Dos agentes de la Policía Nacional salvan la vida a un hombre infartado

0

Una ciudadana alertó a los policías de la presencia de un hombre inconsciente en el suelo

  • Inmediatamente la dotación policial se dirigió al lugar donde se encontraba la víctima -plaza Salvador González Anaya- y, tras comprobar que se encontraba en parada cardiorrespiratoria, uno de los policías comenzó a practicarle la maniobra RCP, mientras que el otro daba aviso a los servicios sanitarios de emergencias
  • Los agentes practicaron el masaje cardíaco durante 10 minutos, lo que según los facultativos, fue clave para evitar su fallecimiento

Dos agentes de la Policía Nacional han evitado en Fuengirola que un hombre que estaba sufriendo una parada cardiorrespiratoria falleciera tras realizarle la maniobra de reanimación cardiopulmonar (RCP) durante 10 minutos, lo que según los facultativos, habría evitado su fallecimiento. Una ciudadana alertó a los agentes de la presencia de un hombre inconsciente en el suelo. Al parecer, momentos antes había caído víctima de un ataque al corazón. La dotación acudió inmediatamente al lugar donde se encontraba la víctima y, tras comprobar que se encontraba en parada cardiorrespiratoria, uno de los policías comenzó a practicarle la maniobra RCP, mientras que su compañera avisaba a los servicios médicos.

Los hechos que motivaron la actuación policial sucedieron sobre las 19:30 horas del pasado día 05 en la plaza Salvador González Anaya de Fuengirola. Una ciudadana alertaba a una dotación policial que realizaba labores en prevención de la seguridad ciudadana de que un hombre estaba caído  inconsciente en el suelo tras haber sufrido un ataque al corazón. Al parecer, el hombre se encontraba en compañía de un amigo cuando cayó fulminado al suelo tras llevarse la mano al pecho e informar a su acompañante de que no podía respirar.



Inmediatamente los agentes se dirigieron al lugar. Allí encontraron a un hombre inconsciente que respiraba con dificultad y que instantes después dejaba de hacerlo. Rápidamente uno de los agentes, tras comprobar que la víctima estaba en parada cardiorrespiratoria, la colocó en la posición adecuada y comenzó a realizarle la reanimación cardiopulmonar. Mientras, la otra componente –policía en prácticas- avisaba a los servicios médicos.

Los dos agentes continuaron con la maniobra RCP hasta que llegaron los servicios médicos que se hicieron cargo de la intervención y de la reanimación de la víctima, relavando en ese momento a los dos Policías Nacionales. La víctima fue trasladada hasta el Hospital Costa del Sol.