Chiquito de la Calzada y Antonio de Canillas reciben esta tarde sendas Medallas de la Ciudad a título póstumo

0
Chiquito de la Calzada y Antonio de Canillas reciben esta tarde sendas Medallas de la Ciudad a título póstumo


El Ayuntamiento entrega esta tarde sendas Medallas de la Ciudad a título póstumo a Chiquito de la Calzada y Antonio de Canillas

Estas distinciones reconocen la trayectoria artística de estos singulares artistas malagueños

El Ayuntamiento de Málaga celebra esta tarde una sesión solemne en el Salón de Plenos, presidida por el alcalde, Francisco de la Torre, para entregar a título póstumo la Medalla de la Ciudad de Málaga y el nombramiento de Hijo Predilecto al artista Gregorio Esteban Sánchez Fernández, conocido popularmente como Chiquito de la Calzada. En la misma sesión se entregará, igualmente a título póstumo, la Medalla de la Ciudad de Málaga y el nombramiento de Hijo Adoptivo al cantaor Antonio Jiménez González, más conocido en el mundo del flamenco como Antonio de Canillas.

Las medallas serán otorgadas tras ser aprobadas por unanimidad sendas mociones institucionales que así lo recogían. En el caso de Chiquito de la Calzada, se aprobó en el Pleno de noviembre del pasado año, y en de Antonio de Canillas, conocido como el padre de la saeta malagueña, se corroboró en el Pleno celebrado el pasado 2 de mayo.



CHIQUITO DE LA CALZADA

Gregorio Esteban Sánchez Fernández nació en el popular barrio malagueño de la Trinidad, en la Calle Calzada de la Trinidad, que más tarde inspiró su nombre artístico Chiquito, por lo joven que empezó su carrera artística a los 8 años y de la Calzada por la calle donde había nacido.

Primero como cantaor y después como humorista, trabajó durante muchos años por diversas partes del mundo incluyendo una larga estancia en Japón. Fue en la década de los 90 cuando fue recuperado para la televisión por el productor Tomás Summer, y cuando Chiquito fue reconocido mundialmente por su personalísimo humor, las particularidades de su estilo y las famosas frases o coletillas utilizadas en sus chistes que fueron consideradas fenómeno sociológico al ser utilizadas por otros, sobre todo por políticos que las usaban como instrumento satírico contra sus adversarios.

Su estilo ha influido en numerosos humoristas que han copiado o parodiado su lenguaje y sus formas. Pero han sido otros los que han utilizado su humor para ridiculizar, ya que el noble y sincero corazón de Chiquito no le permitía atacar ni reírse de otros, su humor era “la grandeza de lo sencillo” como lo denominó Antonio Romero cuando era concejal de la Corporación. Ese mismo corazón que le falló hace poco inesperadamente, silenciosamente, con la misma sencillez y humildad con la que ha vivido toda su vida, la mayor parte con su compañera Josefa “Pepita” García Gómez, que le dejó un hueco imposible de rellenar; un fallecimiento al que se pudo sobreponer gracias al calor y compañía de sus conciudadanos que le amaron y respetaron hasta el final y que le acompañaban y saludaban en los que, también, fueron escenarios de su vida: el barrio y la casa donde nació, el pasaje de Chinitas que se convirtió en su segunda residencia y el parque que lleva su nombre en el distrito donde vivió los últimos años.

ANTONIO DE CANILLAS

Antonio Jiménez González, más conocido en el mundo flamenco como Antonio de Canillas, fue un gran cantaor de flamenco, y era el más veterano de los cantaores malagueños. Nació en Canillas de Aceituno el 21 de agosto de 1929 y falleció el pasado 3 de abril en la ciudad de Málaga, donde residía. Con más de cuarenta años de carrera como cantaor flamenco, numerosos escenarios de Málaga y la provincia han sido testigo de su arte, que con el paso de los años ha sobrepasado fronteras siendo un referente en el mundo entero.

Era un gran conocedor y experto en todos los palos del flamenco, dominando a la perfección cada uno de ellos. Era reconocido por ser un  gran saetero y precisamente a él se le atribuye la creación de la saeta malagueña. Fue el cantaor que más malagueñas distintas ha interpretado, siendo fiel a la petenera de la Rubia de Málaga. Cuenta en su haber con numerosos premios nacionales de cante entre los que destaca la Lámpara Minera del VI Concurso del Cante de Las Minas de La Unión (Murcia) en su edición del año 1964. Además ha participado en el Festival Flamenco Ciudad de Málaga, organizado por el Ayuntamiento de Málaga, así como en el Aula Municipal de Flamenco y en Los Jueves de la Crítica de Málaga en Flamenco donde se homenajeó su trayectoria por parte de la Diputación Provincial, y se editó una biografía escrita por Gonzalo Rojo. Igualmente participó, como una de las principales figuras, en la I Edición del Festival ‘Málaga en Flamenco’ organizado por la Diputación de Málaga.