El aeropuerto del abuelo, la momia de Lenin y la camiseta de Messi

0

¿Os gusta el aeropuerto del abuelo? Preguntó el que fuera presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, a sus nietos con motivo de la inauguración del ruinoso, inservible e innecesario aeropuerto de Castellón. De auténtico sonrojo y vergüenza ajena la fanfarronería de este señor, entre otras cosas porque no tiene ningún mérito presumir de hacer cosas con dinero ajeno. No es de extrañar que haya caído en corrupción el que va de esa guisa por la vida.

En España vivimos 10 años de burbuja económica donde nos creímos los reyes del mambo. El dinero fluía por todas partes, y se dilapidaba con la misma alegría. Una gran parte de la sociedad española enloqueció, empezando por la banca, continuando por algunos políticos y terminando por los típicos “curritos” españoles. Sin embargo, la riqueza circulante no era fruto de estructuras productivas sólidas arraigadas en un sector secundario o terciario potentes e innovadores, sino fruto de la especulación inmobiliaria. Los españoles, de no tener donde caernos muertos, empezábamos a tirar “peos en botija”, como vulgarmente se suele llamar a la fanfarronería de los nuevos ricos. Y aunque es evidente que algunos sectores importantes de la clase media española sacaron beneficio económico de aquel momento, –sobre todo en forma de incremento patrimonial inmobiliario-, para nada resulta conveniente cimentar el desarrollo económico de un país exclusivamente en el poder del ladrillo.

La situación de corrupción en la Comunidad Valenciana hoy ha escandalizado a Pedro Sánchez, que ni corto ni perezoso se ha puesto a dar clases de moralidad pública en el telediario, recordando los casos que afectan al PP. Olvida el señor Sánchez que de las causas abiertas por corrupción en España, 264 afectan al PSOE y 200 al PP. Y que dos expresidentes de la Junta de Andalucía pueden ser juzgados en el Supremo por su relación con el caso de los ERE. Siempre se presta a dar lecciones quien menos debe, aunque esta argumentación entre dentro del odioso juego del “y tú más”. Luego no nos debe extrañar que partidos populistas de extrema izquierda hayan adquirido gran importancia en el arco parlamentario.

Y mientras todo esto sucede en España, resulta que el Ayuntamiento de Moscú no sabe que hacer con la momia de Lenin. El mausoleo ya no lo visita nadie, y uno de cada cuatro rusos aprueba que Lenin ya no sea expuesto en la Plaza Roja. Prefieren que le den sepultura, que es una obra de Misericordia. Desconozco si Manuela Carmena es conocedora de esta noticia. Podría reclamar la momia. Quien sabe, a lo mejor Putin se la regala para que la exponga en Madrid. Al fin y al cabo, estos dictadores le gustan más.

Y por lo que respecta a Málaga, lo que más preocupa en estos momentos es  si el chaval de 15 años que el otro día saltó a la Rosaleda para pedirle la camiseta a Messi, la ha podido recuperar al fin, después de que los servicios de seguridad del estado se la arrebataran.

Este asunto es una clara muestra del nivel de estupidez que impera hoy día en nuestra sociedad. En los tiempos que corren, ninguna acción humana es buena o mala en sí misma, todo se relativiza, porque el buen rollito es lo que debe imperar. En todo este asunto, los despropósitos se producen en cadena. En primer lugar, porque nadie debería saltar al campo. Se está convirtiendo en héroe a un chaval que no debió hacer lo que hizo, entre otras cosas porque compromete al club que será multado por tal acción. A lo mejor si la multa recayese en los infractores, no habría tanta gente saltando a los estadios. En segundo lugar, porque el programa de los Manolos de La Cuatro ha convertido en héroe a un chico que no debió hacer lo que hizo. Con dicha actitud alientan que estos hechos se sigan produciendo. Queda claro también que los periodistas tampoco van a pagar la multa. Desde luego que es muy fácil hacer periodismo sensacionalista para quedar bien, donde las consecuencias las pagan otros. Y en cuarto y último lugar, la seguridad del estadio no debió arrebatarle la camiseta al chaval, una vez le fue regalada por Messi. Como se ve, nadie ha actuado en este asunto como debiera. Pero da igual. Lo importante es quedar bien.






DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.