El panadero delincuente o lo absurdo de la sociedad

0


Ricardo Cabello López, el “panadero delincuente”, es un padre de familia de 50 años con escasez de recursos económicos que, al igual que miles de familias españolas, se ha visto azotado por la crisis económica. Parado de larga duración, por lo que en el año 2012 se ve en la necesidad de salir a la calle para poder alimentar a su familia (mujer y 2 hijas estudiantes) y estuvo vendiendo pan en los mercadillos, con un margen de ganancias de entre 12 a 15€, y por ello, por vender PAN, repito PAN, ha sido sancionado con una multa de 301€ y otra de 3.001€.

No nos cabe duda que ese agente de la autoridad que redactó la sanción, se basa en el artículo tal de la normativa cual, si no, se nos antoja imposible que esa denuncia no sea recurrible 100%. Queremos imaginar que tiene fundamento. Como el valor en el ya extinto servicio militar, se le supone



Ahora bien, ¿cuál es la vara de medir de las autoridades, en general, que nos gobiernan? Así de pronto, se me viene a la cabeza la faraónica obra del metro-tranvía malagueño. ¿Quién se ha responsabilizado de tantas y tantas demoras en los plazos de entrega? ¿Quién se responsabiliza de tantos negocios que han quebrado con motivo de que los clientes no llegasen a sus instalaciones por la dificultad en acceder por motivo de dichas obras que nunca acababan? Por ahora les ha tocado a los vecinos del sector Héroes de Sostoa-Ctra. de Cádiz y a los del Perchel. Cientos de locales que han cerrado por no poder soportar la competitividad y que han sido adquiridos por ciudadanos asiáticos que ahora, al acabar las obras, han dado su pelotazo urbanístico al revalorizarse sus adquisiciones. Que se preparen ahora los comerciantes malagueños de las zona Atarazanas y Bailén. ¿Alguien sanciona al alcalde, técnicos, constructoras o a quien sea por esos retrasos? ¿Nadie tiene la culpa de nada ni se responsabiliza por la ruina de esos comerciantes y los retrasos y sobre costes en las obras? Y hablamos de muchos millones de euros que nos cuestan a todos los ciudadanos de a pie, mientras que un padre de familia, que se contenta con ganar 15€ míseros al día para mantener a su familia, se le antoja imposible admitir una sanción de más de 3.000€ que no va a poder pagar ni permitiéndose el lujo de no comer todos los días.

Señor de la Torre, ¿ha sido sancionado usted o el gerente de Urbanismo por iniciar las obras del tan nombrado Pompidou sin contar con la correspondiente autorización al no disponer de concesión administrativa por parte de la Autoridad Portuaria? ¿Ésto no es sancionable?

Si tiramos de hemeroteca, jamás acabaría esta publicación, por lo que preferimos dejarla ahí. En un país con cientos de miles de niños en el umbral de la pobreza y que se sanciona por hurgar en la basura por buscar comida para poder subsistir, se nos antojan absurdas situaciones como ésta. Pero, por suerte para todos, las urnas están ahí, para poder acabar con oligarquías que cada vez nos asfixian más. Vayan ustedes olvidándose de los cortijos que han creado.



DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí