholo y a su padre Robi, ya jubilado. Un perro que ha cumplido ya sus años de servicio en la Unidad, pero que conserva el talante y la obediencia debida para la que fue adiestrado.

En esta ubicación suelen actuar en las tardes-noches porque es una zona frecuentada por jóvenes que organizan aquí sus ‘botellones’ y donde se consumen también estupefacientes. La mera presencia de la Unidad ya les intimida pero, ante la presencia de los perros, esconden o tiran las sustancias, que los perros encuentran en apenas cinco minutos de inspección y detección, para evitar el consumo de alcohol o sustancias entre menores. Muy cerca hay un parque infantil. Para una agente sin perro inspeccionar 500 ó 600 metros cuadrados de superficie sería una labor ardua y con unas garantías de éxito limitadas, que los perros realizan con una evidente soltura. Detrás de esto, hay muchas horas de entrenamiento, los perros no nacen adiestrados.

Actúan bajo demanda vecinal y como éste, tienen en su agenda multitud de ‘puntos calientes’ distribuidos por toda Málaga. 

Fotografía: Cristóbal Rodriguez. BlogMálaga

Una vez allí y viendo la actuación de los perros, se me ocurren varias preguntas:

BM.- ¿El perro siempre va sujeto por su guía?

AA.- Sí. Por motivos de seguridad, como hemos comentado antes, aunque a veces va suelto. Depende de la intervención, pero normalmente si los soltamos, apartamos a un lado a las personas mientras se las cachea si procede y se las identifica y mientras el perro hace su trabajo con más independencia.  Raramente se acercará a las personas, porque se les entrena para eso ya que la reacción de éstas es impredecible y el perro puede llegar a morder.

Una de las pruebas que forman parte del entrenamiento de los perros consiste en la propia Unidad les coloca, en un lugar recóndito, una mínima cantidad de estupefacientes para su detección. Es sorprendente contemplar como en pocos minutos han peinado un área enorme hasta que llegan al escondrijo y allí, se colocan en posición de ‘marcaje’, sin retirar la nariz del sitio, absolutamente inmóviles y con el rabo en alto. Así permanecerán hasta que su guía le ofrezca su ‘recompensa’ por el trabajo bien hecho: Un rodillo o una pelota que le lanzan para que vaya a buscar, con los que han sido educados desde que inician su entrenamiento a los tres meses de edad.

Esto lo repiten varias veces, incluso metiendo una pequeñísima cantidad de droga en envases estancos y colocándolos entre en montículo poblado de yedra o en las ranuras de los asientos de piedra, como podremos ver en las imágenes. El resultado siempre es satisfactorio y el perro, localiza su objetivo.

Fotografía: Cristóbal Rodriguez. BlogMálaga

BM.- ¿Siempre hacen el mismo marcaje o hay varios tipos?

AA.- Sí, hay varios tipos, pero el que nosotros trabajamos con los perros es el denominado ‘fijo en punto’ que es traducción al español que la denominación que tiene la zona flamenca de Bélgica. Es un marcaje en el que nos garantizamos que el perro no rompa nada ni cause daños. Sólo avisa, pero no intenta acceder al objeto de su hallazgo, de esta manera, en la detección en vehículos el perro no araña la tapicería, ni toca la chapa o en viviendas, no lesiona las puertas u otros objetos. La idea es que no tengamos que atender reclamaciones por daños en nuestra actuación.

BM.- ¿Cuántos Ayuntamientos de la provincia de Málaga disponen de unidad canina?

AA.- En la provincia podemos contar con la unidad de Torremolinos, que es aún anterior en su creación a la nuestra. En este momento, por diversas razones, han disminuido el número de perros y se dedican exclusivamente a la detección de estupefacciones y en la actualidad cuentan prácticamente con el mismo número de animales que nosotros. También está Estepona con dos perros, Marbella con uno… Hay proyectos de creación en Benalmádena y Mijas, y Ronda tiene un perro en comisión de servicio. Creo que son las que te he comentado, si no recuerdo mal, aunque un buen número de municipios tienen mucho interés en crear su propia unidad canina, pero para eso hay que convencer a los políticos de su ayuntamiento de la gran utilidad de la unidad canina, del perro como herramienta para la labor policial.

