Adiós Europa, adiós

0

Un partido en el que aun se podía confiar en situarnos en el TOP8, resultó un partido de nervios y pérdidas.

El partido comenzó con un 4-0 a favor del equipo de a elegancia italiana, que ojalá, no le haga un traje a los malagueños. No querían los “bajitos” del equipo de Plaza que los italianos se fueran en el marcador a las primeras de cambio, por eso Markovic y Toolson con 2 triples consecutivos, se adelantaron a los de Luca Banchi. Pero a base de arreones unos se iban de 3 9-12, como de acercarse y ponerse por delante 21-19 casi al final del primer cuarto, pero un triple de Granger hizo que los malagueños se fueran al banquillo para descansar entre el primer y segundo cuarto con un resultado de 21-22.

El respeto mutuo es el denominador común de los equipos mediterráneos, ya que con las derrotas del Laboral Kutxa y del Andalou Efes, aun tienen oportunidad de colarse entre los mejores del grupo para los cuartos de final, o TOP8 como se le conoce en la Euroliga.

La salida en tromba de ambos equipos parecía que al banquillo fueron a tomar un trago de agua, porque el intercambio de canastas fue exactamente igual que en el primer cuarto, aunque eso si, el Unicaja agobiaba los saques de canasta de los italianos a los que les hacía perder varios balones. Gracias a dicha presión se fueron poco a poco en el luminoso. De un 26-33 hasta un 33-35, hizo pedir un tiempo muerto a Plaza para que no se acercaran mas los Milaneses. Y volviendo al símil pugilístico, ningún equipo quería que le contrario ganase a los puntos, porque el KO no tenía visos de que apareciera. Posiblemente la clave puede estar en las perdidas de balones y no cerrar bien los rebotes defensivos, de ahí que al descanso el marcador indicase un ajustado 43-45 favorables a los de la Costa del Sol.

Gentile fue el máximo anotador al descanso con 12 puntos y por parte del Unicaja Ryan Toolson con 9.

 El arranque del tercer cuarto presagiaba que la lucha iba a ser dura, muy dura. 2 triples seguidos de Marshon Brooks, pusieron por delante a los Milaneses (49-47) y ahí no paraba la cosa, el de Nueva Jersey atinaba con otro tiro desde los 6,75 y el Unicaja comenzaba a ver la orilla de la playa del TOP8 muy, muy lejano. Continuas perdidas arrojaron un parcial prácticamente irremontable (11-2) que Joan Plaza tuvo que parar con un Tiempo Muerto, pero nada mas lejos de la realidad, los italianos si confiaron en ese milagro que necesitaban ambos conjuntos y llegaron a escaparse 65-55, máxima venta hasta ese momento.

Un tercer cuarto para olvidar en el que los malagueños se fueron al intervalo con un 67-60. Igual seguían en el vestuario y no se habían dado cuenta que hacia 10 minutos que había comenzado el tercer episodio de esta finalísima.

Saltaron un poco mas enchufados al último cuarto, pero ya se sabe lo que ocurre cuando se juega mas con el corazón que con la cabeza. Un tímido acercamiento (69-64) presagiaba que los visitantes iban a poner un poco mas de acierto en el partido, pero solo era un espejismo, la línea de 6’75 era mas amiga de los italianos que de los españoles, un nuevo triple colocaba el 72-64 en el marcador. Y para colmo, a Gabriel le pitan una técnica por “floppin” que solo vieron los colegiados, que en este momento ya parecían mas una cocina de la abuela, por aquello del caserismo. Dejaban la agresividad de los italianos, sobre todo en ataque y en caso de duda, solo veían faltas de color verde.

A partir de ahí y con unos guarismos de 77-64 (máxima ventaja del Armani +13) hacían pensar que más le valían a los del Carpena pensar en la ACB que en la Euroliga, y más cuando minutos antes se habían colocado a solo 5 puntos.

Y para colmo, a Gabriel le pitan una técnica por “floppin” que solo vieron los colegiados, que en este momento ya parecían mas una cocina de la abuela, por aquello del caserismo.

Un triple de Caleb Green, el mejor del partido con diferencia, y sobre todo el mejor partido en lo que llevamos de temporada, daban un nuevo impulso a los seguidores unicajistas.

Un codazo de Samardo Samuels a Germán Gabriel fue sancionada con Antideportiva, en ese momento del resultado era 77-72. Resumamos, 2 tiros libres y posesión, con un poco de suerte empatamos o nos colocamos solo a 1, pero… de ahí a la realidad iba un trecho enorme. El boquerón caraqueño solo anoto un tiro libre, y posteriormente se perdió la bola y de nuevo se descompuso el Unicaja.

Pero el baile de las faltas continuaba. Situémonos, 80-74 en el marcador, recuperan el balón los malagueños y una falta inexplicable a Green en ataque a Melli, cuando la realidad fue un tropiezo de ambos, pero, como dijimos antes, en caso de duda… repito… Milan impera.

Y a todo esto el histrionismo del entrenador italiano en plena cara de los colegiados, ni tan solo fue amonestada con posible sanción de técnica.

Difícil muy difícil, había tanto miedo a perder que los de Plaza no veian acercarse la victoria. Y fue a falta de 1,45 y tras un Tiempo Muerto de Plaza, cuando Toolson clava un triple y se colocan tan solo a 3 (84-81). Un poco de esperanza en el ambiente y un poco de miedo en las gradas del Mediolanum Forum Milanes.

Todo quedó en una simple pesadilla, ya saben, lo dijimos al principio, cuando ves la orilla cerca pero te faltan fuerzas y mentalidad, te sueles ahogar a escasos metros de pisar la playa y salvarte.

90-86, nadaron y murieron en la orilla. Adios este año a Europa, los milagros casi siempre dejan de existir.

Un extraordinario Alessandro Gentille fue el máximo anotador del choque con 23 puntos, uno menos (22) el mejor de los malagueños Caleb Green.







DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.