Celeridad, señora Justicia, el Málaga CF no puede esperar

0


Con el debido respecto a la acción de la Justicia, el Málaga CF no es un asunto que deba esperar. No estamos ante un proceso que se pueda dilatar en el tiempo. Todos los clubes de fútbol, en estos días, se juegan el qué será de ellos la próxima temporada, y el Málaga no queda al margen de esta circunstancia. Porque no es lo mismo disponer de una plantilla que pueda optar al ascenso de categoría que otra que luche por no descender. En este sentido, urge una rápida solución, que ha de pasar, sí o sí, por el embargo de las acciones del jeque. Para que se pueda ampliar capital dando entrada a nuevos inversores.

La afición se felicitó cuando la Justicia intervino el Málaga y puso al frente del club al señor Muñoz, administrador judicial. Se impuso la seriedad y el rigor en la administración del club, algo que fue bien visto por la Liga de Fútbol Profesional. Los desmanes cometidos por el jeque Al Thani y sus hijos al frente de la entidad nos abocaban a perder la categoría o incluso a una nueva desaparición. Jamás han querido buscar una solución económica, más bien al contrario, su labor ha sido obstruccionista, típica del famoso perro del hortelano, que ni come ni deja comer. Una actitud altanera y orgullosa. En vez de buscar una salida viable al club, que bien podía consistir en la venta su paquete accionarial, se ha enrocado en sí mismo, en un afán que a lo único que conduce es al perjuicio del Málaga CF.



Grosso modo, la secuencia de hechos en el último año ha sido la siguiente: ante calamitosa administración del club, hubo una primera reacción de malaguistas en la Plaza de la Constitución –a la que posteriormente se sumaron otras más numerosas-. Injustamente, incluso llegaron a ser objeto de mofa. Con anterioridad a este hecho, la Asociación de Pequeños Accionistas (APA) llevaba cierto tiempo alertando sobre supuestas irregularidades en la gestión del club, que después supieron plasmar en una oportuna demanda judicial; más tarde, por qué no decirlo, también se produjo una reacción a nivel político –con el alcalde a la cabeza- para intentar encauzar la situación y propiciar la marcha amistosa del jeque. Como no fue posible y las irregularidades en la gestión del club eran evidentes, sobrevino la acción de la señora magistrada que lleva el caso–la cual merecería la rotonda de Al Thani si todo conduce a buen puerto- al advertir supuestas actividades delictivas en la administración del club, tal y como planteaban los pequeños accionistas. Se intervino judicialmente la entidad y se impuso el sentido común en beneficio de una entidad centenaria que mueve los sentimientos de miles de malagueños.

Hasta aquí, todo correcto. Pero el Málaga, a día de hoy, necesita una salida económica. La Justicia no puede proveer el desembolso económico que el club necesita para planificar la próxima temporada. Ni es su misión ni le corresponde. El Málaga necesita urgentemente nuevos dueños. Y si hay más de un candidato, una pública subasta para elegir el proyecto más serio y solvente. Sabemos que el jeque Al Thani, en su afán por hacer daño, como venganza personal, está intentando dilatar el proceso judicial en marcha a base de recursos, pero no ha lugar. Al Thani reclama en España unas garantías judiciales que en su país no existen, porque allí impera una dictadura. Este señor se ríe de todos, de la justicia y hasta del alcalde. Lo hace a diario en Twitter. No cabe más dilación ni paciencia con este señor y su familia, que han demostrado ser personas irrespetuosas y con escasa de educación.

La plantilla ha de volver al trabajo el próximo 10 de agosto, y todavía no sabemos qué futbolistas seguirán y quienes se irán. Y créanme, para intentar ascender a Primera, muchos de los que están, sobran, y deberían llegar otros que no lo podrán hacer mientras este club no amplíe capital y tenga un nuevo propietario. Necesitamos armar una buena plantilla, asegurar la continuidad de los canteranos, de futbolistas como Tete Morente y alguno que otro más, pero sobre todo, poder contratar un par de delanteros de nivel para la próxima temporada, de los que aseguran una buena cantidad de goles; ya que ha sido nuestro punto débil en la actual.

Preguntado Pellicer sobre la planificación hace unos días, aseguró tener una especie de boceto sobre la cuestión. Pero ese esbozo parece insuficiente. A las 24 horas de acabar la competición, los futbolistas que no van a continuar debieron recibir la comunicación del club. Y a día de hoy, al margen de los futbolistas cedidos, los únicos que parece que han recibido alguna notificación al respecto son trabajadores cuya misión no es, precisamente, la de materializar goles. Más bien, les han colado alguno que otro.

El Málaga CF necesita y merece estar en Primera, no deambular 14 años en Segunda, como le ha sucedido al Cádiz. A ver si de una vez por todas adquiere el club un grupo empresarial, serio y solvente, que no utilice al Málaga para especular económicamente, y se preocupe de obtener beneficios sin que mermen sus aspiraciones de crecimiento deportivo. Algunos clubes lo han conseguido. Sigamos su ejemplo.



DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí