Inicio Mi MálagaCF El Málaga frustra su decimocuarto ascenso

El Málaga frustra su decimocuarto ascenso

0
Compartir
Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), La Coruña tiene 244.000 habitantes, Albacete 173.000 y Palma de Mallorca 440.000. Sumando el número de habitantes de las dos primeras, no alcanzan la cifra de 571.000 de Málaga. Tampoco Palma de Mallorca, que se queda a una distancia considerable. De todos los equipos que esta temporada han jugado en Segunda División, tan solo el Real Zaragoza rebasa a nuestra ciudad en número de habitantes, al superar los 660.000

Por lo que respecta a masa social, sabemos que esta temporada el Málaga CF se ha situado en cuarta posición en  número de abonados, con 19.400, por detrás de Zaragoza (27.000), Sporting de Gijón (23.000) y Deportivo de la Coruña (21.500). De las citadas cifras podemos extraer la siguiente conclusión: en el mundo del fútbol tiene escasa influencia la importancia que una ciudad tenga, tanto a nivel económico, como en número de habitantes o cifra de abonados. De nada le sirve al Real Zaragoza contar con 27.000 incondicionales si, año tras año, se muestra incapaz de salvar el escollo del ascenso. Lo que sí parece sorprendente y chocante es que ciudades de gran importancia, y Málaga lo es, al igual que Zaragoza, no tengan como cabeza visible en sus clubes a presidentes de cierto nivel económico que se sientan comprometidos por el equipo de su ciudad.

En el polo opuesto a lo anterior, nos encontramos con poblaciones como Getafe (11.700 abonados), Villarreal (19.000 abonados), Éibar (5.500 abonados) o Leganés (10.057 abonados); que sin ser ciudades de primer nivel, están desempeñando un papel dignísimo en la Liga de las Estrellas. El caso del Getafe es admirable ya que, gracias a la constancia de su presidente, Ángel Torres, esta temporada ha estado a punto de clasificarse para la Liga de Campeones. O el hecho de que el Villarreal se permita año tras año esquilmar la cantera del Málaga para obtener pingües beneficios en forma de rendimiento deportivo o suculentos traspasos. El caso de Pablo Fornals es llamativo, traspasado hace unos días al West Ham por 27 millones de euros, cuando en su día les costó 10; pero el propietario del Málaga debe estar muy feliz porque va a ingresar una propina de 600.000 euros por los derechos de formación del futbolista. Un supuesto presidente que se conforma con las migajas de pan que caen de la mesa de los ricos. La siguiente conclusión que podemos extraer de estos razonamientos es la siguiente: la grandeza deportiva de los clubes no depende de sus aficiones ni de la importancia de las ciudades a las cuales representan, sino de cómo están gestionados a nivel directivo. Se desmonta así el mantra eterno que muchos defienden de que el Málaga nunca será nada en fútbol mientras no tenga una masa social acorde a la importancia de su provincia. Evidentemente, el día que cuente con una directiva seria, La Rosaleda se quedaría pequeña.   

Anoche, en La Rosaleda, se frustró el décimocuarto ascenso de la historia de este club, bajo las dos denominaciones que ha tenido: CD. Málaga y MálagaCF. Ningún equipo ha descendido y ascendido tantas veces. Tan solo Osasuna y Real Betis compiten con el Málaga en esta penosa circunstancia. Y como tal, una nueva conclusión podemos extraer al hilo de lo citado anteriormente: la dificultad que históricamente ha tenido esta ciudad y este club para hallar una directiva acorde a la misma. Ayer lo pudimos comprobar en las horas previas al partido en los aledaños a La Rosaleda –y también dentro del estadio-: nadie está a la altura de esta afición.  Ni la directiva, ni el equipo ni los entrenadores que este año ha tenido. Es lo que produce más tristeza de todo: ver la ilusión reflejada en el rostro de miles de malaguistas y la impotencia de no poder hacer nada por mejorar la nefasta gestión de la directiva en los últimos 5 años.

