Inicio Mi MálagaCF En Gran Canaria no hubo seis de seis (1-0)

En Gran Canaria no hubo seis de seis (1-0)

0
Compartir

La brillante trayectoria del conjunto malaguista, coronada con cinco victorias en cinco partidos disputados, se ha visto truncada esta tarde en el estadio insular de Las Palmas. La primera derrota del Málaga ante el conjunto canario no impide que los malaguistas sigan comandando la clasificación de la Liga 1, 2, 3; ahora ya con un punto de diferencia sobre el segundo, el cuadro insular.  

El Málaga CF es Muñiz, para lo bueno y para lo malo. La disciplina táctica sobre el terreno de juego y el rigor defensivo son virtudes que adornan a este equipo, tal y como suele gustar a su entrenador; pero también tiene un defecto: la falta de determinación para buscar la victoria cuando hay tablas en el marcador o cerrar los partidos cuando la victoria es por la mínima. El técnico que antes ha decidido arriesgar, introducir cambios e intentar romper la igualdad que imperaba sobre el terreno de juego, se ha llevado el gato al agua. De hecho, el autor del gol ha sido Rafa Mir,  un internacional Sub 21 que ha actuado como revulsivo.

El partido ha sido muy igualado. Justo lo que se esperaba entre los dos equipos que mejor fútbol estaban desplegando en la categoría de plata. El respeto que se tenían ambos conjuntos era patente. Como han jugado a no perder, al final el partido se ha decidido en una jugada de estrategia donde ha faltado concentración por parte de la defensa malaguista. A raíz el gol canario, el Málaga no ha tenido ocasiones claras de empatar el partido. Tanto Koné como Hicham han salido excesivamente apresurados en su juego y poco efectivos. El conjunto insular ha sabido dormir el partido con oportunas pérdidas de tiempo.

A la hora de analizar el juego de los malaguistas, hemos de valorar que una jornada más, el jugador más destacado ha sido Javi Ontiveros. La velocidad con la que conduce el balón, sus regates y las diagonales que realiza van a ser este año la pesadilla de las defensas rivales.

También podemos destacar la importante función que realiza sobre el terreno de juego Gustavo Blanco Leschuk. Hacía mucho tiempo que no veíamos en el conjunto blanquiazul a un delantero con tanta habilidad para jugar de espaldas a portería y con la clase que lo hace. Sabe recibir el balón por alto de forma impecable, para luego retenerlo y abrirlo a bandas. Su capacidad para generar juego es encomiable. La mayoría de las jugadas de ataque malaguista pasan por sus botas. Es fundamental para un equipo contar con un futbolista, ya sea actuando como delantero o centrocampista, que sea capaz de recibir por alto la infinidad de balones que proceden de los porteros. Esa primera recepción se antoja fundamental. Desde los tiempos de Gonzalo De Los Santos no recordaba a un futbolista ir tan bien por alto. El fichaje de Blanco ha sido un acierto del cuerpo técnico malaguista, ya sea sugerencia de Muñiz o de Caminero.

Respecto a N’Diaye cabe reseñar que suele ir a más conforme avanzan los partidos. Cuando el equipo está cansado, ahí resurge la fortaleza física del senegalés, totalmente arrolladora para los contrarios. Es el típico futbolista que es capaz de levantar partidos en los últimos minutos. Su único defecto: no saber desprenderse del balón antes. El pecar de exceso de individualismo en su conducción. 

Un futbolista que en el partido de hoy ha estado desdibujado ha sido Harper. Demasiada responsabilidad para un chaval que lo está haciendo muy bien y que hace cuatro meses estaba en el filial. Quizás debió ser sustituido antes. El cuadro insular había hecho dos sustituciones antes de que el Málaga hiciese una.

La retaguardia malaguista ha cumplido a nivel general, a excepción de la jugada del gol. Bien Luis Hernández, al que parece que esta categoría le sienta como un guante. Al igual que Cifu. El central Pau Torres va a más en cada partido. Ricca, en el primer tiempo, tuvo problemas en su banda, pero también ha ido a más conforme avanzaba el partido. En la segunda mitad se ha sumado al ataque. El portero Munir poco pudo hacer en el gol encajado.

En los últimos compases del partido se ha visto excesivamente cansado a Adrián. No es mala costumbre oxigenar el medio del campo con jugadores de refresco. No siempre los cambios han de ir focalizados sobre los delanteros o jugadores de banda.

La calidad de Dani Pacheco sale a relucir en cada partido, pero le falta ritmo de competición. Estamos seguros que lo adquirirá conforme avancen las jornadas.

A pesar de la derrota, el equipo blanquiazul ha vuelto a demostrar que es un serio candidato a luchar por el ascenso. Presume de gran fortaleza defensiva, pero adolece de la presencia de un medio centro con mayor creatividad y de un delantero con verdadero olfato de gol. Es pronto todavía, y quizás Gustavo Blanco consiga convertirse en el 9 que todos deseamos; pero salvo el partido del pasado sábado, todas las victorias han sido por la mínima. Rubén Castro, pese a su avanzada edad, ya ha materializado 6 dianas. Delanteros de estas características te llevan a Primera. Pero también el juego de conjunto. Y Muñiz es de los que prefiere 40 goles bien repartidos entre seis o siete futbolistas a 40 goles materializados por dos. El tiempo dirá. 







Compartir
Malagueño y malaguista. Feliz de ocupar este rinconcito de BlogMálaga. Me gusta Internet y me encanta la libertad.