Defensa y talento en el Unicaja

0
Las dos palabras que protagonizan el título del artículo con el que pretendo entretenerles esta semana, resumen lo que han sido los últimos siete días de competición para el Unicaja

El pasado miércoles, ante el Rytas en Eurocup, el equipo se demostró a sí mismo, y le demostró a la Marea Verde, que saben defender y que son capaces de hacerlo a niveles de suma complejidad para la mayoría de los rivales. De hecho, el domingo, en la rueda de prensa posterior a la sufrida victoria ante Breogán de Lugo, el técnico lucense afirmó que cuando el Unicaja se pone a defender, es un equipo imparable, con talento.

El problema es que nos ponemos poco. Si no fuera por el talento ofensivo que tiene esta plantilla, no estaríamos en el “top four” de la ACB ni de broma. Ha quedado meridianamente claro que nuestra fragilidad atrás es una cuestión de actitud, y no de carencia de aptitudes para asimilar y ejecutar los sistemas defensivos que diseña la pizarra de Casimiro. De actitud, ojo, y de fortaleza mental, pues cada mala defensa suele venir precedida de un errático ataque.

Dejemos la defensa y pasemos al talento. Después de ver al equipo competir durante mes y medio, pocos dudarán ya de que éste es el Unicaja de Jaime Fernández. Vamos, que el menudo y talentoso “combo” madrileño va camino de convertirse en Jaime I de Málaga. Abruman su capacidad y su determinación para echarse el equipo a la espalda, en los decisivos minutos finales de cada partido cuando vemos que la victoria peligra.

Resulta alucinante comprobar cómo juega contra las defensas rivales en estático, mandando, templando y eligiendo casi siempre, en décimas de segundo, la mejor opción para la causa. Talento en estado puro. Si tuviera cinco centímetros más, y algunos kilos más de músculo, nada tendría que envidiarle a un tal Nedovic.

Leen bien, nada, pues su gestión de los finales de partido es mejor que la del serbio. Para terminar, no quisiera despedirme sin celebrar el debut de Viny en Liga ACB este domingo, demostrándole a Casimiro en los casi cuatro minutos que jugó en el segundo cuarto, que puede ser una pieza útil para este roster, si cuenta con la confianza del manchego, ya que el congoleño no desentonó ante el notable juego interior que capitanean en Lugo Jerome Jordan y Alec Brown.