¿Por qué el Málaga no ha ascendido? Casi por las mismas razones por las que descendió. Por una mala dirección deportiva y, sobretodo, económica. Por la mediocridad de los futbolistas que se han fichado para ascender, debido a las hipotecas económicas que generaban los contratados la temporada anterior y que no respondieron a las expectativas generadas. Pero todo enmarcado en un proceso paulatino de descapitalización económica y deportiva del club, de recogida de beneficios y empobrecimiento de plantillas. Y este proceso comenzó en Primera, hace 5 años. No es nuevo. Podemos analizar, a través de una serie de puntos, las circunstancias que nos llevan a permanecer un añito más en el “infierno”, como decía Jesús Gil.

  1. Errores de planificación. El pasado verano el malaguismo se quedó esperando la contratación de un par de delanteros de postín, de esos que te garantizan 35 goles. Porque la experiencia nos decía, que sin ese perfil de futbolistas, resulta difícil ascender. Luego resulta que se dan sorpresas, ya que los máximos artilleros de la categoría no militan en equipos que han ascendido, al menos uno de momento. Son los casos del jugador del Almería, Álvaro Giménez (con 20 goles) y el jugador del Deportivo, Quique (con 16 tantos). Por detrás se han situado Eric Gallego, del Extremadura, con 15 goles hasta que dio el salto a Primera; y el veterano Ruben Castro con 15 tantos anotados para la UD Las Palmas. Es evidente que un equipo necesita algo más que dos buenos delanteros goleadores, una buena defensa y un buen centro del campo. Puede que el Málaga haya acertado en estos dos últimos supuestos -con matizaciones-, pero desde luego ha errado en la contratación de futbolistas con perfil ofensivo y realizador. Si no se acude al mercado con disposición de pagar la cotización de futbolistas de este nivel, nos hemos de conformar con delanteros del nivel de Gustavo Blanco Leschuk, al que continuamente hemos alabado por su capacidad de sacrificio en beneficio del equipo, pero incapacitado para jugar de frente a la portería. Nueve goles son muy pocos para un delantero que debía ser el buque insignia del equipo. Ante el Deportivo de la Coruña en la promoción de ascenso se ha comprobado esta circunstancia. Un equipo que pretende ascender no puede confiar exclusivamente la capacidad anotadora a sus centrocampistas, ya sean Adrián u Ontiveros. Y el Málaga ha dependido en exceso de los goles que han materializado sus centrocampistas, que han sido bienvenidos, pero insuficientes. El error de planificación para contratar futbolistas de carácter ofensivo se ha visto agravado en el mercado invernal tras la llegada de Seleznov, un futbolista en baja forma física que contó con el visto bueno de Juan Ramón López Muñiz.
  2. Futbolistas de calidad pero excesivamente frágiles. Otro mal que persigue al Málaga desde hace tiempo, y siempre que su política es especulativa y de desinversión, es la contratación de futbolistas de cierta calidad pero de bajo rendimiento por su propensión a lesionarse. Y por eso los ficha el Málaga, porque su precio de mercado es inferior debido a dicha propensión. Miguel Torres, Koné, Juankar y Dani Pacheco engrosan esta lista. Cuatro futbolistas que podrían haber sido importantes y cuyo rendimiento ha sido más bajo del que cabía esperar. Otro error más a sumar en la planificación.
  3. Error en la contratación del anterior entrenador. Juan Ramón López Muñiz obró el milagro hace 12 años de un sufrido ascenso con una plantilla hecha a base de retales y por bajo precio. Pero la historia no siempre se repite. La nostalgia que producía dicho ascenso llevó a miles de malaguistas a confiar en la famosa “flor” del técnico asturiano. Pero este año la “flor” no llegó a abrir y se volvió mustia. Venía de ser despedido del Levante, un club en caída libre que recuperó el vuelo tras su destitución. Al igual que el Málaga lo ha recuperado con el nuevo técnico, sin tiempo material para intentar el ascenso directo. A día de hoy pocos malaguistas dudan de que el equipo habría ascendido de forma directa si la destitución del anterior técnico se hubiese producido tras el desastre ante el Reus. Ahora, de nada sirve lamentarnos. No es posible rebobinar para borrar la imagen de un Málaga cohibido y asustado en su juego, buscando no perder o empatar como mal menor. No tiene sentido quejarnos de la inexplicable suplencia de Ontiveros, Renato Santos y Cifu durante muchas semanas, o de que Boulahroud hubiese podido demostrar alguna de sus cualidades. De lo que sí estamos seguros es que del Málaga del uno a cero o del cero a cero se pasó a un Málaga goleador tras la llegada de Víctor Sánchez del Amo.
  4. Descendían tres y ascendían tres. Así era en el pasado. El nuevo sistema, en cambio, del que Javier Tebas se siente muy orgulloso porque sus “amigas” las televisiones hacen buen negocio, penaliza el trabajo realizado durante 10 meses para premiar el realizado en 7 días. Acabar en tercera posición implica haber sido el conjunto más regular, tras los dos que ascienden directamente, pero resulta tremendamente injusto un sistema de ascenso que penaliza dicha circunstancia. Salvando las distancias, en la promoción que el Málaga ha jugado ante el Deportivo de la Coruña se ha impuesto lo que todos intuíamos desde que empezó la liga, que la plantilla con más calidad era la gallega, al menos con mayor profundidad de banquillo. A doble partido, han sido mejores, no así en la liga regular.
  5. Los enfrentamientos directos deciden los ascensos. Cuando existe igualdad entre los cuatro o cinco mejores equipos de la categoría, los enfrentamientos directos entre ellos deciden las plazas de ascenso. El Málaga CF ha perdido en casa y fuera de ella con Osasuna y Granada, de ahí la diferencia de puntos, y no ha podido en ningún momento con el Deportivo de la Coruña, con dos empates y dos derrotas.

