Inicio Semana Santa Calle Carretería, ¿quién es esa?

Calle Carretería, ¿quién es esa?

0
Compartir

Me gusta el nuevo recorrido oficial, por que ya podemos decir que está hecho, pues los hermanos de Mena lo han bendecido, aunque para ello hayan sacrificado calle Carretería. Aunque ciertamente no entiendo la justificación de no pasar por Carretería para no invertir una hora más y, sin embargo, suben Santa María para volver a salir al mismo sitio por Duque de la Victoria. Creo que alguien no nos está contando la verdad.

Otras van a sacrificar Carretería, porque se lo pide el cuerpo. Han aprovechado la ocasión y ahora justifican que Calle Carretería es una calle poco “acogedora”. Pero a mí me gusta el nuevo recorrido. Mejores horarios, aunque a mí la Marina no me gusta ni para ver a los “políticos” de Málaga Ahora presentar su informe sobre las Cofradías de Málaga. He leído cinco líneas y pensé que hablaban de Comisiones Obreras y UGT.

Y después la Cena, pero no la de los sindicalistas. Sino la de la Virgen de la Paz. Ellos tenían claro hace dos años por donde iban los tiros del nuevo recorrido oficial y ya ensayaron en Alcazabilla. Ah, deciros una cosa hermanos cofrades: ese informe de Málaga Ahora está provocado por la dudosa virtud del cofrade de hacerse fotos con todo politiquillo que lleve un móvil en la mano. Y de recibir ayudas públicas sin sentido. Ahora, que cada palo aguante su vela.

Lo de la rampa para el Huerto no me parece normal ni moral y mira que el Hermano Mayor del Huerto y su gente me caen bien. Mañana tengo una denuncia puesta por los comunistas, por decir que un cofrade me cae bien, y otra por los cofrades, por decir que no me gusta lo de rampa para el Huerto.

Pero esto acaba de empezar. Estoy esperando a los comerciantes coger pancarta en mano contra el nuevo recorrido oficial, apoyados por cofrades que el que más les gusta es su propio recorrido. Me gustaría que esos comerciantes se manifestaran también contra el uso desmedido de la calzada por parte de ellos mismos en Feria o un Sábado Noche.

En unos días seguimos hablando. Mientras, paseen por nuestra Alameda.