Inicio Mi MálagaCF El Málaga resucita en Viernes Santo

El Málaga resucita en Viernes Santo

0
Compartir

Decían, decían, que el mejor fichaje de Caminero esta campaña había sido Muñiz, ahora dirán que ha sido Víctor Sánchez

Un Ontiveros que ha rozado la perfección en el fútbol, le faltó marcar esa vaselina para que el Málaga hubiese hecho una manita en mucho tiempo, ha llevado al Málaga a la vuelta de la senda de la victoria. Y no solamente resucita el Málaga, resucita también la esperanza del malaguismo en volver a la división de oro del fútbol español tras los pésimos resultados registrados semanas atrás.

Hoy no se ha echado de menos a Muñiz el “amarrategui”, hay que ver como acertado el planteamiento de Víctor, a pesar de dejar en el banquillo de salida (las opiniones en las redes sociales así lo han hecho ver) y durante el resto del encuentro a “catapulta” Luis Hernández, y a Mula que entró faltando cinco minutos para el final del partido en Santo Domingo.

Pocos “peros” se les puede poner a los pupilos de Víctor en el partido de hoy. Quizás ese codazo de N´Diaye, que ha supuesto el penalti, y gol en contra, que nos traemos de vuelta a Málaga, ese fallo de pase en horizontal de Keidi que nos ha puesto nerviosos… pero poco más. El equipo ha jugado como todos queremos que juegue, siempre atacando a pesar de llevar hasta tres goles de ventaja.

El Málaga se ha mostrado muy sólido en defensa a pesar de no echarse el equipo atrás cuando atacaban los madrileños. De hecho, hasta tres hombres se mantenían en punta esperando un posible contraataque mientras los amarillos buscaban la portería de Munir. 

Queda claro que la era Víctor Sánchez del Amo acaba con la nefasta racha de un desesperante Málaga al que nunca ha dejado de lado su afición, quien hoy también ha hecho acto de presencia en Santo Domingo con una buena representación de la peña Boquerones en Madrid.

Hoy se ha jugado, y se ha ganado con holgura, una de las siete finales que nos quedan por jugar esta temporada. Esperemos que sea fructífera para todos los que tenemos el corazón blanquiazul, nos lo merecemos. Ya está bien de tanto sufrimiento. Si el descenso fue un jarro de agua fría, los últimos resultados que estaba cosechando nuestro equipo del alma, alcanzaba el grado de agua helada, pero nuestro corazón siempre está ahí. Con nuestro equipo.







Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.