A parte de esto, debemos considerar que Victor Sánchez del Amo, un entrenador que ha sido alabado por todo el malaguismo desde que llegó, ha cometido algunos errores justo en el momento más inoportuno, en la elección de los once titulares que debían jugar los dos partidos de promoción y en los cambios a realizar. En momentos puntuales le ha faltado experiencia y valentía para asumir decisiones arriesgadas, como por ejemplo, otorgarle la titularidad al portero Kieszek o al lateral Miguel Torres, futbolista polivalente, que debió jugar en Coruña ante las ausencias de Juankar y Cifuentes. Del mismo modo,  debió contar con más minutos Koné. Por otro lado, la posible aportación de un futbolista como Mula ha pasado inadvertida con el actual técnico. El Málaga, en la Rosaleda, ante el Deportivo, se ha visto incapacitado para pisar el área contraria con peligro. Blanco Leschuk no está dotado para asumir la función de un delantero que juegue de cara al marco contrario, y Koné ha debido ser titular en ambos partidos. La aportación de Hicham y Harper ha sido nula. Más incisivo por banda en los últimos partidos Renato Santos que Hicham e incomprensiblemente se cae de la titularidad ante el Depor, cuando el canterano bien podría haber actuado como revulsivo en el segundo tiempo.

El portero Munir, al que hemos alabado en este medio por su aceptable campaña, se ha visto superado por la presión de los partidos de promoción de ascenso, y el entrenador no ha sido capaz de advertir esta circunstancia.

Hoy es un día triste para el malaguismo. No se ha conseguido al ansiado ascenso, pero toca levantarse. Sirva de consuelo que difícilmente se sube a Primera al año siguiente de producirse un descenso, y menos cuando se pretende ascender con un buen número de futbolistas que fueron responsables del descenso. Si este desastre sirve para que el actual propietario se replantee su continuidad al frente del club, quizás el Málaga salga ganando. Lo que puede dar de sí la gestión del jeque Al Thani ya lo intuimos: nula capacidad inversora y masiva recogida de beneficios, en forma de traspasos e ingresos televisivos. No hay más. Infinidad de traspasos, un descenso de categoría y un ascenso frustrado jalonan su curriculum en los últimos 5 años. Y todo ello bajo la atenta mirada en el palco de nuestro queridísimo actor y paisano Antonio Banderas. Sin nada que reprochar, lástima que esta flauta nunca haya sonado.







Compartir
Malagueño y malaguista. Feliz de ocupar este rinconcito de BlogMálaga. Me gusta Internet y me encanta la libertad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.