Inicio Destacadas El Albergue CYD Santa María lanza un llamamiento de ayuda

El Albergue CYD Santa María lanza un llamamiento de ayuda

0
Compartir

La Asociación y Albergue CYD Santa María para caballos maltratados y abandonados, cuyo décimo aniversario acaba de celebrarse en estos días, solicita la ayuda de los medios de comunicación, las redes sociales y la sociedad civil para no convertirse en protagonistas de una situación que ellos mismos han denunciado tantas veces en los últimos años.

Y cumplir la promesa que siempre hacen a los animales que rescatan.

12247176_863987910364051_7987988739866950109_n

Con más de 150 animales bajo su responsabilidad, 60 de ellos caballos, el mayor miedo de los responsables del Albergue es no poder garantizar su bienestar. “Cuando los recogemos necesitamos recomponer los puzles en que los maltratadores han convertido a estos animales… Para ello, necesitamos tiempo, paciencia, amor, atenciones veterinarias y comida y, en los últimos meses, esta última ha peligrado. Tenemos miedo de no poder cumplir la promesa que les hacemos cuando los rescatamos: `Ya estás a salvo, hay alguien que vela por ti y jamás volverás a sufrir”, explica Virginia Solera, una de las fundadoras del CYD.

La situación del CYD empeoró hace tres años cuando se vieron obligados “moralmente” a rescatar un grupo de más de veinte caballos, en Río Real, Marbella, ya que, aunque se estaban muriendo de hambre, el Ayuntamiento decidió mirar para otro lado.

Los animales llegaron al refugio “con los dientes destrozados y úlceras producidas por haber intentando sobrevivir comiendo arena… Algunos caballos apenas podían caminar debido al dolor que padecían y dos yeguas estaban casi ciegas. Pese a su delgadez, enseguida descubrimos que siete de las yeguas estaban embarazadas. Por desgracia, no pudimos salvarlos a todos…”, explica Virginia.

En estos duros últimos años, el CYD ha dejado de ser tan sólo un Albergue, para convertirse en “hospital”, “residencia de ancianos” y “guardería”… Es un sueño cumplido para las personas que luchan por los animales y un paraíso para estos últimos. Sin embargo, el sueño se puede tornar pesadilla, si, una vez más, la sociedad no toma partido y decide ayudar a estos animales.

Nos sobra amor, tiempo y paciencia… así que para cumplir nuestra promesa, sólo necesitamos comida. No pedimos otra cosa… sólo heno, paja… para poder alimentarlos y ofrecerles la segunda oportunidad que se merecen…”

Para más información:







Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.