No obstante, necesitan pasar una serie de cursos, tanto el policía guía como el perro. De la última convocatoria, de 64 iniciados, solo llegarán a al examen final, unos 22. Se trata de un curso de aprendizaje de una semana, trabajo sobre la materia en su propia localidad durante un mes y la presentación a un examen de esa etapa. Aquel que no lo supera, queda descartado, porque la idea es que cuando un perro salga a la calle, sea donde sea, cumpla los mínimos operativos, tanto él como su guía.

Fotografía: Cristóbal Rodriguez. BlogMálaga

BM.- Es un trabajo de gran responsabilidad, ¿no?

AA.- Cuando se trata de detección de sustancias ilegales, podemos permitirnos quizá, un pequeño porcentaje de error, pero cuando hablamos de seguridad es otro asunto. Una deficiente labor del perro puede producir que toda la unidad salga dañada ante un evento tumultuario que no podamos contener. Si hablamos de una acción en el rescate de personas, el perro no puede fallar. Son vidas las que están en juego y no es un tema baladí, como dos gramos más o menos de hachís que podamos intervenir. No podemos permitirnos ningún error y por eso los perros deben superar todas las pruebas y estar perfectamente preparados para acometer esa labor. No podemos dar vía libre al paso de máquinas excavadoras en un edificio colapsado en el que pueden haber personas sepultadas que no hemos detectado, o autorizar la entrada o manipulación de un vehículo que consideramos que según el trabajo del perro no contiene explosivos y que luego éste salte por los aires. Cero margen de error aquí sería lo ideal, de ahí la rigurosa selección de los perros.

Fotografía: Cristóbal Rodriguez. BlogMálaga

BM.- Volviendo a la búsqueda de estupefacientes, me surge una curiosidad. En un recinto que puede estar plagado de colillas de ‘porros’ ¿El perro no se distrae con esos olores?

AA.- No. El perro está perfectamente educado para descartar el olor de la drogas ante la mezcla con tabaco. A esto se les enseña y por esto se les premia, porque en recintos como el que comentas, terminaríamos por no encontrar nada y no acabaríamos nunca. Es una de las ‘asignaturas’ que les enseñamos.

Seguidamente asistimos a un entrenamiento de los perros en su faceta de seguridad. Para ello, uno de los miembros de la unidad se atavía con un equipo especial de kevlar, que le cubre piernas y todo el tórax y brazos, cubierto con un chándal negro para otorgarle una apariencia más ‘civil’. Es sorprendente ver la obediencia y templanza de los perros caminando junto a su guía, hasta que el individuo se torna violento y éstos le derriban portando el bozal de impacto y lo reducen arrastrándolo al suelo para que algún miembro de la unidad le aplique un escudo o simplemente proceda a engrilletarlo.

Fotografía: Cristóbal Rodriguez. BlogMálaga

En una de las simulaciones el sujeto portaba un elemento contundente (un palo) y en la otra una pistola de juguete. En ambos, los perros consiguieron reducirle, una por impacto y arrastre por mordida de dos canes y en la otra, un solo perro se abalanzó sobre él para desarmarlo.

Fotografía: Cristóbal Rodriguez. Blogmálaga

Creo que después de haber contemplado a estas acciones, me voy a casa más tranquilo, más seguro y sobre todo, agradecido a esta Unidad Canina por velar por nuestra seguridad y a Alex Atienza por tomarse el tiempo necesario para darme la información para que hoy, todos los lectores de BlogMálaga sepan que esta unidad existe en nuestra ciudad y que está creada para protegernos a todos.

¡¡Gracias y buena suerte!!

https://www.facebook.com/Unidad-Canina-Policia-Local-Malaga-461613550549943/