Dani Ramos da el salto a Primera División

0


Uno de los grandes descubrimientos de la temporada del segundo ascenso del club a la élite forma parte del próximo desafío deportivo al renovar su vinculación contractual

El BeSoccer CD UMA Antequera prosigue con la confirmación de las piezas del meritorio ascenso que tendrán la oportunidad de demostrar su valía en Primera División a partir del próximo mes de septiembre. Dani Ramos ejemplifica la posibilidad de recoger la recompensa a un trabajo desempeñado a la perfección. El ala ceutí cumplió las buenas referencias obtenidas por el entrenador Manuel Luiggi Carrasco “Moli”, aprendió rápidamente la filosofía de juego y se colocó la casaca verde para fajarse en la pista como un auténtico guerrero universitario en su primer ejercicio en una competición de alto nivel.

Dani Ramos se enroló en las filas antequeranas con el propósito de transformar su condición de jugador prometedor en la de un recurso muy aprovechable con una proyección ascendente. 35 partidos en su debut en Segunda División le bastaron para rendir a pleno rendimiento destacando en el registro goleador sin olvidarse de emplearse a fondo en defensa contagiando su intensidad al resto de los eslabones del bloque. 18 goles, una cifra reseñable, le hicieron figurar en el tercer escalón del pódium de los finalizadores más precisos. En el play-off de ascenso asumió un papel relevante con 5 dianas, dos en semifinales y tres en la final.



Las expectativas iniciales fueron rectificadas por el empeño del cuadro dirigido por Moli de completar otra gesta mayúscula. Una marcha ganadora en el propio campeonato marcó el rumbo y la fortaleza colectiva ayudó a superar momentos críticos. “Empezábamos como un grupo que tenía como objetivo formarse, ensamblar las piezas y tratar de hacer un equipo competitivo para el año que viene o meternos en el play-off e intentarlo o ya la siguiente temporada buscarlo más en serio. Al final el equipo ha respondido, ha dado la talla y se ha conseguido el ansiado ascenso”, detalla.

Dar el salto a la categoría de plata tras su estancia en el Peligros FS de Granada no supuso ningún obstáculo, todo lo contrario, la falta de experiencia aumentó la ambición de un chico con ganas de progresar y ahora llega a la mejor liga del mundo. “Para mí es cumplir un sueño, porque si hace dos años en Segunda División B me dicen que iba a estar ahora para jugar en Primera, ni lo soñaba ni lo imaginaba. Ya el salto del curso pasado era un reto y jugar en Segunda suponía dar un paso de gigantes y la ilusión que ello conllevaba. El hecho de a la siguiente campaña estar en la máxima categoría es un sueño”, explica el ceutí.