Inicio Mi MálagaCF Empate a todo en Cádiz (1-1)

Empate a todo en Cádiz (1-1)

0
Compartir

De Munir a Lombán, de Lombán a Diego González, de Diego González a Pau Torres, de Pau Torres a Cifu, De Cifu a Munir, De Munir a Lombán, Lombán avanza, retrocede sobre sí mismo, y de nuevo a Munir. Patadón de Munir. Las cabras bostezando. En estos tres renglones se resume el 70% de posesión de un equipo que aspira a ascender a Primera. Todos deseamos fervientemente dicho ascenso, pero jugando de esta forma, ningún equipo de la categoría merecería ascender. 

Para jugar con los mismos hombres y con el mismo sistema no se necesita un cambio de entrenador. Cierto es que este Málaga parece que tiene más hambre de gol, que juega con más intensidad y más adelantado que el de Muñiz; pero ante equipos del mismo nivel competitivo parece insuficiente. Empate a todo en el Carranza, hasta en eclipse de sus figuras: Darwin Machís y Ontiveros. Partido nefasto de ambos, de ahí las tablas en el marcador.

Preferible es defender teniendo la posesión del balón, como ha ocurrido esta noche, a que la tenga el equipo contrario, como sucedía antes de llegar Victor Sánchez del Amo; pero si el equipo es incapaz de generar verdaderas ocasiones de peligro, el resultado puede ser el mismo. Lo mejor de la noche: el gol average ganado en la “tacita de plata”. Lo peor: que el Málaga ha salido de los puestos que dan derecho a la liguilla de ascenso. Conviene que analicemos lo que, en nuestra opinión, han sido los puntos clave del partido:

  1. Mismo sistema, mismos jugadores. A excepción del “descubrimiento” de Lombán, el nuevo entrenador malaguista sigue utilizando los mismos jugadores que Muñiz y con el mismo sistema de juego. La diferencia que se observa es que parece que los jugadores salen más mentalizados para conseguir la victoria y ponen más intensidad en el juego. Pero no es suficiente. De un nuevo entrenador cabe esperar otras soluciones, cambios de sistema incluido. Y si no se cambia de sistema, la utilización de otros jugadores que puedan aportar soluciones distintas. El trivote Keidi-N’Diaye-Adrián sigue marcando la pauta, sin que los resultados sigan siendo del todo positivos. N’Diaye ha culminado una buena jugada de contragolpe por parte del Málaga –por cierto, una de las pocas que ha conseguido culminar con éxito esta temporada-, y sin embargo, para un gol que ha materializado, ha perdido la posesión del balón en innumerables ocasiones. Un futbolista irregular que se ve superado por sus adversarios en muchas fases del encuentro.
  2. Asunto Mula. Ningún inconveniente en referirlo todas las semanas. El mejor con diferencia ante el Extremadura, sigue sin contar con minutos. Da la sensación de que hay consignas para que no juegue. Pero mucho me temo que en junio las consignas serán para propiciar su salida. No dar minutos a este futbolista, de indudable calidad demostrada, es tirar piedras contra el propio tejado de la entidad blanquiazul. Obra mal Víctor Sánchez cuando antepone la salida de Boulahroud a la de Mula, siendo el canterano un futbolista polivalente, capaz de jugar donde le sitúen.
  3. Buen partido de Keidi Baré. El futbolista albanés va a más. Sabe conducir el balón, protegerlo y repartir juego. En nuestra opinión, el futbolista más destacado del partido. Si el resto de la plantilla estuviese al nivel de prestaciones que está Keidi en estos momento, el ascenso no se escaparía.
  4. Tardanza en los cambios. En ambos equipos había miedo a perder. Aun así, el Málaga ha tardado en exceso en hacer los cambios. Merece la pena arriesgar en partidos que pueden valer un ascenso. No se comprende que se queden sin saltar al terreno de juego Harper y Mula. Sustituir a Blanco Leschuk por Harper no habría sido mala opción para encarar los últimos 20 minutos de juego. Víctor se ha conformado con el empate y el gol average conseguido.
  5. Árbitro casero. Una vez le preguntaron al bueno de Joaquín Peiró por la actuación de un árbitro en La Rosaleda. ¿Le ha resultado casero? le espetó un periodista. Y D. Joaquín respondió: Casero es el que ha ganado la vuelta a ciclista a España. El árbitro de la contienda ha procurado en todo momento que no se le fuera el partido de las manos, pero lo que realmente ha conseguido ha sido amedrentar al Málaga con sus primera tres tarjetas, a todos luces, inexistentes, al menos dos de ellas. Así se cargan los partidos algunos árbitros, sin necesidad de pitar dos penaltis inexistentes. 

Ante el Real Oviedo, otra final en la Rosaleda. Ganar al cuadro asturiano y sumar los tres puntos del Reus podría implicar volver a los puestos de liguilla de ascenso. Y la mejor forma de encarar esa liguilla es poder contar con tres futbolistas que pueden ser claves: Koné, Dani Pacheco y Juankar. Con estos tres, y el nivel que hoy ha exhibido el equipo en Cádiz, el ascenso no sería una quimera.







Compartir
Malagueño y malaguista. Feliz de ocupar este rinconcito de BlogMálaga. Me gusta Internet y me encanta la libertad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.