Conejo, fiabilidad bajo palos para el UMA Antequera

0

El conjunto universitario sitúa a la portería como un puesto determinante en la máxima competición de la Liga Nacional de Fútbol Sala y apuesta por la continuidad de Conejo

Juan Antonio Conejo Bernal acuerda con el BeSoccer CD UMA Antequera la renovación de su contrato para convertirse en el guardián de la portería durante la próxima temporada en Primera División. El jugador natural de Coín prepara su tercera etapa consecutiva portando la armadura de los guerreros universitarios. Sus paradas encandilaron a los aficionados del Pabellón Fernando Argüelles desde el primer día, los rivales las adolecieron en las últimas ligas y fueron esenciales en la celebración del ascenso. El guardameta aportó seguridad en los momentos más especiales del campeonato. En la final del play-off mostró unas excelentes cualidades volando bajo palos.

En fútbol sala hay una demarcación fundamental en la adquisición de grandes éxitos. La portería marca la diferencia al ser el paso decisivo dentro del proceso defensivo. Un arquero seguro, fiable y con reflejos mantiene vivo a un equipo dentro de un deporte en el que la sucesión de acciones ofensivas es la tónica predominante. Conejo, desde hace dos años, se asentó como un jugador de garantías y este pasado curso supo superar un pequeño bajón de rendimiento hasta emerger de nuevo en la fase de ascenso con actuaciones decisivas en la semifinal con FSD Puertollano y en la final con el Real Betis FS, en la que solo encajó 3 goles en dos partidos.

Manuel Luiggi Carrasco “Moli” sabe que un cancerbero necesita plena confianza y la suya está puesta en un chico formado en el club y con un pequeño tránsito en la élite con el Montesinos Jumilla en la campaña 2014/2015. “Un sueño hecho realidad, porque al final uno sueña en llegar a Primera y si lo alcanzas con el equipo de tu tierra, más todavía. Muy contento e ilusionado y con ganas de empezar ya la temporada. Es un reto muy importante para el club, para mí y los compañeros. Tenemos que permanecer en la máxima categoría, sé que va a ser difícil, hay muchos equipos muy buenos, pero está en nuestras manos. Nada más queda trabajar”, expresa.

Las miradas siempre se focalizan en el encargado de proteger los tres palos y los errores penalizan en demasía restando valor a las intervenciones. Conejo se acoge a entrenar con dureza junto al preparador Francisco Muñoz “Pipo” para adaptarse al aumento de exigencia de la categoría de plata a División de Honor de la Liga Nacional de Fútbol Sala. “Sé que el año de Primera los porteros no estuvieron bien o no sé cómo calificarlo. El puesto de portero se nota y es un punto clave para el equipo. Con trabajo, darlo todo y la confianza en uno mismo salen las cosas”, indica el jugador coíno.